domingo, 29 de julio de 2007

La barbacoa.

No siempre reconocida como un gran sistema de cocina, reivindico la barbacoa.

Como todos los años (y espero que me queden bastantes más), estamos en Consuegra, disfrutando de 40 grados por el día y unos 25 por la noche. Contrariamente a lo que se entiende, su no tienes que trabajar, tienes una piscina y bebes mucho líquido, se está estupendamente.

El secreto de la barbacoa es que el cocinero sea eso, un cocinero, que le guste y que sepa. Mi cuñado M sabe (mucho) y le pone un cariño especial.

Lo primero es la barbacoa, de hierro fundido, con un depósito grande y semicilindrico para el carbón y parrilla regulable en altura. Mucho carbón para que la brasa sea abundante.

Se empieza con chorizo o chistorra, que gotea grasita en el carbón, luego pinchitos, de pollo y de cerdo (viva Francisco Jiménez) con un aliño picantito, y finalmente, la clase magistral sobre el cerdo ibérico. Vamos, que si se pasara por aquí un Gurú gastronómico, se nos acababa. Costilla, (hecha entera), secreto (bastante difundido ya), látigo (pieza áun desconocida, pero con su punto justo de grasa, algo menos que el secreto), y presa.
Hasta anoche no le había cogido el punto a la presa. Pero hecha lentamente y con una temperatura no muy alta, es un manjar.

Gracias, M. Por la barbacoa y por lo bien que lo pasamos.

miércoles, 25 de julio de 2007

Cervecería la Gamba. Lantejuela.

Entre Ecija y Osuna, en la provincia de Sevilla, en un pueblo agrícola llamado ahora Lantejuela y antes La Lantejuela, en la Avenida de Manuel España Gil, está La Gamba. Lo calificaría como una cervecería en donde se puede comer o un sitio para tapear donde se puede tomar cerveza.

¡Qué cerveza!

Por supuesto Cruzcampo, vasito de cristal fino, y fría hasta el punto de rajar la garganta. Un espectáculo. El camarero trae la segunda ronda sin que se la pidamos, cosa que agradecemos de corazón, a la vez que una ración de gambas blancas bien cocidas con sal gorda por encima. De mesa, un barrill, de música de fondo flamenquito, el coche en la puerta y enfrente la casa cuartel de la Guardia Civil. No se puede pedir más.

Un buen plato de gambas y seis cañas, 9,80 euros. Mañana volvemos, ¿no?

martes, 24 de julio de 2007

Casa Pepe de la Juderia. Córdoba.

Pocos sitios hay en las zonas ultraturísticas en los que coincidan los locales con los turistas españoles y los extranjeros. Este domingo por la tarde, en una Córdoba desierta y a una temperatura anormalmente baja para esta época del año, fuimos a tapear a un infalible, casa Pepe.

En una calle estrecha, muy cerca de la mezquita, donde ya se pueden ver en una excavación los restos del suelo de mosaico de la iglesia visigoda que fue destruida para la construcción de la mezquita, (que por cierto, luego fue conservada como iglesia), esta casa Pepe, en una casa cordobesa llena de habitaciones y patios. Coexisten zonas de tapas con otras más arregladas como restaurante. Tomamos berenjenas fritas con miel de caña (super recomendables), croquetas, tomate negro con ventresca, (tengo que hacer un post monográfico sobre el tomate), flamenquin y salmorejo. Después, el camarero, uno de los mejores que recuerdo en mucho tiempo, que además hace de guía de turismo, nos trajo de postre unos platos con un fondo de natillas con almendra y el nombre de cada niño escrito en fresa, y a nosotros con "alacant". De regalo. ¡que se mueran los chupitos! Unos 14 euros por persona, más 6 euros de una de las propinas mejor ganadas.

