Porto Novo

En este fin de semana punta de agosto, nos resultaba difícil elegir dónde tomar unas tapas para cenar, ya que todo está a tope. Optamos por ir a un sitio "escondido" que nos habían recomendado. El gallego Porto-Novo, en la Albufereta, en la calle Apolo, en la falda de Lucentum y detrás de donde estuvo la Iglesia de la Albufereta.

Es un local amplio, con mesas en la estrecha acera. Los camareros son eficientes, atendiendo a la situación de lleno total con profesionalidad. Decoración marinera, aire acondicionado algo fresco. Viendo el estilo del local, pedimos mejillones (al vapor), un valor seguro, pimientos de padrón (me tocó uno de los picantes-súper), y pulpo a la gallega (bueno, como dicen ellos a feira). El mejor que he comido desde hace años. Como los niños tenían algo de hambre, unos montaditos (el pan era mejorable).

El pulpo se cocina en pulpeira de cobre siguiendo el método tradicional, la ensaladilla es casera, y tiene alguna gambita dentro, las patatitas con mojo picón son un buen punto.


BubbleShare: Share photos - Powered by BubbleShare


maps.google.es

Comentarios