Auberge de France


Resulta muy difícil para mí escribir sobre el Auberge de France, la Pizzería Romana. Llevo yendo a comer allí desde que tenía uso de razón, hace más de 35 años. Acompañé a mi padre decenas de veces a recoger pizzas, carne y patatas fritas durante años, y hemos tenido cientos de comidas familiares allí. En los últimos años, no había vuelto mucho. Cuando un sitio lo tienes idealizado, no sé porqué no te gusta que cambie y no quieres verlo modificado, los camareros que conoces mayores o jubilados, o la carta cambiada. Además, estas últimas veces siempre había ido a cenar en verano, en el que se come en el jardín, y hay mucha gente, con lo que el cambio era mayor.

Ayer sin embargo, retorné al pasado. En todo lo positivo que pueda tener. Mi hermano celebraba el bautizo de su hija (la tercera niña, casa de faldas), y nos invitó al Auberge de France (nosotros lo seguimos llamando Pizzería Romana, que fue su nombre original, cuando en Alicante no se sabía lo que era una pizza y no era sinónimo de sitio barato o simple). El menú, además fue el clásico, con lo que comimos igual que toda la vida. Además, en el comedor del fondo, donde antes estaba el comedor de la familiay a veces, cuando el restaurante estaba lleno, lo abrían a los más íntimos clientes.

Bueno, para los que no lo conozcan, el restaurante está en un chalet cercano a la playa de la Albufereta, hoy fuera de la circulación masiva de coches por los cambios de circulación y carreteras nuevas. Tiene un gran aparcamiento y jardín, y ahora tranquilidad, maravilla de los tiempos modernos. Hay un gran jardín con pinos muy altos y ahora unas pérgolas metálicas, y dentro del chalet una serie de comedores aprovechando la construcción de la casa, uno de ellos al lado del horno, donde hacían antes las pizzas (son pequeñitas, estilo propio, y siguen en la carta, en deferencia a la historia del restaurante). El trato de los camareros es familiar, las mesas, manteles, vajilla y ambiente cuidados, sin estridencias ni diseños. Las lámparas son viñas. Algún cuadro de petit-point queda de los muchos que decoraban el restaurante antaño. Dos hijos del dueño original, cuya historia es apasionante pero no se si la debo escribir, trabajan aquí, Bruno y Alain. Restaurante francés en su comida de forma rotunda.

Comimos un paté de campaña (hecho en la casa, servido con pepinillos y con el mismo sabor de siempre), un poco de jamón y de salmón ahumado, tarta de cebolla y quiche lorraine, Mejillones con mantequilla y perejil, y una ensalada. Después, entrecots con patatas fritas (finitas, bien fritas), con las salsas de siempre: Bordolesa, Pimienta, Roquefort y una mantequilla con hierbas de un sabor muy singular. De postre, profiteroles y perfecto de café. Vino, Beronia crianza (infalible). Nada espectacular en cuanto a elaboración ni presencia, pero sí en sabor. Todo bueno, bien hecho, bien preparado y bien servido. Además de esta comida, en la carta hay ensaladas muy originales, caza, pescados y carnes con distintas salsas, pato. En la web del restaurante que enlazo abajo podéis ver fotos bastante buenas.

La Pizzería Romana ha vuelto para mí. Gran alegría. Y con una relación calidad-precio para lo que hoy en día se estila espectacular, 36 €/persona.


