sábado, 22 de diciembre de 2007

Los regalos de Navidad



En la Navidad, aparte de las horribles comidas de empresa (gracias a Dios en la mía no hay), casi todo lo gastronómico es agradable.




Uno de los mayores placeres del ser humano es tener un Jamón en la cocina, para poder "tocarlo" a todas horas del día. En otras épocas del año no es lo mismo, ya que como hace frío ahora, se mantiene estupendamente. Esas cenas como la de hace dos noches, con una copa de vino (era Laderas del Sequé, un vino que para tapear está muy bueno y es barato), y además una tortilla de patatas de esas andaluzas, gordas y cuajadas, con el cuchillo en una mano y una barra de pan de la que pellizcar sin cortar al lado son memorables.




Otro placer es el turrón. Todos los años me regalan una enorme caja de turrón de Antiu Xixona, (ya contaré cosas de Roberto Soler, de La Fama, que es uno de mis ídolos), en la que predominan los turrones por definición, el de Alicante y el de Jijona. El de Alicante ahora en dos tabletas para no ser tan gordo, con esas almendras Marcona enteras tan fantásticas, y el Jijona, que suda un poquito. Un truco, el turrón Hacendado de Mercadona lo hacen ellos, y es el mismo, de la misma calidad, y mucho más barato.




En estas fechas se piensa mucho en lo que se va a hacer de comer, con lo que se come mejor.




Feliz Navidad

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hola
ante todo, enhorabuena por el blog...muy bueno.
Quería sacar a la palestra un establecimiento que a mi parecer es el la perdición de cualquier goloso con gusto, que es Turrones Espí, en la calle que baja de Alfonso X El Sabio hacia la Rambla.
Lo malo es que en Navidad no hay quien entre...

Randolo dijo...

Buena sugerencia, el local está remodelado con mucho gusto, muy peculiar. Haré un post pronto sobre él. ya que además es muy visitable para gente que venga de fuera y quiera llevarse algo de la terreta.

Gracias