El trato en el restaurante

Para mí, que soy alicantino, siempre había pensado que lo importante en un restaurante es que la comida sea buena (en Alicante en general el trato en cualquier sitio es mejorable). En los sitios en los que te tratan bien, son demasiado coloquiales. Sin embargo, hechos recientes me han hecho reflexionar sobre esto.

Cuando te vas al otro extremo, como en mi reciente viaje a Escocia, donde el trato en los restaurantes es muy cuidado pero la cocina es nefasta, ves que evidentemente prefieres comer bien.

Sin embargo, lo mejor es que el trato sea bueno, agradable, que la mesa esté bien puesta, la vajilla sin daños, los cubiertos todos iguales, las copas o vasos adecuadas, y que haya cierto cuidado al cliente. Una vez que eres amigo, las cosas pueden cambiar, pero no te pueden tratar como si lo fueras el primer día.

También defiendo los restaurantes con peculiar carácter, donde las reglas pueden alterarse en función de la personalidad del dueño. Estos sólo pueden ser los pequeños, en los que una persona controla todo (Como el One One).

Estoy leyendo un libro muy entretenido, que se llama Ajo y Zafiros (Garlic and Sapphire), de la crítica gastronómica del New York Times Ruth Reichl. (La página de "comer fuera" del New york Times es muy divertida). En el, la crítica gastronómica se disfraza, y compara cómo la tratan en un restaurante de lujo en función de cómo va vestida o el dinero que parece que tenga. En una frase, comiendo en el restaurante "Le Cirque" de Nueva York, dice "la comida es fantástica, pero me han arruinado la noche". ¿No os ha pasado alguna vez? En resumen, a partir de ahora cuando escriba sobre un restaurante, añadiré observaciones sobre el trato, como parte de un todo.

Me reitero en que la base del restaurante es la comida, que quede claro.


Comentarios

carlos ha dicho que…
soy mozo y en verdad me emociona la forma de escribir su experiencias y su pensamiento
randolo ha dicho que…
Me gratifica tu comentario. ¿de dónde eres?

Un saludo