sábado, 27 de diciembre de 2008

Cata Bodega Selección 2008






La tradicional cata de Diciembre de Bodega Selección en Campello, no ha sido menos que la de otros años. La disposición era la de los últimos años, unos vinos de precio asequible en la primera fase, una mesa con espumosos, y una con grandes vinos.

Entre los vinos "normales", me encantó el Atica, un Pinot Noir del Penedes, y sobre todo el Dehesa de la Granja, de Zamora (dos años en barrica y sin denominación de origen) francamente en su punto. Además probé un Monastrell bastante redondo, Don Salinas, un Ribera del Duero Reserva, Señorío de los Baldíos, Un Bajo Aragón, Fandos y Barriuso, con una muy buena nariz, y unTierra de Castilla que no me dijo nada, Finca la Sabina.

Entre los espumosos, tomamos un Cava catalán, CastellForit, en su versiones Rosé y normal (mejor este último), un Pinot Grigio italiano, Canti, y un muy original Chenin Blanc sudafricano, Voorspoed. Finalmente, un fenomenal Cattier.

Pasando a la mesa "noble", entre algunos clásicos de la casa, como el Ogga, y el Pagos Viejos de Artadi, que me salté, Esteban de la Rosa abrió un Palacio de Arganza de 1958 (toma ya, 50 años), que todavía estaba vivo, un Valsaero 98, un Marques de Griñon Petit Verdot, un Rioja Nabot bastante profundo, y finalmente un Vega Sicilia único 1989 de 510 € la botella.


Probando todo esto, cada uno se da cuenta que su paladar "elige" al vino, y que no por ser más caro, un vino le gusta a uno más. Ahora bien, hay que reconocer lo fuera de lo común que son los vinos "especiales". Me gustaría tener más facultades para poder apreciarlos mejor. Qué pena tener que esperar al año que viene para disfrutar todo esto.

No obstante, todos los primeros sábados de mes hay cata (no de estos vinos, normalmente).

Este año, a 10 € la entrada. Sigue siendo muy barato.


Bodega Selección Campello
calle San Bartolomé 101
03560 El Campello




Mi Casa


Este restaurante pertenece a un grupo murciano que incluso ha ampliado sus locales a Madrid. Yo sólo he visitado el de San Juan, junto a la carretera antigua de ir a la Playa.

Está en una casa grande, como de campo, con un soportal de entrada tablonado. En cuanto abres la puerta de madera maciza, a la derecha se observa su gran atractivo, detrás de una pecera llena de bogavantes. Son las fogatas de sarmiento donde se hace el arroz de un grano de espesor, que es el gran desconocido de los arroces alicantinos fuera de aquí. Este fuego hace que el arroz esté uniformemente hecho, y aporta un aroma especial.

La fórmula es de menú único, en el que sólo se elige el arroz, de entre cuatro. Nosotros (tuve el honor de asistir con Cuchillero y T), tomamos el tradicional, de serranas y conejo, puro monte y espectáculo. Antes, junto con una jarra de cerveza, un platito de ensaladilla rusa (patata machacada, muy buena), pimientos asados al sarmiento (machacaditos y con aceite), una hogaza de pan untado con aceite y ajo, un platito de queso y fuet, una ensalada murciana (tomate en conserva, huevo y atún), y unos huevos rotos con patatas a lo pobre.

De postre, flan y unos chocolatitos.

El local es muy grande, con dos pisos y con camareros profesionales y rápidos. Así está de lleno, incluso con la crisis. La fórmula es bien sencilla, todo bueno, a precio correcto, 30 € por persona. 

Uno de los mejores arroces de la zona, e imperdonable no probarlo si aún no lo conoces. 


Mi Casa
c/ Creuetes
San Juan de Alicante 03550
Teléfono 965655187

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Bruno Caruso


Este restaurante que está en el barrio, cerca de la catedral de San Nicolás es el iniciador del grupo que hoy incluso se ha convertido en franquicia. Abrió ahora hace veinte años, y combina la pizza, la pasta y el cous cous. Es el original Bruno.

Para el que se plantee iniciar una franquicia es imprescindible que coma en el original. En este caso, sí que se da la regla de oro de la franquicia, que es un negocio que funciona, exportarlo a otro sitio.

Comimos con los niños en la planta baja, de las tres que tiene. Elegimos una ensalada Cesar con pollo y un aliño de mostaza suave y un trozo de tarta de cebolla y uno de quiche lorraine. Todo correcto. Después unas pizzas, una lasaña y un canelón de verdura. Mejor las pizzas que la pasta, son de masa fina y con un relleno abundante sin llegar a ser excesivo. La cubertería, mantel y servicio, bien. La carta es bastante amplia, y todos los platos que se ven pasar tienen buena pinta. 

Sin grandes alegrías en la bebida a algo menos de 18 € por persona.

Un infalible. Estaba lleno.

