Torta del Casar



La super-de-moda torta del casar es un queso deshecho, redondo con una corteza semidura, de unos 6cm de alto y 13 de diámetro. de un sabor muy fuerte. Hasta la fecha, no había probado ninguna que me hubiera satisfecho, dada su enorme fama y alto precio.

Uno de estos días de Navidad nos trajeron una de regalo a casa unos buenísimos amigos (no por haberla traído, por otras muchas cosas), que hacen gala de ella por patriotismo extremeño por parte de familia paterna. Siempre que son anfitriones ellos (muchas más veces que invitados), B demuestra sus grandes dotes para la cocina y la organización.

No la comimos ese día, ya que yo soy bastante maniático, y cuando invito a alguien a comer tengo ya previsto lo que comer y lo que beber, por lo que las botellas de vino o viandas varias, salvo excepcién, las guardo para comer otro día si es posible con el que las ha traído, por lo que se genera una cadena de invitaciones. (Este tema de qué se debe llevar a una casa cuando te invitan es jugoso).

Bueno, dejando esto para otro día, la torta era de una marca que no había probado, Blandina, y estaba excelente. Más suave que otras, y con el punto justo de cremosidad. Una torta para cuatro es una ración muy grande. Está hecha con leche cruda, y se nota mucho el sabor. Es una experiencia para paladares acostumbrados a la potencia.

De todos modos, solventa un entrante en una comida, y salvando a los que no les guste meter el cuchillo junto con el resto de comensales, es una opción fantástica, que permite no trabajar mucho en la cocina.

Enlace a la web de la denominación de origen. 

Comentarios