lunes, 27 de octubre de 2008

Taberna el Gallo. Córdoba




Las tabernas de Córdoba mantienen un ambiente único, por el que el tiempo no pasa. Uno de sus clásicos es El Gallo desde 1936.

Al entrar nos saluda su clásica barra y detrás, unas habitaciones en las que se mantiene un sistema de timbres por los que se avisa a los camareros. Se debe tomar vino de Montilla, aunque cada vez la cerveza le come más el terreno. La denominación de origen está haciendo esfuerzos en conservar el vino, y han instalado  unos carteles metálicos en los exteriores tabernas para poder identificar el vino que puedes tomar dentro.




Una copa de vino es la medida que tradicionalmente tomamos fuera, pero aquí hay otra dosis, el medio, que contrariamente a lo que puede parecer es más que una copa, se llena hasta el borde. Además te preguntan si lo quieres natural o frío. (Yo lo tomo frío, aunque los puristas no están de acuerdo). El Fino de El Gallo es Amargoso, y doy fe de que tiene una suavidad sobresaliente. Tomamos unas tapas excelentes, unas berenjenas fritas cortadas a palitos, con ese sabor a frito cordobés inconfundible, unas gambas con gabardina de chuparse los dedos y un flamenquin de los mejores que he probado últimamente, con el jamón en el mismo centro y un sabor potente.

Los camareros con su chaqueta blanca se desllizan por los recovecos del local sirviendo tradición y alegría, creo que podrán pasar otros veinte años (ya hace desde que vine la primera vez) y todo seguirá igual (o por lo menos eso espero).

Taberna El Gallo
María Cristina, 6
Córdoba 14001
Teléfono 957471780

lunes, 20 de octubre de 2008

El Escorial



Estos dos últimos días los he pasado en un sitio verdaderamente interesante, el centro universitario María Cristina, en El Escorial. Es un complejo anexo al monasterio de San Lorenzo, todo de granito, y con aspecto de monasterio fundado en los finales del XIX y regido por los agustinos, donde voy a hacer un curso que va a durar hasta Junio. (Mi comentario será gastronómico, no desesperéis). Todo aquí es apacible, sobrio y limpio. Un lugar perfecto para abstraerte del día a día.

No creo que se pueda comer sin estar alojado allí, pero no me resisto a compartir mi experiencia de dos comidas y una cena. Es como retrasar el reloj. Unas comidas fenomenalmente cocinadas y muy bien servidas, sencillas pero ejecutadas con cariño y profesionalidad.


Con una puntualidad monacal, tanto en su comienzo como en su final, tres platos siempre, un caldo o una crema de verduras servidas en una taza de loza gorda, intemporal, para entrar en calor, ya que estamos a más de 900 metros de altura. Unas judías verdes con patatas y pimentón espectaculares, una lasaña de atún con un sabor que me recordaba a los canelones de mi niñez, una simple pechuga de pollo a la parrilla, o un filete con patatas fritas de verdad, o un emperador con sabor auténtico. Por cierto, todas las comidas con un Ribera de crianza de 14,5 grados, muy sabroso y potente, Valdecuriel.


Todo seguirá así, seguro, en el resto del curso, como vendrá siendo desde hace muchos años.

sábado, 4 de octubre de 2008

Restaurante Bol (cerró)




Anoche P organizó una cena para 12, eligiendo el Restaurante Bol, en la Avenida de Miriam Blasco. Como nos contaba Nicolás Soler, en Alicante hay ocho restaurantes que todo el mundo conoce y muchos que a base de trabajo y tesón se baten el cobre por la clientela. Bol es un buen ejemplo de restaurante digno, cuidado en todos sus detalles (decoración y atención incluida), y además con buena comida.



Además de nuestra mesa de 12, había otra de unos 25, con lo que el ambiente sonoro era potente. Nos prepararon una mesa muy amplia, y le pedí a Nicolás que se ocupara de traer lo que quisiera al centro, para todos. Asumió la responsabilidad, y nos trajeron: primero unas cocas con una anchoa y mozzarella con un fondo de tomate y de mermelada de tomate bastante originales, un carpaccio de buey sobre el que había rallado foie y parmesano, una ensalada templada con chopitos (calamaritos fritos), lechuga y unas nueces (combinación que me gustó), una milhoja muy crujiente con foie y unas patatas pochadas con un huevo frito encima. A continuación unos entrecotts trinchados gorditos y poco hechos (para mí en su punto, como diría cuchillero "as rare as possible"), en la mesa hubo quien pidió que lo pasaran un poco más. La carne de muy buena calidad. De postre unos platos con crepes, alguna tarta y algo más que ya no nos comimos casi, por estar ya más dedicados a la parla.

Bebimos alguna caña y varias botellas de Azpilicueta Crianza del 2005, un Rioja de carácter.

Unos 30 € por cabeza, lo que supone una muy buena relación calidad-precio.

Buen trato e imagen. Repetiré.

Por cierto, para los que seáis de fuera, merece la pena la parada del tranvía que está al lado.



Restaurante Bol
Avenida de Miriam Blasco 6
03540 Alicante

Teléfono 965269246


jueves, 2 de octubre de 2008

Sale e Pepe






Este restaurante está en la Plaza de Abad Penalva, en Alicante. Esta plaza ha quedado francamente bonita, desde que restauraron la Iglesia de San Nicolás y la casa de enfrente, modernista del arquitecto Enrique Sánchez Sedeño con unas rejas en los balcones muy interesantes.

Es un local agradable, aunque la terraza es más interesante en este tiempo en el que ya se puede estar sin pasar calor. El mes de Octubre tiene un clima muy bueno aquí, especialmente para comer en las terrazas.

Tiene una carta más sencilla que su hermano La Spiga (auténtico ristorante italiano justo al lado en la calle mayor), y tomamos un menú, ahora que ya los niños tienen colegio por la tarde y P y yo podemos quedar a comer fuera. De primero elegimos una ensalada de rúcola con parmesano (además llevaba lechuga y tomate), bastante grande, y con un aceite decente y un aceto balsámico interesante. Además un revuelto de verduras que consistía en berenjena, tomate, pimiento y algunas más compactadas en forma de timbal. Bonito y bueno. De segundo unos spaghetti con gambas y ajo (...), y una pizza en forma de baguette con alcachofas mozzarella y atún (original y sabroso). Unos cafés Musetti en su taza tradicional, y unas botellas de agua. Muy digno por 9,70 € cada uno. Servicio bueno y agradable. Gran opción para menú en el centro. 

Nada que ver con las pizzerías habituales.


Sale e Pepe
c/ Muñoz 3
03002 Alicante
Teléfono 965204048