domingo, 22 de julio de 2007

Comer en un bar de carretera ya no es lo mismo

Hoy hemos viajado por carretera a Córdoba, lo que implica una comida en un restaurante de carretera a la vieja usanza. En el tramo entre Torredonjimeno y Córdoba, A-306 km 46,5 divisamos una auténtica venta, con ese rótulo delineado en la fachada, "VENTA VALERIANO" (sans serif). Cuarto de baño fuera. Una vez dentro, su barra, (hasta aquí todo normal), y el comedor ¡pintado de granate estucado!. El camarero, camiseta negra, barba de cinco días cuidada, dos piercings, buenos modales. El primer plato de la carta ensalada de canónigos con frutas deshidratadas.
¿Dónde estamos?
Bueno, el resto de la carta más acorde con el exterior. En la carta una anotación: todos los platos están cocinados con aceite de oliva virgen extra. Si sales por la puerta y miras el paisaje, sólo se ven montes de olivar en los 360 grados.
Hemos comido salmorejo, ensalada, revuelto de judías verdes (y otro de ajetes) con un poquito de jamón y bastante aceite, aceptable. Unos 10 euros por persona. Por cierto, con una gaseosa de coca cola company "splash" que no conocía, hecha en Sevilla. Nada de alcohol, estamos de viaje.

Posteo desde la BlackBerry, perdón por las faltas, y por no poner fotos ni hipervinculos.

miércoles, 18 de julio de 2007

Madrid. Otro mundo.


Hoy he comido en un restaurante de Madrid de los de camarero con chaqueta blanca de algodón y pajarita. Ese trato correcto pero cercano (castellano nuevo) y esa eficiencia que es difícil encontrar en otras partes (desde luego en Alicante).



Primero un plato de pulpo a la gallega (bien el pulpo, regular las patatas), una butifarra con alioli (ni describo el all i oli, lo dejó a imaginación del lector, pero era de pesadilla), y unos cogollitos con atún (muy buenos). Después un zancarron (guisado de Morcillo) con unas patatas fritas muy finas y muy bien hechas. De postre una copa de Pedro Ximenez Gran Barquero espectacular (viva Montilla), y de beber Cvne. En mi mesa, rabo de toro (ración de tres trozos) y crepes suzette flambeadas al lado de la mesa en una sartén de cobre (hacía años que no las veía hacer). Unos 45 por persona.


Restaurante L'Andecha
Avenida Bruselas 69
28028 Madrid
917 269 693

http://www.landecha.es

Comer algo en el tren


Últimamente, cuando voy a Madrid a trabajar, voy sustituyendo el avión por el tren, por precio, servicio, y sobre todo por saber a la hora que llego. Hoy he salido a las 7 y llegaré a casa a las 20:30. Si sacas billete en primera (no se por qué la tienen que llamar preferente), puedes comer (y sobre todo beber) en tu asiento sin sobreprecio. Aunque últimamente ha empeorado bastante, el catering hace su papel, sobre todo si viajas a la hora de la comida. Hoy al entrar en el tren me han dado un minizumo de naranja (minute maid) y un par de galletas danesas. Más tarde, una bandejita con medio huevo revuelto de esos hechos con nata, una especie de puré de patata y unas verduras deconstruidas. Además, un panecillo, un croissant, mantequilla, miel, aceite, café, (he tomado uno de la cafetería, no me va el americano), más zumo, agua y repetir de lo que pidas. Luego te puedes inflar a cubatas, pero por la mañana no procede.

sábado, 14 de julio de 2007

Cena de verano fácil pero de nivel


Una magnífica cena de verano sin trabajar mucho, pero comiendo bien.

Gracias a una invitación de K&M, descubrimos una manera de cenar que repetimos muy frecuentemente. Anoche llegó a su culmen, en casa de R&C, donde siempre que vamos hay un alto nivel gastronómico y de compañía. (Saludos). 

Primero, una botellita de champagne (Una segunda marca de Cattier), con unos patés y unos pepinillos. Después, una ensalada y la plancha de piedra encendida enmedio de la mesa. Carne de lomo de buey cortada finita en lonchas individuales (entreveradita, de lujo), comprada en el supermercado de El Corte Inglés.

R me ha enseñado lo que es el Champagne. Gracias por ello.


La plancha tiene que estar bien caliente (unos 20 minutos antes de poner la carne), y engrasarla con un recorte de grasa que le pedimos al carnicero.

