domingo, 14 de octubre de 2007

Fast Good

BubbleShare: Share photos - Safe Toys





Un poco tarde, pero por fin escribo este post. En el pasado fin de semana volvimos a ir al Fast Good, ese original concepto-proyecto liderado en su día por Ferrán Adriá y ahora gestionado por nh-hoteles. He ido bastantes veces desde que abrió, y he podido observar que nunca ha sido un gran éxito comercial, a pesar de la publicidad y de que es una idea fantástica, de que la comida está buena y es barato. Pero muchas veces, aunque todo indica que un proyecto irá bien, no sale.

La evolución de la comida ha sido a la simplificación de todo lo que no son propiamente las comidas centrales, las hamburguesas, el pollo y los paninis. El local es moderno, con una decoración mezcla de los años 70 y el siglo XXI, al entrar al local hay unas cestas, tipo las antiguas de los supermercados, de metal, para que tú mismo cojas unos primeros platos (ensaladas, sandwiches, alguna otra cosa fría), la bebida: refrescos, aguas un poco selectas mezcladas con la de Coca Cola, (Bonaqua, que es horrorosa), vino blanco frío, cerveza (antes más marcas, ahora solo Mahou y Heineken), y los postres, frutas (en mezclas originales), yogures y cuajada (la de Irún de leche de oveja, Doncel, que está buenísima a pesar de ser comercial).
Luego se va a una barra tipo fast food, donde se piden las hamburguesas, paninis o pollo en diferentes preparaciones (el menu está en la web, cuyo enlace he puesto antes), pagas, y te dan un numerito que te llevas, con el que el camarero luego te identifica cuando te llega la comida.

El vino tinto está en la sala, a temperatura ambiente (o sea, más caliente de lo que debe), pero por lo menos ahora te dan unas copas de cristal (antes a veces no lo hacían). Hay una campaña en la que te permiten llevarte el vino de tu casa para que te lo puedas tomar allí, sin cobrarte nada. El vino está a un precio bastante bueno, aunque no hay casi variedad. Además hay algo de comida para llevarte. También menús para niños).

Esta última vez hemos comido un panini (bocadillo) de setas con gorgonzola y jamón ibérico que estaba bastante bueno, una italian burger y una pampera con una carne muy bien cocinada, al estilo americano, sin nada más que carne en la hamburguesa, con unas patatas que están bien fritas pero que ya no son tan buenas como las de antes. Detecto que han sido fritas en aceite bueno, no diría que enteramente de oliva, y antes sí era claramente de oliva. También un supuesto pollo Thai, que estaba bueno, pero no era Thai. El arroz era un basmati con unas hierbas, el pollo era tipo playa.
De postres probamos la cuajada (estupenda) unas manzanas con albahaca semiacompotadas bastante originales.

Además al principio una ensalada con nueces, alguna castaña y alguna seta.
Todo bueno, pero en disminución de originalidad y variedad (ya no hay salsas para las ensaladas, sólo aceite y vinagre), su originalidad ha bajado mucho, la variedad de los primeros, del vino, de los postres ya no es la misma.

Sin embargo, hay más gente (adolescentes generalmente) que antes, y parece que va mejor.
Inexplicable, pero como me dijo un consultor fantástico con el que trabajé "El mercado no eres tú", y muchas veces lo que uno piensa de un sitio o de una comida no tiene que ver con su éxito.
Fast Good C/ Juan Bravo 3c (esquina Lagasca) Madrid
Teléfono: 91 577 41 51
Abierto de lunes a domingo Horario de 12:00 a 00:00 (fines de semana hasta la 01:00)
Dos adultos y tres niños por 53 €.



No hay comentarios: