sábado, 27 de diciembre de 2008

Cata Bodega Selección 2008






La tradicional cata de Diciembre de Bodega Selección en Campello, no ha sido menos que la de otros años. La disposición era la de los últimos años, unos vinos de precio asequible en la primera fase, una mesa con espumosos, y una con grandes vinos.

Entre los vinos "normales", me encantó el Atica, un Pinot Noir del Penedes, y sobre todo el Dehesa de la Granja, de Zamora (dos años en barrica y sin denominación de origen) francamente en su punto. Además probé un Monastrell bastante redondo, Don Salinas, un Ribera del Duero Reserva, Señorío de los Baldíos, Un Bajo Aragón, Fandos y Barriuso, con una muy buena nariz, y unTierra de Castilla que no me dijo nada, Finca la Sabina.

Entre los espumosos, tomamos un Cava catalán, CastellForit, en su versiones Rosé y normal (mejor este último), un Pinot Grigio italiano, Canti, y un muy original Chenin Blanc sudafricano, Voorspoed. Finalmente, un fenomenal Cattier.

Pasando a la mesa "noble", entre algunos clásicos de la casa, como el Ogga, y el Pagos Viejos de Artadi, que me salté, Esteban de la Rosa abrió un Palacio de Arganza de 1958 (toma ya, 50 años), que todavía estaba vivo, un Valsaero 98, un Marques de Griñon Petit Verdot, un Rioja Nabot bastante profundo, y finalmente un Vega Sicilia único 1989 de 510 € la botella.


Probando todo esto, cada uno se da cuenta que su paladar "elige" al vino, y que no por ser más caro, un vino le gusta a uno más. Ahora bien, hay que reconocer lo fuera de lo común que son los vinos "especiales". Me gustaría tener más facultades para poder apreciarlos mejor. Qué pena tener que esperar al año que viene para disfrutar todo esto.

No obstante, todos los primeros sábados de mes hay cata (no de estos vinos, normalmente).

Este año, a 10 € la entrada. Sigue siendo muy barato.


Bodega Selección Campello
calle San Bartolomé 101
03560 El Campello




Mi Casa


Este restaurante pertenece a un grupo murciano que incluso ha ampliado sus locales a Madrid. Yo sólo he visitado el de San Juan, junto a la carretera antigua de ir a la Playa.

Está en una casa grande, como de campo, con un soportal de entrada tablonado. En cuanto abres la puerta de madera maciza, a la derecha se observa su gran atractivo, detrás de una pecera llena de bogavantes. Son las fogatas de sarmiento donde se hace el arroz de un grano de espesor, que es el gran desconocido de los arroces alicantinos fuera de aquí. Este fuego hace que el arroz esté uniformemente hecho, y aporta un aroma especial.

La fórmula es de menú único, en el que sólo se elige el arroz, de entre cuatro. Nosotros (tuve el honor de asistir con Cuchillero y T), tomamos el tradicional, de serranas y conejo, puro monte y espectáculo. Antes, junto con una jarra de cerveza, un platito de ensaladilla rusa (patata machacada, muy buena), pimientos asados al sarmiento (machacaditos y con aceite), una hogaza de pan untado con aceite y ajo, un platito de queso y fuet, una ensalada murciana (tomate en conserva, huevo y atún), y unos huevos rotos con patatas a lo pobre.

De postre, flan y unos chocolatitos.

El local es muy grande, con dos pisos y con camareros profesionales y rápidos. Así está de lleno, incluso con la crisis. La fórmula es bien sencilla, todo bueno, a precio correcto, 30 € por persona. 

Uno de los mejores arroces de la zona, e imperdonable no probarlo si aún no lo conoces. 


Mi Casa
c/ Creuetes
San Juan de Alicante 03550
Teléfono 965655187

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Bruno Caruso


Este restaurante que está en el barrio, cerca de la catedral de San Nicolás es el iniciador del grupo que hoy incluso se ha convertido en franquicia. Abrió ahora hace veinte años, y combina la pizza, la pasta y el cous cous. Es el original Bruno.

Para el que se plantee iniciar una franquicia es imprescindible que coma en el original. En este caso, sí que se da la regla de oro de la franquicia, que es un negocio que funciona, exportarlo a otro sitio.

Comimos con los niños en la planta baja, de las tres que tiene. Elegimos una ensalada Cesar con pollo y un aliño de mostaza suave y un trozo de tarta de cebolla y uno de quiche lorraine. Todo correcto. Después unas pizzas, una lasaña y un canelón de verdura. Mejor las pizzas que la pasta, son de masa fina y con un relleno abundante sin llegar a ser excesivo. La cubertería, mantel y servicio, bien. La carta es bastante amplia, y todos los platos que se ven pasar tienen buena pinta. 

Sin grandes alegrías en la bebida a algo menos de 18 € por persona.

Un infalible. Estaba lleno.