Bruno Caruso Barrio
Miguel Soler, 10
Alicante
Teléfono 965215070


sábado, 20 de diciembre de 2008

Mesón la Cueva.San Lorenzo de El Escorial

En mi última visita al El Escorial, hicimos una cena multitudinaria en este restaurante tan clásico y tan antiguo, tanto que es una antigua posada de 1768. El edificio muestra que el concepto de local para comer ha cambiado de forma radical. Esto es un edificio de pisos, con un gran patio central por el que ascienden unas escaleras y con habitaciones para comer de forma reservada unos de otros. Nada que ver con el concepto actual. Es muy interesante desde este punto de vista, la decoración es casi de época, incluso unos curiosos vestidos de los camareros, con unos blusones.

Un comedor de muebles recios, y unas sillas con un respaldo articulado muy curioso, en una mesa de 20 personas. Alacenas y mesas en el comedor, y vino en jarras de barro (simplemente bebible). La cena era organizada con un menú a 39 € más IVA (caro para lo que comimos).

Primero unos platos de queso (castellano no curado), unos platos de un jamón decente y algo más de embutido, una ensalada, unas croquetas y un revuelto de gambas. Después un lenguado (o cordero), y de postre, flanes y una leche agridulce).

Algún chupito de remate. Luego una copa en el Sapo Rojo. Divertido Pub, con una furgoneta citroen antigua dentro, convertida en barra, de lo más curioso.

Mesón la Cueva

www.mesonlacueva.com

jueves, 11 de diciembre de 2008

El Maestral




Un restaurante que ha tenido una estrella Michelin,  tiene generalmente una personalidad definida. Este chalet de Vistahermosa transformado en restaurante con jardín (en verano se come en él si se quiere), tiene una decoración muy clásica (madera, tonos rojos y tapicerías de rayas en sillas sólidas).

Hoy hemos tenido una comida familiar, (invitaba G, muchas gracias), que ha sido francamente agradable. De primero hemos tomado varias entradas, iniciadas por un vasito de caldo con una mini tosta como aperitivo de la casa, unos platos de jamón bien cortado, unas anchoas caseras espectaculares encima de un buen tomate surcado, unos calamares a la plancha acompañados por una guarnicioncita, y una croqueta de lechona (de cochinillo) bastante generosa por barba.


Los segundos son clásicos en cuanto a su factura, pero con cierta elaboración, yo he tomado un solomillo con un pastel de queso y foie (en su punto justo), y he probado un chuletón de buey que han terminado G y E de hacer en la mesa. Carne fuerte, super roja, de la que normalmente no se come por todas esas recomendaciones de los últimos tiempos (Ay ....).




Los postres, con una pinta espectacular (bizcocho de chocolate con una copita cóctel de natillas, por ejemplo). Yo no tomé nada más que un muy buen café.


Para el final dejo una de las mejores elecciones de vino que me ha tocado hacer en los últimos tiempos, Heretat de Secilia (Cabernet, Syrah, Petit Verdot), con un aroma a vainilla tremendo y un paso de boca sedoso, muy elegante. Bodega de una de las familias propietarias, con sede en Novelda, Alicante. Casi me ha gustado más que su hermano mayor, el Ad Gaude.


Restaurante de unos 60 € por persona si no te pasas mucho con el vino. El servicio, impecable, incluidas las mantelerías, cuberterías, recepcionistas, maitre, vigilante de coches. etc. Para hacer reuniones en el piso superior ajustando el menú es una de las mejores opciones de Alicante.

El Maestral
c/ Andalucía 18
03016 Alicante
Teléfono 965262585



jueves, 4 de diciembre de 2008

Le Beaujolais nouveau est arrivé


Desde hace años, y por esa tontería internacional, compro Beaujolais en estas fechas, recién llegado (tercer Jueves de Noviembre). Usualmente en Carrefour o Alcampo, que haciendo honor a su nacionalidad, cumplen con la tradición. Nunca me ha parecido nada extraordinario, y he esperado la llegada del Milflores de Rioja como una mejor alternativa.

Este año, mi Beaujolais Nouveau vino de Francia como regalo de P, y le he encontrado un nuevo punto, no se si por ser diferente del que he probado hasta la fecha, me ha gustado más. Incluso le he encontrado un paso de boca suave y un gusto final a frutos secos. Muy agradable. Champ D'oiseaux, de Protheau et Fils.

Para acompañarlo, me trajo unos quesos de un supermercado de Paris (hay muchos de esa cadena) que se llama Franprix, y su marca blanca Leader Price.



Un Chaource, queso de pasta blanda, no muy potente de sabor pero interesante, queso de la región de la Champagne. Una buena alternativa a un camembert de leche pasterizada. Un Brin D'Or megacremoso, de los que te comes de una sentada no por su gran sabor sino por su untuosidad. Finalmente un queso de cabra Chabichou du Poitou no muy fuerte y con una textura muy distinta a esos rollos que venden para hacer ensalada.






La verdad es que es muy divertido tomar una botella de vino con quesos desconocidos, y aunque ayer oí en un programa que hacen en la cadena Punt 2 que se llama Entre vins, que el queso servía para engañar a los compradores de vino ya que cualquier vino sabe bien si lo acompañas con queso, el engaño no deja a veces de ser un placer.

sábado, 22 de noviembre de 2008

Desayuno en Vips


Voy a intentar salir de esta sequía bloguera que practico muy a mi pesar ultimamente, con un post sobre un sencillo desayuno en Vips. Vips es ahora una franquicia en expansión, de la que se exporta sólo una parte de los originales. Desde hace muchísimos años visito el Vips de la calle de Ortega y Gasset esquina Velázquez en Madrid, y he desayunado (abundantemente, he de decir) muchas veces allí. Casi siempre tomaba desayunos americanos, porque la mayoría de las veces iba después de un madrugón considerable, un avión, y previo a una reunión densa. El momento ideal para un desayuno enorme.

Hoy no era el caso. Después de quedarme sólo con mis hijos (P está en París con sus hermanas), y de llevar a G a las 9 (sábado) al entrenamiento previo al partido de Fútbol, P y yo nos hemos ido mano a mano a desayunar al Vips de Alicante, en Federico Soto. Estos Vips exportados no tiene tienda de libros, periódicos, supermercado, sólo la parte de la restauración. Con unos precios a mi juicio algo altos, el sistema es el mismo de siempre, unos desayunos estandarizados, y un servicio bastante bueno. Hemos tomado un "Andaluz", un café con leche y un mollete (en teoría, pero para el que lo conozca sabe que era algo parecido), con aceite y tomate triturado. El aceite era normal, y el tomate bastante bueno. Ha sido un placer, ya que además, hemos discutido la compra de Repsol por Lukoil y disfrutado de la tranquilidad.

Cosas que pasan.

sábado, 1 de noviembre de 2008

El Marítimo


Este tradicional y antiguo local de la calle de San Fernando, Junto a la sede de la CAM donde se tomaban mejillones y otros frutos del mar en los 70 y 80, tras pasar por el cierre, y la ocupación del local por sucesivos ocupantes que no tendrían cabida en este blog, se ha refundado, esta vez, como debe ser.

Una cuidada reforma del local, (la he vivido día a día, pues paso todos los días por delante varias veces), incluyendo unas olas en relieve en las paredes muy originales, y una acertada selección de menús del día de comida casera, combinan con una barra en la que se puede tapear, desayunar y comer. La peatonal calle de Santiago, con la que hace esquina, le sirve de terraza, con unos amplios toldos para guarecerse del tiempo. Dentro el espacio no es mucho, pero es acogedor. Este Viernes fuimos a comer un cocido completo (una de mis debilidades), y desde luego, supera la media ampliamente.

El cocido era de los digestivos, con una sopa ligera con fideos, sabrosa pero sin nada de grasa flotando. Posteriormente, un plato con los garbanzos correspondientes, morcilla, chorizo, gallina, ternera, un poquito de repollo con tomate y masa frita. Todo en su punto. No es una ración exagerada, justa para comer y volver a trabajar. De postre a elegir entre tocino de cielo, tarta y puding (podría haber tenido una pieza de fruta, después del cocido) y café. Menú a 8,50 €, sin sorpresas. Con el Café, menos de 10 €. Hay un buen ambiente, y el servicio es correcto.

Le deseo gran éxito, es de los proyectos que se lo merecen. Observaré diariamente su evolución. Muy recomendable.

Bar Restaurante El Marítimo.
San Fernando, 42
03002 Alicante
teléfono 965142476

lunes, 27 de octubre de 2008

Taberna el Gallo. Córdoba




Las tabernas de Córdoba mantienen un ambiente único, por el que el tiempo no pasa. Uno de sus clásicos es El Gallo desde 1936.

Al entrar nos saluda su clásica barra y detrás, unas habitaciones en las que se mantiene un sistema de timbres por los que se avisa a los camareros. Se debe tomar vino de Montilla, aunque cada vez la cerveza le come más el terreno. La denominación de origen está haciendo esfuerzos en conservar el vino, y han instalado  unos carteles metálicos en los exteriores tabernas para poder identificar el vino que puedes tomar dentro.




Una copa de vino es la medida que tradicionalmente tomamos fuera, pero aquí hay otra dosis, el medio, que contrariamente a lo que puede parecer es más que una copa, se llena hasta el borde. Además te preguntan si lo quieres natural o frío. (Yo lo tomo frío, aunque los puristas no están de acuerdo). El Fino de El Gallo es Amargoso, y doy fe de que tiene una suavidad sobresaliente. Tomamos unas tapas excelentes, unas berenjenas fritas cortadas a palitos, con ese sabor a frito cordobés inconfundible, unas gambas con gabardina de chuparse los dedos y un flamenquin de los mejores que he probado últimamente, con el jamón en el mismo centro y un sabor potente.

