jueves, 15 de mayo de 2008

Arroz para llevar

El domingo pasado celebramos un acontecimiento familiar de unas 40 personas. En estos casos la disyuntiva que se tiene es ¿restaurante, catering, comida casera? Cada cosa tiene sus pros y sus contras. En el restaurante normalmente se come mal si juntas más de 10 personas, el cátering tiende a estar recalentado, o con salsas espesas que enmascaren, la comida casera te hace trabajar como un burro, y es difícil acumularla antes de llevarla.

La solución de P, fue bastante buena... Hacer trabajar a los amigos para que traigan cosas, coordinar qué trae cada uno, trabajar en casa, hacer que una amiga le friera una hora antes, y recoger unos arroces para llevar y unos pasteles en La Murciana.

El resultado fue bueno, algún problema de ajuste horario, pero compensable. Los arroces, muy buenos, de Emilio en Vistahermosa, un local que ha ido creciendo de forma paulatina en los últimos años, ubicado en un antiguo chalet. A 10 € ración un magro y verduras y un arroz a banda. En su justo punto de soltura y grasa. Especialmente bueno el de magro y verduras.

Los pasteles de La Murciana, igual de buenos que cuando los traía mi padre hace 30 años de la antigua Murciana de la Plaza de Correos. Los bocaditos de nata y los petit choux mínimos, lo mejor.

Espero que todo el mundo lo pasara bien. El vino se agotó, intenté hacer una selección, con un Martúe, un Dominio de la Peseta, y unos Riojas y Riberas de Crianza. Una botellita de Brugal "si no rapas peleas", y una de Bowmore Single Malt.





Restaurante Emilio
Avd. Caja de Ahorros, 16 - Vistahermosa, Alicante 03016
Teléfono 965 155 556


maps.google.es

La Murciana
Av. Costa Blanca nº 115 (Ed. Aries)
Teléfono: 965 16 57 70
03540 Alicante

maps.google.es

martes, 13 de mayo de 2008

Katagorri Golf

En la zona comercial-de marcha del campo de Golf de la Playa de San Juan, que hizo Hansa Urbana ya hace bastantes años, hecha como una especie de Pueblecito andaluz, y en el fondo de la plaza, está este restaurante hermano de su homónimo de la calle Alemania de Alicante. Su bilbaíno dueño, (por cierto, de la "cuadrilla" de un amiguete de profesión), abrió esta sucursal que ha ido creciendo desde barra de pinchos a restaurante polifuncional, con un gran comedor en el piso de arriba y una terraza bastante agradable.

Tiene una carta bastante amplia, donde abundan los iconos de la cocina vasca, y unos pinchos bastante decentes.

Hoy hemos comido unos platos de jamón (normales), unas gulas (servidas con su tenedor de madera como Dios manda y una excelente y muy bonita ensalada de langostinos con Changurro., bastante original y sabrosa, con cebolla tierna a tiras frita, tomate, lechuga y unos langostinos creo que flambeados.


Finalmente unos entrecots trinchados al centro, correctos y en su punto. Bastante agradable, primeros entre 12 y 15 euros, segundos entre 15 y 20, y postres a partir de 5 hacen subir la nota con las bebidas a unos 50.

El trato es bueno y la velocidad adecuada.

Por cierto, Katagorri significa ardilla (en vasco), que es su logo.

Cerrado, continúan en Alicante en dos locales pero no en la playa

Katagorri Golf
Locutor Vicente Hipólito, 39
03540 Alicante
Teléfono 965153517

localización

viernes, 9 de mayo de 2008

Abadía d'Espí. Valencia


En el centro de la tan renovada y de moda Valencia, en una calle que da a la Calle La Paz, está este restaurante pequeño, de unas siete mesas, muy conocido por los locales.

Fuimos un grupo a comer para celebrar el nacimiento de una nueva empresa después de un proceso largo, con ganas de disfrutar. Nos sirvieron unas entradas elegidas por el restaurante después de pedir los segundos.

La carta de vinos es preciosa, extensa y muy bien elegido. Sigue la tónica de Valencia actual, que es tener un gran número de vinos valencianos y alicantinos (a ver cuando los copiamos). cada vino con una fotito del logo o de la etiqueta. Mi amigo J, que es un gran experto en vinos de la zona eligió un Viña Carrasses crianza, que al principio me pareció con un tanto tánico, pero que está francamente sabroso y llena. El vino es de Bodegas Vegamar, con una web muy bonita y completa.

Primero un carpaccio muy bueno al que le sobraba un poco de aceite, un hatillo de queso fresco con langostinos en pasta brick (original), y unas setas y hongos con jamón (lo mejor). Después comí atún (a pesar de pedirlo poco hecho, estaba bastante pasado) y un bacalao con salmorejo que sí estaba muy bueno.

Un sitio interesante, bastante bien decorado y recogido. Muy buen trato del personal. Lástima del atún. No obstante es recomendable. Calculo que entre 40 y 50.


Abadía D'Espí
Sala, 3 Valencia, 46002
Teléfono 963512077
maps.google.es

miércoles, 7 de mayo de 2008

La propina


La propina es un tema sujeto a multitud de interpretaciones. En algunos países se considera una obligación tácita, en otros incluso se pone en la cuenta o sale en el recibo para que la rellenemos. Muchos camareros en el extranjero pueden casi insultarte si no dejas lo que consideran conveniente. En España es muy curioso. En general no tiene mucho que ver con el precio. Hay comidas de precio astronómico en las que el que paga (la empresa más gorda de los asistentes) no deja un duro.

Los sueldos son bajos, pero salen de lo que se paga, por lo que a mayor sueldo, menos necesidad de propina, y cuenta más alta (a igualdad de comida). Si no hay incentivo económico, el trato se resiente (el mundo no es perfecto). Dejamos aparte las consideraciones de explotación que puntualmente se dan. Cuando ésto pasa, la calidad de la atención y del establecimiento es mala, o es una franquicia.

Si el restaurante es familiar, y se da propina, pagamos la propina si hemos estado a gusto con el servicio, o si creemos que la comida vale más de lo que hemos pagado, ya que la propina es un plus que cobra la propiedad.

Si el camarero es ajeno a la propiedad, y la propina sólo le remunera a él, mi teoría es que hay que dar en función de su atención, pero no de la comida servida, que puede ser excelente pero con un nivel de atención malo. El precio de la comida es ajeno al camarero "no tiene la culpa" del precio, y no le debemos castigar.

Mi opinión es que la propina es buena y necesaria, que debe utilizarse como premio a una atención extraordinaria, o a una comida excelente si es que va destinada al empleado o a la empresa.

Bueno, una reflexión un poco liosa, en fin otro día estaré más lucido