sábado, 14 de julio de 2007

Cena de verano fácil pero de nivel


Una magnífica cena de verano sin trabajar mucho, pero comiendo bien.

Gracias a una invitación de K&M, descubrimos una manera de cenar que repetimos muy frecuentemente. Anoche llegó a su culmen, en casa de R&C, donde siempre que vamos hay un alto nivel gastronómico y de compañía. (Saludos). 

Primero, una botellita de champagne (Una segunda marca de Cattier), con unos patés y unos pepinillos. Después, una ensalada y la plancha de piedra encendida enmedio de la mesa. Carne de lomo de buey cortada finita en lonchas individuales (entreveradita, de lujo), comprada en el supermercado de El Corte Inglés.

R me ha enseñado lo que es el Champagne. Gracias por ello.


La plancha tiene que estar bien caliente (unos 20 minutos antes de poner la carne), y engrasarla con un recorte de grasa que le pedimos al carnicero.

La sal, cada uno se la pone después de hacer la carne. Ayer pusimos Maldon y una especialidad escocesa (sal ahumada al whisky, foto abajo) regalada por el mejor cocinero y amante de la comida que conozco, mi cuñado E. Voy a ver si lo animo a que escriba un blog (o en éste). Sería un exito seguro. Este verano vamos a su casa (vive en Glasgow), y si puedo desde allí, postearé alguna de las memorables comidas que nos esperan (yum, yum). El postre no es una de mis aficiones. Elección libre si probáis este tipo de cena.

De beber con la carne tomamos un Alión (qué paso de boca), y luego un Cabernet Argentino que estaba muy bueno pero quedó un poco tapado por el anterior.

Puedes invitar si no tienes tiempo para cocinar, quedando muy bien.






1 comentario:

Anónimo dijo...

Esta claro que somos amigos. Muchas gracias por tus inmerecidos elogios que me animan a perseverar en mi aficion culinaria. Espero poder ofreceros un buen menu para cuando esteis aqui. Ya sabes que los vinos de Burdeos son famosos por estos lares. Espero que me ilustres en su cata.
Cuchillero