Los camareros con su chaqueta blanca se desllizan por los recovecos del local sirviendo tradición y alegría, creo que podrán pasar otros veinte años (ya hace desde que vine la primera vez) y todo seguirá igual (o por lo menos eso espero).

Taberna El Gallo
María Cristina, 6
Córdoba 14001
Teléfono 957471780

lunes, 20 de octubre de 2008

El Escorial



Estos dos últimos días los he pasado en un sitio verdaderamente interesante, el centro universitario María Cristina, en El Escorial. Es un complejo anexo al monasterio de San Lorenzo, todo de granito, y con aspecto de monasterio fundado en los finales del XIX y regido por los agustinos, donde voy a hacer un curso que va a durar hasta Junio. (Mi comentario será gastronómico, no desesperéis). Todo aquí es apacible, sobrio y limpio. Un lugar perfecto para abstraerte del día a día.

No creo que se pueda comer sin estar alojado allí, pero no me resisto a compartir mi experiencia de dos comidas y una cena. Es como retrasar el reloj. Unas comidas fenomenalmente cocinadas y muy bien servidas, sencillas pero ejecutadas con cariño y profesionalidad.


Con una puntualidad monacal, tanto en su comienzo como en su final, tres platos siempre, un caldo o una crema de verduras servidas en una taza de loza gorda, intemporal, para entrar en calor, ya que estamos a más de 900 metros de altura. Unas judías verdes con patatas y pimentón espectaculares, una lasaña de atún con un sabor que me recordaba a los canelones de mi niñez, una simple pechuga de pollo a la parrilla, o un filete con patatas fritas de verdad, o un emperador con sabor auténtico. Por cierto, todas las comidas con un Ribera de crianza de 14,5 grados, muy sabroso y potente, Valdecuriel.


Todo seguirá así, seguro, en el resto del curso, como vendrá siendo desde hace muchos años.

sábado, 4 de octubre de 2008

Restaurante Bol (cerró)




Anoche P organizó una cena para 12, eligiendo el Restaurante Bol, en la Avenida de Miriam Blasco. Como nos contaba Nicolás Soler, en Alicante hay ocho restaurantes que todo el mundo conoce y muchos que a base de trabajo y tesón se baten el cobre por la clientela. Bol es un buen ejemplo de restaurante digno, cuidado en todos sus detalles (decoración y atención incluida), y además con buena comida.



Además de nuestra mesa de 12, había otra de unos 25, con lo que el ambiente sonoro era potente. Nos prepararon una mesa muy amplia, y le pedí a Nicolás que se ocupara de traer lo que quisiera al centro, para todos. Asumió la responsabilidad, y nos trajeron: primero unas cocas con una anchoa y mozzarella con un fondo de tomate y de mermelada de tomate bastante originales, un carpaccio de buey sobre el que había rallado foie y parmesano, una ensalada templada con chopitos (calamaritos fritos), lechuga y unas nueces (combinación que me gustó), una milhoja muy crujiente con foie y unas patatas pochadas con un huevo frito encima. A continuación unos entrecotts trinchados gorditos y poco hechos (para mí en su punto, como diría cuchillero "as rare as possible"), en la mesa hubo quien pidió que lo pasaran un poco más. La carne de muy buena calidad. De postre unos platos con crepes, alguna tarta y algo más que ya no nos comimos casi, por estar ya más dedicados a la parla.

Bebimos alguna caña y varias botellas de Azpilicueta Crianza del 2005, un Rioja de carácter.

Unos 30 € por cabeza, lo que supone una muy buena relación calidad-precio.

Buen trato e imagen. Repetiré.

Por cierto, para los que seáis de fuera, merece la pena la parada del tranvía que está al lado.



Restaurante Bol
Avenida de Miriam Blasco 6
03540 Alicante

Teléfono 965269246


jueves, 2 de octubre de 2008

Sale e Pepe






Este restaurante está en la Plaza de Abad Penalva, en Alicante. Esta plaza ha quedado francamente bonita, desde que restauraron la Iglesia de San Nicolás y la casa de enfrente, modernista del arquitecto Enrique Sánchez Sedeño con unas rejas en los balcones muy interesantes.

Es un local agradable, aunque la terraza es más interesante en este tiempo en el que ya se puede estar sin pasar calor. El mes de Octubre tiene un clima muy bueno aquí, especialmente para comer en las terrazas.

