lunes, 25 de febrero de 2008

La crítica sangrienta

Ya en una ocasión, Cuchillero me recondujo, ya que según su manera de ver las cosas, si no tienes nada bueno que decir de alguien, es mejor no decir nada. Por otra parte, me parece injusto el que si uno va a un sitio y le parece estupendo lo difunda, mientras que si no es así se lo calle.

En el caso de un bar, siempre se puede tener un mal día, por otra parte. Incluso puede que sea mi estado de ánimo el que me hiciera verlo todo negativo.

Voy a intentar en este post realizar un ejercicio.

En un concurrido bar del nuevo Alicante que ha crecido en los descampados que había entre las playas de la Albufera y la Playa de San Juan, muy grande y con muy buena fama, fuimos la semana pasada a tomar unas tapas a la hora de comer. Pedimos una ensalada, consistente en trozos dispersos de unos cogollos, unos tomates y un huevo duro (entero, sin cortar), unas croquetas (congeladas y con ese sucedáneo incomestible de pseudomayonesa sin huevo que además está dulce), una ensaladilla rusa (también congelada), y unos pinchitos morunos (con el cerdo crudo, y de los industriales no pudimos comer ni la mitad). Antes de seguir, pedimos la cuenta, que por esas tapas y dos cañas (pequeñas) nos soplaron 25 euros. Puede parecer que no es caro, pero por la tomadura de pelo a mí me lo pareció. Lo importante de un bar no es el precio en valor absoluto, sino lo que uno paga en función de cómo es el local, la atención, y lo que comes.

Bien, después de ésto, ya no volveremos más como es lógico. No voy a poner el nombre del bar, ni su dirección, ni su teléfono, pero sí una pista. Nadie lo podrá encontrar con Google, pero quizá los alicantinos hambrientos tengan alguna idea. El caso es que estaba lleno. ¿?

viernes, 15 de febrero de 2008

Los Troncos. Restaurante Argentino

Junto al restaurante "Mi Casa", en la carretera de San Juan Pueblo a la Playa, mi amigo S (gran gastrónomo y Bluesman) nos ha llevado a comer a un restaurante argentino. Cuando digo que es un restaurante argentino, lo describo. Tras alguna mala experiencia en otros que se llaman así pero no lo son (o no son argentinos o no se pueden llamar restaurantes), hemos disfrutado de una comida estupenda.

El local es espacioso, con su asador a la cruz bien visible, y un trato exquisito. Primero hemos tomado una Quilmes, bien fresquita y con un vaso enfriado. Después una empanadilla picante (sabrosa y con una pasta con un muy buen tacto), unos chorizos muy apetitosos y unas morcillas. Después un plato de Pechito de cerdo (con su costilla) y un Costillar de ternera que era lo mejor de todo. Una carne excelentemente asada, de la que hemos repetido. De postre panqueques y un tiramisú en vaso que evidentemente, había sido hecho con mascarpone como debe ser.

De beber, un vino argentino Malbec (el que no haya probado un buen Malbec, que lo haga, es un descubrimiento), muy carnoso (me he llevado lo que ha quedado de la segunda botella a casa, cosa que no suelo hacer porque me da algo de vergüenza). Santa Julia.

A lo mejor algún lector piensa que es una comida como la de otros sitios. Gran error. Cuando un sitio destaca, muchas veces no es por hacer una comida diferente, sino por hacerla bien.

Mi amigo Paskki ha sacado muchas fotos, de las que robaré alguna de sus blogs cuando las publique.

Unos 35 € por barba. (Alguno además se ha tomado hasta tres orujos).

Se mudó a la isleta de la playa de la Albufereta mejor local, comida sigue siendo fantástica



maps.google.es

lunes, 11 de febrero de 2008

Singapore Garden


En la Coveta Fumá, paraje singular de Campello, apartado de cualquier posibilidad de que nadie que conozca esta escondida conurbación de los años 60, está este singular Restaurante Oriental, que ya tiene muchos años.

Un Singapurense, (país singular éste, recomiendo leer su origen y estado en la wikipedia) vino a casarse con una española, y se estableció en España, donde regentan este singular "restaurante chino", donde trabajan también los hijos de la familia.

