martes, 4 de septiembre de 2007

Lechuga

Tras unos días inactivos recuperándome de la vuelta a la normalidad (y al impacto que produce en el cuerpo el estar once días a 18 grados y pasar de golpe a 28), más una noche de sábado que me machacó el domingo y parte del lunes, vuelvo a escribir algo en el blog. He introducido fotos en algunos posts anteriores.

Me queda de Escocia el último. Posiblemente sea el post de la comida más sencilla que se pueda tomar, y menos elaborada. Cada comida tiene su momento, y se puede disfrutar con lo más sencillo y barato, lo mismo que con lo más complejo y caro.

En este caso, simplemente una lechuga. Ni siquiera Lollo Rosso o de Hoja de Roble.




Esta lechuga tan estupenda fue del Huerto de Cuchillero al plato, sin dejar pasar tiempo. Como aderezo sal, aceite y vinagre de malta. No mucho.

Crujía, y sabía un punto más amarga que las comerciales. Un auténtico placer. Hoy en día, que tomamos tanta ensalada de sobre (tienen sus virtudes, claro está), nos acostumbramos a las exoticidades y a las mezclas avanzadas. Sin embargo, lo auténtico es lo fresco. Ojalá pudiéramos tener un huertecillo con nuestro clima, y comer de vez en cuando nuestras patatas, lechugas o tomates. Así sabríamos que lo natural sigue siendo lo mejor.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado amigo Randolo, te garantizo que si sigues escribiendo y manteniendo al dia este blog vas a tener miles de visistas. Gracias por tu guia de restaurantes en la ciudad de Alicante, prometo que este invierno voy a comprobar tus opiniones y críticas "in situ".
Muchos saludos de tu lector amónimo Bartolo el de la flauta.

Javier G dijo...

Hola a todos,
quiero aprovechar para recomendar a los alicantinos hambrientos y sedientos, que si por una de esas visitan Tarragona y quieren darse un merecido homenaje, no duden en pasar por el hotel museo Mas Passamaner y su restaurante.
Edificio precioso, y ¡sorpresa! el restaurante es el antiguo Girasol de Moraira. No es broma, el chef del Girasol y su equipo cerraron sus puertas en nuestra tierra y se transladaron hace unos años a llevar la restauración del hotel. No hay mas que decir, servicio, cocina y sitio espectacular, diseño, platos elaborados, sabores originales y factura tambien alucinante para que engañar, todo acorde.Lo de BBB no se da, es BBC (bueno bonito y carito).- ya he dicho que era un homenaje en toda regla.
Un abrazo y gracias por tu blog.

Anónimo dijo...

Por fin un nuevo post en tu blog! Estoy completamente de acuerdo contigo. Tus comentarios sobre la lechuga son una buena fuente de meditacion sobre lo que realmente importa en la vida. Disfrutar de lo simple parece que se ha hecho poco habitual en los tiempos que corren. Pero a veces la sencillez es lo mas dificil, solo al alcance de la nobleza de gentes como Randolo.
Cuchillero

Anónimo dijo...

hola pìchero . muy bueno lo de la lechuga , pero yo la bebo en jijona y luego toco el saxofon

Anónimo dijo...

Veo respetable la manera de deglutir lechuga . Por mi parte , la consumo en compañía de otros ingredientes . A saber , hágase con dos espárragos tipo cojonudo , XXL . Abralos por la mitad , y rellene de la susodicha lechuga (previamente cocinada al vapor , cual acelga tempranera), untando a su vez con generosidad caviar de oricios (el respetable erizo de mar).Emplate y nape con reducción de nata y vino rancio . Hornee 10 munutos 180 · . De guarnición cebolla caramelizada y para beber , dado el espárrago y la lechuga , pruebe un fino o manzanilla o mejor aún el rancio sobrante , y si no es pudiente , cerveza sapporo . saludos .

Randolo dijo...

Bueno, estoy abrumado, 5 comments. Javi, tengo que hablar contigo y hacemos un post sobre el restaurante completo. Al resto gracias. Al de la lletuga, ¿Cuanto hace ya de eso?. Uno de los cuatro desagradables ha acabado con una Jijonenca. La receta última la probaré, por supuesto con fino de Montilla.

Anónimo dijo...