Bruno Caruso Barrio
Miguel Soler, 10
Alicante
Teléfono 965215070


sábado, 20 de diciembre de 2008

Mesón la Cueva.San Lorenzo de El Escorial

En mi última visita al El Escorial, hicimos una cena multitudinaria en este restaurante tan clásico y tan antiguo, tanto que es una antigua posada de 1768. El edificio muestra que el concepto de local para comer ha cambiado de forma radical. Esto es un edificio de pisos, con un gran patio central por el que ascienden unas escaleras y con habitaciones para comer de forma reservada unos de otros. Nada que ver con el concepto actual. Es muy interesante desde este punto de vista, la decoración es casi de época, incluso unos curiosos vestidos de los camareros, con unos blusones.

Un comedor de muebles recios, y unas sillas con un respaldo articulado muy curioso, en una mesa de 20 personas. Alacenas y mesas en el comedor, y vino en jarras de barro (simplemente bebible). La cena era organizada con un menú a 39 € más IVA (caro para lo que comimos).

Primero unos platos de queso (castellano no curado), unos platos de un jamón decente y algo más de embutido, una ensalada, unas croquetas y un revuelto de gambas. Después un lenguado (o cordero), y de postre, flanes y una leche agridulce).

Algún chupito de remate. Luego una copa en el Sapo Rojo. Divertido Pub, con una furgoneta citroen antigua dentro, convertida en barra, de lo más curioso.

Mesón la Cueva

www.mesonlacueva.com

jueves, 11 de diciembre de 2008

El Maestral




Un restaurante que ha tenido una estrella Michelin,  tiene generalmente una personalidad definida. Este chalet de Vistahermosa transformado en restaurante con jardín (en verano se come en él si se quiere), tiene una decoración muy clásica (madera, tonos rojos y tapicerías de rayas en sillas sólidas).

Hoy hemos tenido una comida familiar, (invitaba G, muchas gracias), que ha sido francamente agradable. De primero hemos tomado varias entradas, iniciadas por un vasito de caldo con una mini tosta como aperitivo de la casa, unos platos de jamón bien cortado, unas anchoas caseras espectaculares encima de un buen tomate surcado, unos calamares a la plancha acompañados por una guarnicioncita, y una croqueta de lechona (de cochinillo) bastante generosa por barba.


Los segundos son clásicos en cuanto a su factura, pero con cierta elaboración, yo he tomado un solomillo con un pastel de queso y foie (en su punto justo), y he probado un chuletón de buey que han terminado G y E de hacer en la mesa. Carne fuerte, super roja, de la que normalmente no se come por todas esas recomendaciones de los últimos tiempos (Ay ....).




Los postres, con una pinta espectacular (bizcocho de chocolate con una copita cóctel de natillas, por ejemplo). Yo no tomé nada más que un muy buen café.


Para el final dejo una de las mejores elecciones de vino que me ha tocado hacer en los últimos tiempos, Heretat de Secilia (Cabernet, Syrah, Petit Verdot), con un aroma a vainilla tremendo y un paso de boca sedoso, muy elegante. Bodega de una de las familias propietarias, con sede en Novelda, Alicante. Casi me ha gustado más que su hermano mayor, el Ad Gaude.


Restaurante de unos 60 € por persona si no te pasas mucho con el vino. El servicio, impecable, incluidas las mantelerías, cuberterías, recepcionistas, maitre, vigilante de coches. etc. Para hacer reuniones en el piso superior ajustando el menú es una de las mejores opciones de Alicante.

El Maestral
c/ Andalucía 18
03016 Alicante
Teléfono 965262585



jueves, 4 de diciembre de 2008

Le Beaujolais nouveau est arrivé


Desde hace años, y por esa tontería internacional, compro Beaujolais en estas fechas, recién llegado (tercer Jueves de Noviembre). Usualmente en Carrefour o Alcampo, que haciendo honor a su nacionalidad, cumplen con la tradición. Nunca me ha parecido nada extraordinario, y he esperado la llegada del Milflores de Rioja como una mejor alternativa.

Este año, mi Beaujolais Nouveau vino de Francia como regalo de P, y le he encontrado un nuevo punto, no se si por ser diferente del que he probado hasta la fecha, me ha gustado más. Incluso le he encontrado un paso de boca suave y un gusto final a frutos secos. Muy agradable. Champ D'oiseaux, de Protheau et Fils.

Para acompañarlo, me trajo unos quesos de un supermercado de Paris (hay muchos de esa cadena) que se llama Franprix, y su marca blanca Leader Price.



Un Chaource, queso de pasta blanda, no muy potente de sabor pero interesante, queso de la región de la Champagne. Una buena alternativa a un camembert de leche pasterizada. Un Brin D'Or megacremoso, de los que te comes de una sentada no por su gran sabor sino por su untuosidad. Finalmente un queso de cabra Chabichou du Poitou no muy fuerte y con una textura muy distinta a esos rollos que venden para hacer ensalada.






La verdad es que es muy divertido tomar una botella de vino con quesos desconocidos, y aunque ayer oí en un programa que hacen en la cadena Punt 2 que se llama Entre vins, que el queso servía para engañar a los compradores de vino ya que cualquier vino sabe bien si lo acompañas con queso, el engaño no deja a veces de ser un placer.