Atún rojo


Tenemos la gran suerte de poder disfrutar de forma bastante constante de atún rojo del mediterráneo (bueno, el del atlántico tampoco está malo). Cuando yo era pequeño, no comíamos nunca atún, sino emperador (o pez espada o pez de espada como dice P). El atún era el emperador "de segunda".

Gracias a los japoneses, ahora se cotiza mucho, aunque todavía se puede comprar. El mejor sitio que conozco aquí es el mercado central (recomiendo su visita a todos los que no lo conozcan el pescado está en la planta inferior). Hay dos puestos especializados. Es grandioso ver el pez esperando.

Me gusta mucho combinarlo con tomate de Muchamiel (bueno, ahora esa raza conocida como Raff o Raf cuyo precursor es el muchamiel). El tomate surcado, que aquí abundaba, practicamente desapareció por una plaga, habiendo reaparecido al calor de los altos precios que hoy tiene el tomate. Si está bueno, sólo con sal, aceite virgen y una gota de vinagre, y si el aceite es fuerte, sin vinagre.


El atún, en una plancha bien caliente y con perejil y algun ajo laminado, no necesita más.


Para terminar una comida sencilla, rápida y sana, unas fresas cortaditas con un poco de azucar.


No sólo de restaurantes vive el hombre.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Os recomiendo leer el numero de marzo de Scientific American en el que uno de sus articulos de portada es: "Bluefin Tuna; Are We Eating These Fish to Extinction?" Incluye imgenes de la almadraba posiblemente en las playas de Zahara de los Atunes.
Cuchillero
paskki ha dicho que…
¿Y el vino?. No puedo creerme que te hayas olvidado del vino. Un Marina Alta, bien frío, ¿qué te parece?.

La imagen de las almadrabas siguen siendo impresionantes.

Un abrazo.