La sal, cada uno se la pone después de hacer la carne. Ayer pusimos Maldon y una especialidad escocesa (sal ahumada al whisky, foto abajo) regalada por el mejor cocinero y amante de la comida que conozco, mi cuñado E. Voy a ver si lo animo a que escriba un blog (o en éste). Sería un exito seguro. Este verano vamos a su casa (vive en Glasgow), y si puedo desde allí, postearé alguna de las memorables comidas que nos esperan (yum, yum). El postre no es una de mis aficiones. Elección libre si probáis este tipo de cena.

De beber con la carne tomamos un Alión (qué paso de boca), y luego un Cabernet Argentino que estaba muy bueno pero quedó un poco tapado por el anterior.

Puedes invitar si no tienes tiempo para cocinar, quedando muy bien.






miércoles, 11 de julio de 2007

El Cocinero fiel

Mareando, he encontrado esta receta de un catalán, que no es muy ortodoxa, pero tiene una pinta impresionante. A ver si algún día puedo desarrollar esta técnica. (Clicar en el título.)

lunes, 9 de julio de 2007

Pizza de Ensalada

Voy a incluir una receta mitad copiada y mitad inventada de una pizzería que había (o sigue habiendo) en el Polideportivo de Orba.
Se trata de hacer una pizza base con tomate y mozzarella (o emmental también vale). Para preparar la masa (es muy sencillo, facilísimo), se mezcla en un bol 300 gramos de harina (yo uso la de Hacendado de paquete azul, para repostería), un sobrecito de levadura, un par de pizcas de sal, y 150 ml de agua caliente (del calentador vale, no a tope de caliente). Se mezcla un poco y se añaden 3 cucharadas de aceite de oliva. Se amasa un poco y se deja reposar 25 minutos en el mismo bol con un paño por encima.
10 minutos antes de acabar los 25 anteriores, se calienta el horno a 250º. En la bandeja de horno plana, se añaden unos chorritos de aciete para extender la masa. Se lleva hasta los bordes. Se añade un bote pequeño de tomate entero (se cortan los tomates con una tijera en trocitos, y se descarta el líquido), se extiende y se añade la mozzarella o emmental por encima. Se espolvorea orégano y albahaca. Se introduce en el horno unos 10-15 minutos sin dejar que el queso se queme pero vigilando que la masa se haga.
Una vez fuera, se añade, con la pizza caliente una mozzarella fresca de las que venden en los supermercados cortada en trocitos. (No hay que comprar de esas carísimas de bufala para esto), y una ensalada de lechuga (romana, normal y corriente), cebolla tierna y un tomate. Se aliña encima, con poco aceite.
Raro, ¿verdad?. Pues está buenísima.
Ah, la pizza se puede hacer con la misma receta de lo que se quiera entre el tomate y el queso.
No tengo fotos, la hice el domingo por la noche y estaba un poco cansado. Otro día que la haga se las saco y las subo. Si la hacéis, espero los comments.

sábado, 7 de julio de 2007

Restaurante Ibericos


Anoche fuimos de cenita al Restaurante Ibericos de Alicante. Es uno de mis sitios refugio. Está muy cerca de mi trabajo, y casi siempre hay sitio, porque tiene dos pisos de comedor y hay mucho espacio.

Como su nombre indica, su especialidad es el jamón, lomo, morcón, salchichón, chorizo, etc. del cerdo Ibérico, y también la presa, solomillo, etc de ibérico a la brasa. Este verano realizaré un post si puedo sobre los cortes del cerdo ibérico desde Consuegra, donde está en el cercano pueblo de Lantejuela la mejor carnicería de cerdo de España.

Está decorado con cuadros y fotos taurinas, en plan rústico. La cena de anoche no fue extraordinaria, pero mantuvo un nivel aceptable. Primero un plato de embutido, un revuelto con unas patatas fritas (que no valían nada, tendremos que analizar en el futuro cómo comer patatas fritas, y cómo rechazar un restaurante si las patatas son congeladas), Unas croquetitas y luego un plato con presa. Postre de tartas variadas, (lo siento, no me gusta mucho el dulce), café, orujo, con un vino correcto de la Tierra de Castilla (las primeras calientes, luego ya bien). Una vez uno se acostumbra a la temperatura correcta del vino, gracias a "la mejor amiga del catador", no puede soportar el vino caliente.

Unos 40 €. Algo caro pero en la línea de esta ciudad.