Veo que no todo el mundo comparte conmigo el mensaje sobre la sencillez como era de esperar. El vino rancio lo uso exclusivamente para cocinar, pero tambien se puede beber en caso de apuro.
Cuchillero

Anónimo dijo...

estimado cuchillero : comparto su posición sobre la sencillez y el minimalismo , pero el día de la lechuga me pilló con hambre y necesitaba urgente ingesta calórica , y de ahí la copiosidad de la receta . Intuyo aires andaluces en su composición , y sin que sea una crítica hacia usted , por estos lares enranciamos moscatel y monatrell -pasificados- y desde luego se pueden beber , lógicamente como complemento puntual al plato concreto , o a la larga sobremesa . En función de la labor editorial de nuestro querido Randolo , prometo complementar con nuevas recetas , muchas de ellas minimalistas , deconstruyendo y esferificando hasta el mismo pensamiento . prosit !

Anónimo dijo...

Estoy deseando leer tus recetas minimalistas y deconstruidas aliñadas con esferificaciones. Casi estoy seguro que Adrià no había leído a Derrida cuando empezó a "deconstruir", pero la idea es una analogía sugerente. Por tus lares intuyo que la temporada buena del erizo de mar esta al caer; ¡no sabes la envidia que me das!. Por cierto y hablando de pasificacion, ¿has probado el Sauternes?
Cuchillero
PS ¿Puedo tutearte?

Anónimo dijo...

Amigo Cuchillero : Por supuesto podemos tutearnos . Tus intuiciones son correctas , aunque el espectro geográfico en que me muevo es más amplio . A saber , el Sauternes es saludable y goloso, y no solo el foie lo complementa . Pruébalo con queso de la Peral y dulce de manzana (de donde soy hijo adoptivo)... Resulta interesante la aportación de Randolo al universo gastronómico y permite el intercambio de ideas , entre quienes pensamos que para alimentar el espíritu , es necesario dotar de alegría al cuerpo . Salud !

Randolo dijo...

Bueno, espero que el cruce sea para bien. ¡Saltan chispas!

Anónimo dijo...

No te preocupes Randolo, sólo se trata de un saludable ejercicio de esgrima, con el aliciente como en los antiguos bailes de disfraces de que supuestamente no sabemos quien es el interlocutor. !Ojalá seas el Ministro de Economía¡Nos vemos en la lechuga.
Cuchillero

Anónimo dijo...

Ecos de sociedad : Recientemente nos han visitado en Alicante , dos amigos entrañables : "Malero" y "Soro" ... o al menos sus restos... que debidamente reposados en cámara esperan en los fondos de un afamado asador . Mil , y mil doscientos kilogramos , en cada uno de ellos , muestran que en sus vigorosos once años de existencia pueden alcanzar esta efímera pero merecida popularidad .Brindemos con nuestros mejores caldos , y en esta ocasión , no seamos cicateros en sus costes . No merecen ornamentos innecesarios , pues al fin y al cabo , en la sencillez acreditan su genialidad .

PS... What about PX ?
...

Randolo dijo...

Bueno, este comentario está en la más clásica de tus tradiciones en la escritura del absurdo (desde tus cartas cuando estabas en la Universidad), pero mi mente se ha oxidado mucho, y no llego a captar todos los matices. Lo releeré a ver si capto más.

Randolo dijo...

Se me olvidaba, ¿Cual es el asador?

Anónimo dijo...

la vaquería

Anónimo dijo...

Querido Randolo : Mi comentario es pura literalidad . "Malero" y "Soro" son los nombre de dos bueyes lusos de once años que pesan mil doscientos y mil kilogramos respectivamente . Previa a su llegada a "La Vaquería" , visitaron Arzak y Etxebarri (el famoso asador de Atxondo , que entre otras lindezas sirven angulas a la brasa) , de modo que han llegado un poco menguados , en forma de dos costillares de más de mil kilogramos . Las chuletas pesan más de un kilo , y por tanto es lógico compartirlas . A pesar de las dos toneladas de proteinas , las reservas van menguando y puesto en contacto con el asador , me dijeron que al paso que llevan , no van a durar más allá del próximo martes , por lo que hay que espabilar . La única reducción al absurdo es la posdata , pues soy incapaz de descifrarla .

PS Auch Bergen ! (esa sí)

Randolo dijo...

Und straben ach