domingo, 23 de septiembre de 2007

Randolo. Sus antecedentes

Este blog, que utiliza de manera no autorizada el nombre de Randolo, interrumpe sus posts habituales para hacer homenaje a su vida.

Randolo procede de una familia noble. ¿Cómo acabó semivagabundeando?. Es una historia muy larga. El Abuelo de Randolo, llamado Ramón, coqueteó con la política, allá por 1870, en la primera República. A pesar de su desahogada posición y título, arriesgó todo y apostó en contra del Rey. Transcurridos los escasos once meses que duró la primera República, Ramón había arruinado a su familia y perdido su fortuna y su título. Tenía un hijo, llamado Pedro, que a la corta edad de quince años, emigró a América, haciendo fortuna. En su época de declive, y de forma muy tardía, nació Deogracias, el padre de Randolo. Corría el año de 1875, y definitivamente la familia no era ya lo que fue. A pesar de todo, les quedaba una gran afición por las artes y la cultura. Tanto fue así, que Deogracias, fascinado por la nueva técnica de la fotografía, hizo de ella su profesión.

Se casó tarde, a los treinta y tres años, con una hermosa mujer que conoció en Alicante, y que se llamaba Isabel, aunque el la llamaba "Perla". Tuvo hasta tres niños que no salieron adelante, falleciendo antes de cumplir un mes, (hecho bastante común en aquella época). Al fin nació Randolo. Corría el año 1913. El frágil físico de Perla no aguantó mucho más, y dejó huérfano a Randolo a la edad de tres años.

La cocinera de un antiguo amigo de su abuelo, le crió desde entonces, ya que su padre viajaba mucho, y además, empezó a vivir como un crápula. La cocinera se llevaba a Randolo a su trabajo, por lo que desarrolló desde muy niño un gran paladar. A los siete años, ingresó en el seminario menor, como otros muchos niños de su época, más como desahogo para su familia, que por propia vocación. Aprendía mucho, y fue poco a poco desarrollando un gran amor por la lectura, así como una cierta misoginia.

Las pocas veces que Randolo iba a casa de su padre, encontraba un ambiente muy poco familiar. Su padre, además, coqueteaba con las ideas republicanas que volvían a estar presentes en la sociedad a finales de los años 20. Randolo nunca estuvo interesado por la política, salvo por su amigo Miguel Hernández.
Era  sólo tres años mayor que él  Randolo le admiraba. Probablemente por esa amistad, sufriría muchas calamidades a lo largo de su desdichada vida. Pero eso lo contaré otro día

No hay comentarios: