viernes, 23 de enero de 2009

Tapeo en Alicante


Hoy hemos realizado un pequeño periplode tapeo por el centro, que de vez en cuando apetece comer de esta manera más que sentado en una mesa. Alicante también tiene buenos sitios para tapear, aunque no sea muy clásico el andar de un bar a otro.



Empezamos en la Taverna del Racó del Pla (sí es una "v" pero ellos lo escriben así), en un local amplio, con una barra a dos alturas y unas mesas de tapeo a la entrada y al fondo alguna mesa más puesta para comer sentado. Tomamos en la barra unas patatas de río con un poquito de alioli, unas croquetas de jamón y bacalao y una almejas a la marinera (estas últimas podían haber estado mejores). En la barra, bastante marisco y otras tapas. Hay variedad. Muy buen ambiente en este local al que deseo gran éxito. calle Navas, 40



Continuamos con un gallego muy clásico, el Rias Baixas de la calle de Pablo Iglesias, en donde como no podía ser de otra manera, tomamos unos pimientos de Padrón (no picó ninguno. La dueña sabe diferenciar los que pican de los que no, no sé cómo lo hace), unos chorizos a la sidra y un trozo de empanada gallega. Infalible. Es un local con barra y mesas al fondo, donde se respiran los ochenta.



Con tres cervezas en el cuerpo enfilamos hacia el Mercado, y en la calle de Velázquez entramos en otro histórico, el Guillermo, donde elegimos ensaladilla rusa, habas crudas (más alicantino imposible), una pericana (super fuerte), unos pepitos de ternera cortados por la mitad y unos calamares a la romana de chuparse los dedos. Bar superclásico con ambiente popular y mucho moviento. Son super eficientes y rápidos. hay algunas mesas, pero suele estar lleno.



Finalmente entramos en el Damasol, en la calle Balmes, a la espalda del Mercado Central, y desde una barrita que tiene en la calle, tomamos unos champiñones con verdura, bacalao frito y un filete de atún de ijada a la plancha troceado, para rematar con unos cafés sentados en la Ibense, de la Avenida de la Constitución. Damasol es un local donde se respira la comida, bastante pequeño y siempre atestado. Un ambientazo para cervecear. No hay que perdérselo en hogueras.



Todo en un día de invierno a 23 grados. No está mal. Excepto el primer sitio, bien decorado, el resto no destaca por su decoración moderna ni cuidada, pero no se trataba de eso, sino de comer bien y pasárselo mejor. Todo con 100 € cuatro personas, sin pasarnos con las cañas.

martes, 20 de enero de 2009

Vinicolas




Hace unos meses que abrió esta tienda de vinos en San Juan, en donde estuvo el restaurante La Maestra, a la entrada del pueblo desde la carretera general. Aunque no pude realizar más que una fugaz visita, resulta tremendamente interesante este local, donde además de una excelente selección y presentación de los vinos que ofrece, hay espacio para catas y eventos.

Fuí muy bien atendido, con esa mezcla de "te aconsejo pero no te atosigo" que yo concretamente valoro. Cada vino tiene una etiqueta colgada con datos, y están clasificados por paises y por zonas. Tienen una cuidada selección de champagnes (bastante amplia para lo que es habitual) y de destilados.

La selección no obedece más criterio que el de su elección personal, según sus palabras, a veces un poco fundamentalista (a la pregunta por un vino de Alejandro Fernández).

Salí de la tienda con un Champagne artesano Esprit de Giraud  y una botella de Beryna 2006, un excelente vino de Novelda que merece la pena probarse. Está muy bien de críticas, mereciéndolo. Un muy elegante paso de boca con bastante frutosidad. No es muy complicado, por lo que será de amplia aceptación. Precio, 9 €. (atención, 14,5º reina la monastrell, no apto para paladares blandos).


Tengo que repetir. 



Vinicolas
C. Notario Salvador Montesinos 25
03550 San Juan (Alicante) Spain 
Tel. +34 965 9424 96
Fax +34 965 939 542


jueves, 1 de enero de 2009

Cena de fin de año

Cuando en las fiests navideñas nos reunimos a cenar, en general, comemos bien, y mucho. No obstante, pocas veces tenemos una fiesta gastronómica, aunque no es lo más importante en estas fechas. Anoche gozamos de uno de esos momentos en los que se disfruta, además de la compañía de un auténtico espectáculo.

Salmorejo Cordobés trabajó durante todo el día (y también lo más importante, la elección previa de los platos) y nos deleitó con un menú fantástico.

Primero unas tapas. Unas excelentes gambas cocidas con su sal gorda por encima (Restaurante la Piedra), un jamón del valle de los pedroches y un lomo ibérico de aúpa, junto con un paté de anchoas y unas fantásticas aceitunas tetúas caseras.



El primer plato fueron unos calabacines rellenos con pimiento rojo y verde junto con langostinos, en un fondo de tomate realmente fino. Los calabacines estaban crujientes, (hechos al vapor) y el relleno muy sabroso. Además, excelentemente presentados. Gran plato y muy bonito, prestado de otro blog.


Después un Solomillo de ternera al horno realmente especial, ya que estaba rodeado de unas setas salteadas, jamón serrano envuelto, y hojaldre, y horneado para que el centro no llegara a los 45 grados. Muy tierna la carne de su carnicería preferida. Además, unas patatas "perfect" cocidas y luego horneadas con aceite muy británicas y una reducción de Pedro Ximenez. Un plato realmente conseguido, con muchos sabores bien conjuntados.





Al primer plato lo acompañamos con un Dom Perignon de 1999 (regalo de mi hermano G), que lo acompañó con soltura (qué menos), y al segundo con un infalible Pesquera de crianza (obsequio de Cuchillero).



Siguiendo con el virtuosismo culinario, un brazo de gitano al ron con chocolate, y como remate un gin tonic desestructurado y reconvertido en un chupito sólido con tres fases, para gusto de los amantes de la cocina moderna.




Aún así, de todo lo mejor fue la compañía, de Salmorejo y L , y la elegantísima madre de Salmorejo, A.

Post
de Salmorejo sobre la misma cena.