La mejor amiga del catador

Después de la cena, una copa en Victor Bar (va la misma gente que hace 20 años, con 20 años más).

A las 4 en casa y por mi desgracia personal, a las 7:20 despierto, por culpa del reloj biológico de las narices. Muy divertido. Incluyo algunas fotos que he cargado en flickr.

1 2 3 4 5 6


Ibericos
Gerona 5, 03001 Alicante
965213008

maps.google.es

jueves, 5 de julio de 2007

El picante


Desde hace muchos años, me gusta el picante. Añado picante cuando cocino, y sobre todo cuando como, le pongo picante añadido. Antes utilizaba Tabasco , pero ahora tengo suministrador mexicano de picante auténtico, el suegro de mi hermano, que se llama Chumón y es también un crack, como mi amigo Bartolo. Siempre que como algo con tomate, con picante.
Podéis ver en la foto dos ejemplares mexicanos auténticos (por favor, cuando pronunciéis Mexico, siempre con j, y cuando lo escribáis, siempre con x), dos salsas de chile habanero, Loltún y Guacamaya. La Guacamaya es de Culiacán , (que aunque en wikipedia siga como Culiacán Rosales, se llama sólo con el primer nombre), y es mucho más fuerte que la Loltun. Podéis leer esta crítica de la salsa Loltún aquí.
En fin, nunca he sabido porqué me gustaba tanto el picante hasta que he leído un artículo de la revista Time, a la que estoy suscrito hace muuuchos años para practicar inglés que da una explicación tan extravagante que me ha sugerido este post. Según ellos (traduzco como sé):
¿Por qué nos gustan tanto los chiles picantes?
¿Por qué comer algo que puede lastimarnos?
El picante en los chiles viene de sus capsaicinoides, una serie de compuestos concentrados en las costillas internas de un chile y en las semillas. Los capsaicinoides afectan a los receptores del dolor en nuestra boca y en nuestra lengua.
Es esencialmente un mecanismo de defensa diseñadopara evitar que los animales se coman los pimientos. “El cuerpo reacciona como si fuera un veneno,” dice David Thompson, el cocinero australiano de cocina tailandesa más innovador de las últimas décadas y dueño de Nahm, único restaurante tailandés de Londres con una estrella Michelin. “Con una pizca de picante ya se consigue” En un nivel muy bajo, esta pizca es adictiva porque el sistema nervioso de nuestro cuerpo libera endorfinas, un tipo de opiáceo natural suave, para contrarrestar el pique. Es esa mezcla del placer y el dolor lo que hace que comer chiles sea una experiencia tan maravillosa.
En fin, me he dado cuenta de que soy un drogata.
A estas alturas ...

domingo, 1 de julio de 2007

Don Coleta. Paraiso Pied Noir



En la Albufereta, refugio de los franceses quasi autóctonos de Alicante, ya sea venidos de Francia, Marruecos o Argelia durante los 60, los llamados Pied Noirs , se encuentra el Restaurante Don Coleta, en la parte más escondida de los apartamentos Rocafel y el hoy llamado Hotel Albahía (Adoc). Es un ejemplo de arquelogía gastronómica de los años 60 y 70. Con una comida parecida a la de extinta Pizzeria Romana, hoy Auberge de France, de Jean Decouty, que ha perdido con los años parte, pero no todo, de ese sabor. Don Coleta, pues, es en ese sentido una sorpresa para cualquiera que vaya. El local no es bonito, ni cómodo, pero el trato es muy correcto, y todo está bueno. Es, para mí, el mejor sitio de Alicante para comer con niños. Puedes comer Pizza (como hoy, 9 personas por 106 €),

otro día Cous Cous, Tajines, Carne, Unos mejillones con mantequilla muy franceses, merguez (sin duda, lo mas pied noir que existe, etc.

Para los que no sean amantes de la comodidad, pero sí de la comida. La tarta de Manzana es notable. Ya postearé más sobre este sitio, ya que vamos muchas veces.

Don Coleta
Rocafel, 17 Bajo
03016 Alicante (Albufereta)
965164575

Vínculo (no es donde dice la flecha sino al lado de la última pista de tenis de la derecha.
maps.google.es