Pilsner Urquell. La influencia del paquete en lo que tomamos



El viernes, cuando fui al supermercado del Corte Inglés a comprarme algo para comer, compré (por impulso, es el supermercado perfecto para perder el control), 
una cajita con cinco cervecitas Pilsner Urquell y una copa para beberla de "regalo",
 aunque la verdad es que cobran parte, ya que la cajita costó 5,80 €.

En fin, el día anterior había visto un reportaje en el canal Viajar, sobre Pilsen (Plzen), en la república Checa (Checoeslovaquia para los antiguos y nostálgicos de la era en la que Europa tenía menos de la mitad o incluso la tercera parte de paises que ahora). La verdad es que era francamente bonito, y la destilería de Pilsner Urquell (que significa por lo visto Original de Plzen), bastante original, ya que es como una ciudad dentro de la ciudad.

La cerveza es muy suave al beberla, pero con un regusto más amargo al final de lo normal. No se si será verdad el que el la primera cerveza rubia que se hizo (según dice un papelito que viene dentro de la caja). Lo que sí es verdad es que tiene un marketing muy bueno, con la forma de la botella, el vaso con relieve por delante y un castillito en dorado por detrás.

Es curioso, y aquí voy al título del post, la gran influencia que tiene el paquete en lo que compramos, y lo que pagamos por las marcas. Tengo cierta relación con el mundo de la distribución, y hace un par de años, visitando la fábrica de cerveza más grande de España, en Sevilla, pude ver cómo la elaboración de tres marcas diferentes, con tres precios absolutamente dispares (la más cara más del cuarenta por ciento más que la más barata), tiene prácticamente el mismo coste de fabricación, con lo que pagamos cuando compramos el coste de la publicidad y el margen del producto.

Hay casos como el de la cerveza Coronita, que vendiendo poco, es de las más rentables, ya que aún trayéndola de Méjico, y gracias al marketing, pagamos una fortuna por tomar una cerveza en botella y con una rodaja de limón metida en el cuello (los mexicanos se parten de risa al verlo).

Aún pensando de una manera nítida que el marquismo en la alimentación es en el 60 % de los casos absurdo, también pico. La Cerveza es uno de los productos de consumo habitual en el que más diferencia de precio existe. Un abanico de precios brutal. Otro ejemplo es cómo la cerveza San Miguel es un producto de lujo para los británicos (que por cierto, pagan en los supermercados el doble e incluso el triple, por la cerveza que nosotros, y no sólo por el efecto de los impuestos).

La cerveza Pilsner Urquell pertenece al mayor grupo mundial de cerveza, SABMiller, que tiene una cantidad de marcas alucinante.

Bueno, en resumen: la cerveza estaba muy buena, y me lo he pasado bien investigando un poquito y escribiendo, ¿qué mas quiero? Si hubera cogido una Amstel de mi nevera, no estaríais leyendo esto. Brindo por todos.


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me ha encantado tu post sobre la cerveza a la que ya sabes que soy aficionado. Quisiera hacerte unas pequeñas puntualizaciones. Primero que el grafía correcta de esta marca es Pilsner Urquell, que no Pilsen. Entiendo que es un poco confuso el tema, porque la ciudad de donde es original es Plzen, que en alemán es Pilsen. Pilsner sería un genitivo de Plzen. Pilsner Urquell como tu bien dices significa entonces original de Plsen, tanto fue su éxito cuando apareció. Plzen está a medio camino entre Praga y Bavaria y no es por casualidad. La cerveza tipo pilsener es una lager, esto es de fermentación baja, ligera y pálida (rubia?) e inspirada en la cerveza bávara, de hecho fue elaborada en Pilzen por primera vez por un maestro cervecero alemán. Anteriormente en esta region de Bohemia se elaboraba cerveza tipo ale ya sabes, oscura y de fermentación alta. Tiene muchos imitadores; sólo para darte unas marcas te mencionaré Calsberg, König, Warsteiner y Budweiser (la checa). Y sí, es bastante seca. Me apena un poco que te refieras a diferentes cervezas como un simple juego de marketing, porque detrás de muchas de ellas hay siglos de historia.
Espero que recibas una buena vibración.
Cuchillero
Randolo ha dicho que…
Ya lo he corregido. Gracias por ser mi censor (en el sentido científico, no en el común). Por desgracia, después de ver cómo es el mercado actual, los siglos de historia han sido sustituidos (en muchos casos, no en todos) por una multinacional que compra la marca, ya que hoy en día lo que vende, lo que vale (en el sentido económico), es la marca. Una marca fabrica la cerveza holandesa en polonia, checoslovaquia España, o el país que sea, e incluso cambia el sabor con criterios comerciales. La excepción en este mercado son las marcas alemanas, que en general conservan de momento sus características gracias al fuerte consumo local, que les permite sobrevivir.