Tiene una carta más sencilla que su hermano La Spiga (auténtico ristorante italiano justo al lado en la calle mayor), y tomamos un menú, ahora que ya los niños tienen colegio por la tarde y P y yo podemos quedar a comer fuera. De primero elegimos una ensalada de rúcola con parmesano (además llevaba lechuga y tomate), bastante grande, y con un aceite decente y un aceto balsámico interesante. Además un revuelto de verduras que consistía en berenjena, tomate, pimiento y algunas más compactadas en forma de timbal. Bonito y bueno. De segundo unos spaghetti con gambas y ajo (...), y una pizza en forma de baguette con alcachofas mozzarella y atún (original y sabroso). Unos cafés Musetti en su taza tradicional, y unas botellas de agua. Muy digno por 9,70 € cada uno. Servicio bueno y agradable. Gran opción para menú en el centro. 

Nada que ver con las pizzerías habituales.


Sale e Pepe
c/ Muñoz 3
03002 Alicante
Teléfono 965204048


domingo, 28 de septiembre de 2008

Sichimi Teppanyaki



Este restaurante japonés ofrece un espectáculo parecido a ir al teatro.

Hay elección entre el Teppanyaki y comida en mesas convencionales. Teppanyaki deriva de teppan (plancha de acero) y yaki (a la parrilla), Así, nos sentamos alrededor de una plancha de acero en la que por cocinero caben unas 14 personas (te mezclan con otros comensales) y a ver el espectáculo.

Es un sistema diferente de ir a un restaurante, ya que sólo puedes hablar con el comensal que te toca al lado, o compartir tus conversaciones con el resto de la mesa. En realidad, si no tienes ganas de habar es un sitio ideal.

Si eliges Teppanyaki debes comer uno de los tres menús, entre 24 y 50 € (sin bebida), y han previsto a los niños con un menú digno por 10,5 € sin bebida. Primero una sopa de miso con sus verduras, setas y tofu, especiada y muy sabrosa, después una sucesión de platos a la plancha, en los que el cocinero intenta lucirse lanzando la comida por el aire, y jugando con los instrumentos de cocina. Brochetas de pollo, entrecot finito, solomillo, gambas, y al final un plato de arroz.

Es muy curioso ver cómo dentro de la sencillez, cada plato tiene una preparación más elaborada que sus homólogos occidentales. La materia prima es buena, y el interés del cocinero loable. Hay flambeados varios, en los que apaga la luz y se ven grandes llamas.

La plancha es enrome, y en función de la zona, aporta más o menos calor. Está debajo de una campana extractora eficiente, en la que casi no hay ruido. Para que el efecto de escenario sea muy más acusado, la iluminación del local es muy ténue y el mobiliario oscuro. Las cervezas, heladas, y el servicio muy atento. Vajilla, palillos elegantes, de buena calidad.

Recomendable ir a comer como espectáculo. Unas dos horas sin tomar café. 

Muy cerca del colegio de los Jesuitas. En la calle que está a la espalda del restaurante normalmente se puede aparcar.

Sichimi Teppanyaki
Av Pintor Xavier Soler, 22
03015 Alicante
Teléfono 965261810


sábado, 20 de septiembre de 2008

Asador el Ombú


En la calle de la Caja de Ahorros (ahora un tramo de la Vía Parque, por cierto, una gran vía de comunicaciones proyectada desde ¡1956! y aún no terminada en Alicante), está este restaurante ubicado en un antiguo chalet.

Desde el punto de vista de proyecto de arquitectura está muy logrado. Han vaciado el edificio, dejando la altura libre y diáfana, con una barra al fondo y una cocina y asador en cruz totalmente visible, y han techado y cubierto parte del jardín. La altura es considerable, con unos tubos de un aspecto industrial como conductos de aire pegados al techo y una iluminación para regular el ambiente muy bien diseñada. Los manteles son marrón claro, y la luz cenital y muy acogedora para las cenas. Tanto la cubertería como la vajilla es sencilla, pero de buena calidad y las copas son excelentes. El servicio atento y profesional. Desde el exterior, en el tejado preside una gran chimenea.

Por cierto, un Ombú es una planta de la pampa, como un gran árbol de hasta 15 m. Un oasis de sombra (su otro nombre es Bella sombra).

Es un asador de carne, de muchos tipos y cortes. Anoche tomamos antes de la carne un poco de Foie (Micuit) bastante bueno, una ensalada de tomate con albahaca (tomates correctos, podrían haber sido mejores) y unas provoletas. De carne tomamos presa ibérica (no soy muy objetivo en la apreciación del cerdo ibérico), y unos chuletones potentes, grandes y a muy juicio, en su punto.

Para beber, un Ribera del Duero muy agradable, Quinta de Tarsus (de Domecq) servido a una temperatura inicial baja (unos  13 º), una muy buena idea, porque cuando se empieza a beber ya está a su temperatura óptima. Cierto es que para la segunda botella no sucede así.  

El postre, una bandeja central variada de dulces varios.

Precio conforme a lo que se come y al ambiente, relativamente alto. Como fuimos invitados por Tresoles, no se cómo quedó, pero viendo la carta, estimo que comer aquí difícilmente bajará de 40 €.

Imprescindible para los amantes de la carne. 

