miércoles, 27 de mayo de 2009

Kabuki Wellington. Madrid

Toda una experiencia este excelente restaurante japonés de los tres Kabukis que hay en Madrid. Mi hermano G me llevó a este, que es el restaurante del Hotel Wellington, al principio de la calle Velázquez.

Es realmente pijo, en la acepción no peyorativa de la palabra. Mesa de entrada con recepcionistas de negro, te recogen tus maletines, te acompañan a la mesa. Un comedor alargado, algo oscuro, con una gran barra al fondo donde hasta cinco cocineros preparan platos varios. La carta es auténticamente kilométrica, y qué decir de la de vinos. Curiosamente para un restaurante de comida japonesa (algo "fusionada" con mediterránea, dicen), es super-extensa, y con referencias múltiples tanto españolas como extranjeras. Curiosamente, tiene al final los vinos ordenados por precios.

Elegimos un Albariño Do Ferreira, que maridó muy bien con el pescado y que su acidez va muy bien con el tipo de comida.







Fue una comida-sucesión de platos pequeños. En primer lugar una tempura de verduras (hay mucha oferta de tempuras) acompañada de un caldo de carne. Correcta, aunque previsible.









Después unas sardinas crudas con unas migas con jamón. Muy finas las sardinas, aunque las migas con palillos son muy difíciles de comer.



Un atún picante especiado con unas algas y nabo rayado. Un plato sobresaliente, de los mejores. El atún estaba cortado en oncitas. Nada grasiento.

Siguió el plato mejor de la comida. Unas gambas rojas (de Garrucha, Almería) cuya cabeza estaba pasada por la plancha (para chuparla "a la española") y cuerpo pelado en una camita de arroz para comerlo "a la japonesa". Descomunal. Sólo por éste plato merece la pena venir a comer aquí.


Maki de Salmón (con su wasabi y jengibre rosa). Muy compacto y bien realizado.



Nigiri de Toro, de un color desconocido para mí, más bien naranja. Muy elegante.


Unos nigiris, donde había unas minihamburguesas de Kobe (un bocado excepcional, con un sabor profundo a carne), pez mantequilla con trufa (muy interesante textura) y huevos de codorniz con trufa.



De postre un jardín japonés, un fondo de almendra praliné con tres onzas de chocolate teñido de verde y una con su color. Original en su facción.




Además tomamos unos tés, de una carta con una variedad enorme. Yo tomé un Fujiyama. Otro día quizá no lo pediría, ya que no me aportó nada. Imagino que esto va a gustos.

De todas formas, en resumen fue una comida muy original, con un servicio premium y un ambiente muy elegante. Recomendable para una excepción al bolsillo. Nos costó 184 € dos personas, pero aquí sin cortarse con el vino y pidiendo sin cierto control, te vas a 150 € por persona fácilmente.

Kabuki Wellington

Hotel Wellington. Velázquez, 6. Madrid, 28001

Teléfono 915777877

Mucha información en su web www.restaurantekabuki.com

maps.google.es

2 comentarios:

Salmorejocordobés dijo...

Hola Randolo,
Ya había oído hablar muy bien de restaurante. Claro está que para una ocasión muy especial, pero por lo visto y comentado, merece la pena.
Saludos desd Córdoba

Jabba dijo...

El atun picante se llama Maguro. Anoche mandé a un compañero a comer allí y el comentario que me mandó via sms del maguro fue literalmente "bestial".

Para mí, otra de las grandes cualidades de Kabuki (como de cualquier otro restaurante de los "excepcionales") es que entras acelerado y nervioso de una mañana de trabajo pero sales más reposado que de un spa; especialmente despues de bajar una botella de albariño!

Por cierto, otro compañero se metió entre pecho y espalda el menu degustacion de Arzak... 18 platos. Lastima que esté en las Vascongadas.

Bueno, a ver cuando te animas y nos vamos al poblet.

Un abrazo,