Digo singular porque no es como los restaurantes chinos normales, cambia la atención y el servicio. La comida tampoco es enteramente igual. Esto no se si será por la parte singapurense o la española (aunque la dueña nos confiesa que ella no sabe cocinar, que eso es cosa de su marido y de su hija).

Comimos unos entremeses, en los que se mezclan varios tipos distintos de rollitos, unos con curry, unas gambas rebozadas, con una salsita dulce-picante. Después pedimos ternera con bambú y setas y pollo con almendras, servidos en unas bandejas calientes. Ambos muy sabrosos.
Finalmente un singular cerdo con una salsa roja un pelo picante y espesa. A mí me gustó pero a P y a los niños no. De postre, unas nueces caramelizadas con nata y un helado frito (una cobertura muy interesante).

Antes de comer, nos ponen un platito de pan de gambas y unos bocabits chinos (los niños se los zamparon en segundos).

El salón es amplio, y creo que la visita, merece la pena, para dar luego una vuelta con el coche por los chalets de alrededor, sobre todo los del final en dirección Villajoyosa, donde hay uno con frontis romano delirante. Bueno, y recomendable si no hace mucho calor, subir hasta la Torre de Reixes, en la loma que hay al final de la cala. Aunque con algunos grafitis (desgracia común en nuestra zona), la vista desde arriba es bonita.



El trato es correcto, camareros de negro a la moda. Los cinco, 90 € bebiendo sólo agua y alguna Coca-Cola.

Para el que no conozca la zona, la Coveta es un laberinto. El mejor sistema para no perderse es ir por la general dirección Benidorm, y pasando la gasolinera de Repsol, hay un desvío a mano derecha indicado como Coveta Fumá y bajando en dirección hacia el mar carteles del Restaurante. Ahora además está en obras la urbanización de alrededor. (febrero de 2008).

Singapore Garden
Montnegre, 74
Coveta Fuma, Campello 03560
Tel: 965638877


maps.google.es

viernes, 8 de febrero de 2008

La Sastrería

Actualización 2010


En la Plaza de gabriel Miró, 20, en una antigua Sastrería con un escaparate Art-Decó se encuantra el Restaurante La Sastrería. Es un restaurante pequeño, que a pesar de estar junto a donde trabajo, no había visitado hasta el pasado miércoles. La verdad es que había cometido un error. Es un local pequeño, pero con un ambiente especial, manteles de hilo impecables, así como mesas, sillas cubertería y todo lo demás. Muy cuidado.

Incluso la cocina está muy limpia y ordenada, y eso que no está abierta a la vista del público.

María Luisa, su dueña, nos atendió perfectamente, (veníamos recomendados por su padrino, Bartolo de One-One). Comimos de todo un poco y al centro, para poder probar más cosas. Revuelto de morcilla y patatas, mollejitas de cabrito con ajos tiernos, habitas con huevos de codorniz, solomillos trinchados, calamar en su tinta con arroz. Todo bien servido. Para beber, un Marqués de Legarda crianza del 2004. Sabor muy clásico, y el vino presentado y explicado (creo que no recuerdo la última vez).

Los postres, con un aspecto precioso, y los que comieron, muy satisfecho. Como volveré, ampliaré la reseña. Unos 37 € (con poco vino, dos botellas para siete). Menú diario entre semana a 12 €. Por ese precio, y teniendo en cuenta la calidad del trato y del ambiente, la mejor opción del entorno.

Ampliación: Ya he probado el menú. Hoy, un salpicón con atún (pimientos, tomate, etc en forma de volcán con atún encima). unas chuletas de cordero con un puré de patatas casero (extraordinario) y un dulce casero, greixonera. Todo servido con cuidado, con mimo, bonito. Corroboro mi apreciación. Por 12 €, la mejor opción del centro de Alicante.

Ampliación 2: Hoy he probado un plato nuevo y muy original : ensalada de col con langostinos y cúrcuma (muy leve toque especiado, y una textura crujiente estupenda) además un solomillo poco hecho sobresaliente en un lecho de patatitas al romero.

Nota de Junio de 2009. Marco Más Devesa ha ganado el premio al mejor camarero joven de la comunidad Valenciana, se lo merece. Felicidades.

La Sastrería
Plaza de Gabriel Miró, 20
03001 Alicante
Teléfono 965203174

maps.google.es