C/ Caja de Ahorros 4, Vistahermosa
Alicante 03016
Teléfono: 965155710







OFF de Juver

Debido a atravesar ciertos periodos de agobio laboral (ahora denominado stress), llevo tiempo tomando de forma esporádica este zumo de Juver. La fórmula se ha modificado a mejor, ya que antes tenía un componente de tila más alto y dejaba un fondo astringente que ha desaparecido.

En base a las características de sus componentes, Piña, Kiwi, Melisa y Tila, se supone que es relajante. Tanto la Melisa como la Tila son reconocidos desde la antigüedad, por lo que en principio no es demasiado discutible el que relajen (igual que el café es excitante). En los hiperenlaces de arriba hay descripciones de botanicalonline que lo atestiguan. El Kiwi es una bomba de Vitamina C que también parece que evita el nerviosismo, aparte de otros muchos beneficios, y la Piña además de la vitamina C favorece la digestión entre otras cosas.

(Parece que me pague Juver)

Muchas veces pensamos que estos productos son placebos, incluso así, en el caso de que uno se lo crea, creo que nos favorecen. En este caso todo indica que el producto está muy trabajado.Como amigo de los conceptos, me parece muy logrado. Está muy bueno, y a mí me funciona. En estos momentos a unos 50 céntimos por el zumo de 0,33. Por ponerle algún defecto, beber del brick te hace poner la boca en una superficie que está en contacto con el transporte, otras manos en el super, etc. Mejor en un vaso, y además tiene un color verde singular.

Hay otro zumo, el ON, para lo contrario, que no he tomado hace tiempo.

lunes, 8 de septiembre de 2008

Rompicapo. Navacerrada Madrid





Después de una intensa y divertidísima mañana en De pino a pino, bajamos al clásico y precioso pueblo de Navacerrada, más tarde de las tres y con el aviso de que tuviéramos cuidado con los precios de los restaurantes, utilizamos el viejo sistema de buscar a alguien con niños con pinta de "local" y preguntarle dónde podíamos comer. Fuimos remitidos al Rompicapo, en una preciosa casa con el techo alto de madera, y con decoración de puzzles con motivos italiano (no en vano el significado es rompe-cabezas).

Tiene una carta de restaurante italiano, más que de pizzería, y una atención muy buena. Elegimos una ensalada de rúcula, (correcta), una focaccia (como una pizza sin tomate finita y dura, con romero), unas verduras a la plancha (variadas, una buena ración) y unas berenjenas parmiggiano (muy buenas). Raciones abundantes, bien presentadas

Después tomamos varias pizzas, muy vistosas y con bastante sustancia. Las pizzas son una de mis debilidades. Desde luego abomino de las grasientas que te llevan a casa (no denominaré marca alguna), pero una buena pizza con la masa fina y con gracia en el contenido y la colocación y el color de su parte superior es una comida estupenda. Tomé una siciliana, con anchoas y alcaparras, una combinación salada pero que combina muy bien con el queso y el tomate.

Un acierto. Por cierto unas cervezas heladas y magníficamente tiradas. (Mahou, que es lo que abunda aquí). Parece mentira la diferencia que hay entre una caña tirada en Madrid y en la costa. No sé si tendrá que ver la presión ambiente, la presión del barril, la manera de tirarla o qué, pero algo hay.

Rompicapo
Avenida de Madrid, 26
Navacerrada
Teléfono 918560912

maps.google.es

domingo, 31 de agosto de 2008

Saaz




Después de haber trabajado algo en el mundo de la distribución, una de las cosas que me sorprendió es el hiperdesarrollado marketing de la cerveza. Una de las pruebas de ello, es la cerveza Saaz, de Damm.

Ha desarrollado un concepto, más que una marca o un sabor. Basándose en las características del lúpulo de una zona de Chequia (a la que por cierto denomina en su nombre alemán, Saaz, ya que ahora se llama Zatec), y con un diseño de botella muy bien escogido, "crea" una cerveza suave y no amarga, ideal "para los que no les gusta la cerveza". Incluso realizó un "referendum" en internet sobre el tema.

Incluso el diseño de sus etiquetas está muy cuidado, con un texto explicativo en la trasera, y un mapa de la zona en la delantera.





Compré un par de botellas a 0,65 € en un supermercado, y después de beberlas, no me aportaron nada especial. Es verdad que no está nada amarga, pero quizá ese punto de amargor hace que la cerveza sea más refrescante cuando se traga y se nota en la garganta ese leve pinchazo.

Tiene la graduación disminuida, sólo 3,5º, y se nota. Quizá para reducir el alcohol prefiero la Cruzcampo Light.

En todo caso, para el departamento de marketing de Damm, un sobresaliente. Veremos el veredicto del mercado.

