La Sucursal del IVAM. Valencia

Después de un disgusto notable, en una reunión con mi amigo A, decidimos rematar la mañana con una comida en un sitio de renombre con el fin de guardar un buen recuerdo del día en lugar de malo. (La última vez acabamos en La Broche todavía con Arola).

Subiendo las escaleras del edificio del Instituto Valenciano de Arte Moderno, encima de la cafetería desde la que se ve como trabajan los cocineros, se llega a un comedor acorde con el Instituto (Arte Moderno) y dispuestos a una comida también de arte moderno.

El comedor es cuadrado, con la escalera que asciende por el centro, las mesas están dispuestas de forma regular alrededor del perímetro, con una gran colección de botellas de whisky y otros licores. Una banda de cristal en el centro de la pared deja pasar luz al restaurante, que es algo oscuro por el negro del techo. Las copas de agua son de balón sin pie, las de vino creo que Riedel. La vajilla y cubertería de diseño, sustituyendo el cuchillo por una especie de cuchara-pala de pescado en casi todos los platos.

Carta de aguas, carta de cervezas y carta de vinos. No tomamos vino (a este paso no se cómo voy a acabar) debido a la legislación actual, aunque nos dicen que hay algunos vinos por copas.

La carta de aguas es muy entretenida. Diría que unas 40 referencias de todo el mundo y llegando a la Bling a 70 € por 750ml . Pido una Vilajuiga de Gerona con un casi inapreciable gas. Y Alhambra Reserva 1925, una cerveza que me gusta mucho.

Pedimos el Menú degustación, consta de muchos platos. Recuerdo del menú, primero unos aperitivitos cucharita de cochina (mejillón pequeño valenciano) con otros dos, foie con calabaza y verduritas crocantes (interesante), mini plato de arroz con pulpitos y cuadradito de allioli, huevo cocido a baja temperatura con carbón de espárrago y migas de aceitunas negras (quizá lo mejor), salmonete con gnocci líquido de all i pebre (gnocci tipo adriá), lomos de conejo (suaves), carré de cordero con mojellas caramelizadas . Melón con té verde y aloe vera (original), panacota con teja de cacao (normal), finalizando con unas cookies, petit fours y otra cosa.


La cocina es muy elaborada, pero en mi opinión, la elaboración como medio de llegar a algo es arte o creación. No se si llega aquí o se convierte en un fin. De todos modos, recomendable. Tengo que volver, pero bebiendo vino.

85 € por persona.

La Sucursal
Guillem de Castro, 118.
Museo IVAM. (Valencia). Tel: 963 746 665.

Comentarios