Auberge de France
C/ Flora de España 32
03016 Alicante
Teléfono 965260602

http://www.aubergedefrance.es/


maps.google.es

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Tanto habia oido hablar del Restaurante AURBERGE DE FRANCE, que reserve mesa para llevar a mi pareja a cenar la noche del 14 de Febrero (Dia de los enamorados) por la tanto esperaba que para nosotros fuese una noche bonita y romantica. No cabe duda que el lugar es precioso. La cita era para las 21,30 horas y llegamos puntual, nada más entrar le digo al camarero que teniamos una mesa reservada me indica el lugar de nuestra mesa y le pregunto si era zona de fumadores ya que nosotros somos fumadores me dice que no y le comento que cuando llame Vds, no me preguntaron si la reserva la queria para zona de fumadores o no, ahbia atentamente escuchando mi conversación con el camarero una chica que parecia ser la encargada, aunque para un restaurante como este ya me decia bastante si la encargada iba vestida con unos vaqueros tan ajusntados que casi no se podia mover y una camisa blanca escotada donde dejaba entreber sus aprestados pechos. En fin vamos a los echos!! el camerero ante la mirada felina y matadora de su encargada, me cambia de mesa a zona dde fumadores en un salon amplio al final del restaurante, para llegar a el pasamos por el acogedor y coqueto salon de la chimenea, la cual enstaba encendida y era muy agradable y bonito para una noche como la de SAN VALENTIN. La sala donde nos instalarón era grande y con un ambiente muy muy frio ya que omitierón de poner la calefacción, las mesas no estaban bien montadas, ni tan siquiera se dignaron en ambientar el sal´´on con musica de fondo. Todo, todo era frio el ambiente, el lugar y la situación. En lo referente a la comida y el servicio esto es otra historia a parte y desde luego con muy muy mala nota. Nos sentamos en la mesa, mantel blano 2 copitas cutres de bar de menu de 8 euros y un plato de aceitunas con hueso secas tambien de bar de carretera y en la sala exactamente habian unas cuatro mesas ya instaladas y ya sirviendose. Nos toco esperar unos 20 minutos hasta que el camarero se dignara a venir a atendernos, cuando aparece nos trae las cartas y le solicito la carta de vino, le solicito un vino que viene en la carta de vinos actualizada ENERO-FEBRERO, pero para mi mala suerte ese vino ya no lo tenian, bueno pido otro tambien Ribera y rondando los 30 Euros, y mi siguiente sorpresa de la noche fue cuando me abre la botella y pretendia servirmelas en unas copitas de agua pequenas y de todo a 100, le digo que por favor no me sirva el vino que si me lo va a poner en esas copas que no lo quiero, me dice que en esta sala no ponen otras copas de vino que en otra sala si, NO ENTIENDO NADA, le digo que lle hice una reserva en el Restaurante de LA AUBERGE DE FRANCE, no en ninguna sala, me dice que va a intentar que puede hacer y me aparece con dos copas un poquito más grandes que las que habia en la mesa pero de igual calidad de todo a 100 y desde luego no eran copas de un vino de carta de unos 30 Euros, en fin no quise llevar el asunto mas lejos y pedimos la cena, como entrantes Foie caliente con manzan y uvas y los famosos caracola a la bourgiñon.El foie de caliente nada y fino fino como el papel de fumar y los caracoles, devierón cambiar al cocinero por que nada de nada del otro munod, seguimos con el plato final un stek-tartara, con una expantosa presentación y magret de pato a la miel-limón, de este plato no quiero profundizar mucho pero, bastante penoso. Por supuesto no pedimos psotre por que el restaurante se lleno, el camarero iba loco y el servicio fue pesimo, pedi un cafe solo, el cual estaba más bien frio, la cuenta y 74 Euros de factura,y encima tienen la osadia de cobrar 1 euro 20, por cubierto, y 1,80 por un cafe malisimo que barbaridad, menos mal que no pedimos postre si no nos cobran 100 euros por una penosa cena. En Fin esta ha sido mi experiencia de San Valentin y la sorpresa que le hice a mi pareja en en este dia.El famoso AUBERGE DE FRANCE, me dio la Velada. Lo siento mucho, pero mi dinero lo dejare en otros muy buenos Restaurantes que tenemos en Alicante, aunque no tengan el encanto de este como lugar. No lo recomiendo el AUBERGE DE FRANCE, ni como servicio, ni la calidad de los platos, ni por precio.

R.M.
Anónimo ha dicho que…
La ultima vez que fui nadie queria probar el agua... alguien me podria decir porque...