Adjunto este link sobre cervezas de Zatec.

sábado, 23 de agosto de 2008

Toch 2008

Aunque ya publiqué un post sobre este restaurante, lo rehago ya que he comido de una forma completamente diferente, y creo que lo merece. El local es minimalista, blanco y negro, una barra en el piso de abajo, una terraza fuera, y un comedor con unas siete mesas en el piso de arriba.

El servicio es bastante rápido. Mi amigo R me invitó y tenía ganas de marisco, así que, desoyendo mis indicaciones de que hoy en día está intratable de precio, sucumbió a la retaíla de platos que nos recitaron al empezar, de lo que había fuera de carta (traído de galicia y de la lonja).

Tomamos dos raciones de cañaillas, ocho gambas rojas (no de las super gordas, pero muy sabrosas, qué cabezas), un platito con zamburiñas servidas cada una en una cucharita, y unas navajas de un tamaño enorme y un sabor espectacular.

Después unos platos de tataki de atún rojo con unos canónigos y unas salsitas, tarta de turrón, tiramisú y café. De beber unas cervezas y un albariño al que no ví la etiqueta. (frío y bien elegida la combinación).

Todo freso, bueno y bien hecho.

175 € los dos. Gracias, R, un detalle.

Toch
Enric Valor, 2
03540 Alicante
966354703


domingo, 10 de agosto de 2008

Porto Novo

En este fin de semana punta de agosto, nos resultaba difícil elegir dónde tomar unas tapas para cenar, ya que todo está a tope. Optamos por ir a un sitio "escondido" que nos habían recomendado. El gallego Porto-Novo, en la Albufereta, en la calle Apolo, en la falda de Lucentum y detrás de donde estuvo la Iglesia de la Albufereta.

Es un local amplio, con mesas en la estrecha acera. Los camareros son eficientes, atendiendo a la situación de lleno total con profesionalidad. Decoración marinera, aire acondicionado algo fresco. Viendo el estilo del local, pedimos mejillones (al vapor), un valor seguro, pimientos de padrón (me tocó uno de los picantes-súper), y pulpo a la gallega (bueno, como dicen ellos a feira). El mejor que he comido desde hace años. Como los niños tenían algo de hambre, unos montaditos (el pan era mejorable).

El pulpo se cocina en pulpeira de cobre siguiendo el método tradicional, la ensaladilla es casera, y tiene alguna gambita dentro, las patatitas con mojo picón son un buen punto.


BubbleShare: Share photos - Powered by BubbleShare


maps.google.es

sábado, 9 de agosto de 2008

Gamba Roja



Esta mañana me he levantado con el antojo de comer gamba roja. Hace años, teníamos la costumbre de ir al mercado los sábados a última hora de la mañana a intentar comprar gamba roja a buen precio, ya que la que quede el Lunes ya no valdrá nada si la pescadería es seria.

Con el consejo de mi amigo A, he comprado en la pescadería Campechano, en San Juan. Estaban a 98 €/kg, y he conseguido una rebajita de 10 €/kg. "Gamba gorda" de Villajoyosa indica en la obligatoria etiqueta. Bastante gordas y con un aspecto envidiable.

En casa, simplemente un puñado de sal gorda en la parrilla bien caliente y dejarlas hasta que su aspecto exterior te lo indique. No muy hechas.

Una delicia. El marisco del Norte tiene mucha fama, pero a mí particularmente me parece más sabroso el del Mediterráneo. No se si por la temperatura o la cantidad de sal, el marisco "sabe más". Yo diría que es la reina del sabor. Incluyo unas fotos para poner los dientes largos.

La Gamba roja, o rosada es de la especie Aristeus Antennatus, a diferencia de la gamba blanca, Parapenaeus longirostris. Se consideran que en el triángulo entre Denia-Gandía Santa Pola e Ibiza está lo mejorcito de la especie, por las características del plancton que comen.


sábado, 2 de agosto de 2008

El Caserío de Aguadulce


En Aguadulce, pueblo en la carretera de granada a Sevilla, cinco minutos antes de llegar a Osuna, se alza este enorme edificio que se llama El Caserío de Aguadulce. Dentro hay una enorme sala con supermercado, cafetería, autoservicio y restaurante, aparte de una especie de "ninots de carrer" (esto lo entenderemos los Alicantinos y Valencianos en general) bastante curiosos.

Es un sitio de carretera puro, eficiente y sin pretensiones de alta gastronomía, pero de una gama bastante alta para lo que se ve en general. Tomamos Salmorejo, Trucha ("ecológica" de Riofrío) con gambitas y setas (una salsa de nata y sin espinas, muy buenas) y un revuelto de bacalao. Las raciones son muy grandes.

Si se transita este tramo de la A-92 a la hora de comer es una buena opción. Se puede entrar muy rápido des de los dos sentidos de la Autovía.

Tapas en Granada

El pasado sábado estuvimos en Granada, y como no podía ser de otra manera, estuvimos tapeando un poco. Fuimos a ciegas, ya que hace muchos años que no veníamos y nos guiamos por el aspecto de los sitios.

