Mundial de Motociclismo Cheste.



menu motogp

No es propiamente el tema del blog, pero como al fin y al cabo también voy a hablar de comida, realizaré un post sobre el Domingo pasado, en el que Repsol me invitó (gracias) a una entrada VIP en el Gran Premio de la Comunidad Valenciana en Cheste, Valencia.

Lo primero que impresiona es la enorme cantidad de gente (este año 130.000 personas) y lo que eso supone en : policías, organizadores, aparcamientos, y miles y miles de motos juntas.

La zona VIP consiste en un recinto cerrado en el que los patrocinadores principales tiene unas carpas (muy bien montadas, parecen desde dentro locales fijos), y un patio central con algún servicio central. Toda la comida y bebida por supuesto es gratis.

El servicio del restaurante viaja con el mundial, excepto algunos camareros, por lo que hay mucha gente que no sabe hablar en español (alemanes). Es un cátering, de semi-autoservicio, con ciertas aspiraciones. Incluyo el menú.

Llegas y desayunas, café, huevos, jamón, quesos variados, bollos de todo tipo, bien, como de un hotel de cuatro estrellas.

Después visitas el pit lane (los boxes) e incluso puedes ver los rizos de Valentino Rossi. La potencia de los equipos se ve en la presencia de azafatas neumáticas.

Luego, ves las carreras en una grada especial, la de 125 estuvo muy emocionante, entre Faubel y Talmacsi.

Visita al Paddock (el montaje de caravanas donde viven los mecánicos, los pilotos, los bares de los invitados de los equipos, una pasada. Allí vimos al Pocero y a Karlos Arguiñano, unos de mis ídolos. Igual de simpático que en la tele, y con una paciencia de santo mientras le pedíamos autógrafos.

Una vez terminada la carrera de 250, a comer. Por deformación, lo probé todo. Primero, y en la mesa, nos sirvieron una especie de vaso de tubo ancho y corto con una ensalada césar un tanto particular con unos cangrejos de río. Buena. Después, plato en mano, al self service. Cassarecci con tomates secos, (era una pasta seca con forma de hojanervada con una salsa con tomates secos bastante buena), pierna de cordero con gratinado de patatas y apio y judías verdes envueltas en tocino (cordero sabroso, cortado en lonchas en el momento por un cocinero con gorro, y el acompañamiento pasable), Pollo al Curry con verduritas asiáticas y arroz al jazmín (un plato bastante conseguido, con una salsa suave, curry europeo, a diferencia de los indúes, y un arroz basmati suelto y aromático). También había salmonete, pero no lo probé.

De postre una Mousse al jerez (buena).

Para beber, se puede tomar lo que quieras, incluyendo una carta de cócteles, mojitos, daiquiris...

A cuerpo de Rey, y siempre  intentando disfrutar con la comida. Salimos antes de acabar la carrera de Motogp, ya que si no, la cola es espeluznante.

Comentarios