El primer bar al que fuimos era precioso, Casa Enrique, que lleva abierto desde 1870. Solera de verdad. Muy pequeño, todo el interior de madera, con la carta escrita en una pizarra en la pared de la entrada. Tomamos unas cañas tiradas con espuma densa, muy buenas y refrescantes, y un platito de chorizo ibérico de Salamanca (así no fallas). Caja registradora de latón con manivela, muy auténtico el bar. Suscita opiniones encontradas en internet. Es pequeño.



Dirección: acera del Darro 8
18005 - Granada
Teléfono: 958255008

Iniciamos camino a la calle Pedro Antonio de Alarcón, que encontré muy cambiada de cómo la recordaba. Entramos en el Mesón Luis (tiene un circulito de Michelin en la puerta), y fue un gran acierto. Salpicón, coquinas y una fuente de boquerones maravillosos. Rezuma calidad en sus tapas. Tiene una barra y un separador con seis mesas, que estaban llenas. Es uno de estos sitios con camareros que no paran, y en los que entras, y al fijarte en lo que todo el mundo está tomando se te hace la boca agua. Detrás de la barra, una vitrina de cristal con las fuentes de pescado. No es bonito, con una decoración muy funcional, pero lo que tomamos estaba superior, y lo que vimos decía "cómeme".

Pedro Antonio de Alarcón 41 E
18004 Granada
Teléfono 958521309 cerrado 11 agosto-11 septiembre y lunes

Finalmente en la misma calle, tomamos unos helados muy curiosos en una heladería que se llama Los Argentinos. Son muy originales y diferentes a lo que nos inunda habitualmente en producto industrial, aunque en España no nos podemos quejar demasiado, ya que en casi todas las ciudades hay buenas heladerías. Tomamos dos sabores "Nevado de Limón" y Chocolate de Bariloche. Tienen una web bastante bien hecha.


Incluyo una foto de un azulejo de la puerta de un bar que me hizo mucha gracia

domingo, 20 de julio de 2008

Un año de Randolo


Bueno, ya ha transcurrido un año desde que empecé a escribir este blog. Unos meses más activo y otros menos. Bastantes alegrías, y alguna decepción, como la de un restaurante que incluí en mi post "pequeña guía" y se ha sentido ofendido por comentarios descriptivos coloquiales no malintencionados, al que pido disculpas.

Gracias al blog he desarrollado más mi sentido de la observación en mis comidas, para retener cosas que antes se me habrían olvidado, en lo que a mí respecta. He hecho algunos amigos y me ha dado mucho tema de conversación.

Mi querido maestro blogger me propuso que realizara una propuesta a los restaurantes que lean ésto (si es que hay alguno), para invitar a Randolo a comer como regalo de su primer cumpleaños. No lo propondré por si acaso no sale.

Muchas felicidades a mis lectores por aguantarme. Espero poder seguir algunos años más.

La historia del personaje que da nombre al blog está algo abandonada, pero como la realizamos juntos M A y yo, tendremos que quedar para ir perfilándola un poco más.

Mare Meua!


Paseando por el Barrio de Santa Cruz, en una de las bocacalles de la Rambla, me encontré con este local que conserva el espíritu clásico del Barrio de Santa Cruz de los 80, (en su parte positiva, claro).

El viernes por la noche cenamos allí rodeados por juventud veinte-treintañera, ya que tiene una fórmula para la crisis, que es un menú de cena con nueve primeros, nueve segundos y nueve postres por 20 €, que en estos tiempos que corren es muy de agraceder.

La decoración es Almodovariana, con unos maniquíes en la entrada que te saludan con un "Hemingway never ate here", y con muchos cuadros modernos, varios de ellos con la cara o parte de la cara de Daniel Mirabal, su propietario, que hace gala de un estilo muy singular. El diseño de su web es muy descriptivo de cómo es el restaurante, y muy original.

Antes de elegir nos sirvieron una pasta de mejillones con membrillo y algo más, con unos panes tostados bastante original. Elegimos dos ensalados, de tomate con ventresca de atún y puré de aceitunas negras y una ensalada con salsa césar de anchoas, correctas de tamaño y elaboración. De segundo elegimos unos pulpitos sobre patatas cocidas en lonchas y cebolla fosforescente (azul-verde), bastante buenos y un solomillo con foie y gratén de patatas de una gran calidad. De postre, una tarta de queso y limón y una crema de yogur con fruta muy suave.

Todo bueno, gran fórmula. Las mesas son pequeñas (por ponerle algún pequeño pero), el servicio impecable, y muy rápido. Bebimos un Enrique Mendoza Merlot de crianza, servido a su temperatura correcta. En total, 58 € dos personas.

Probaré más veces.

Restaurante Mare Meua!
c/Santo Tomás, 9
Alicante 03002

Teléfono 965141827

maps.google.es