sábado, 16 de enero de 2010

La pequeña Goleta. San Juan





El pasado viernes celebramos una comida de amigos en este local de San Juan. No es un sitio elegante ni bonito, pero veníamos a comer un caldero, recomendado por un auténtico lobo de mar, por lo que había de ser comido con ceremonia.

Tiene dos plantas, en la de abajo una barra larga y alguna mesa, y en arriba un comedor bien ventilado con cuadros marineros. Comimos solos, muy bien atendidos. Aparte del caldero, que detallaré un poco más adelante, tomamos una ensalada, unos mejillones, un plato de quisquillas y una ración de pulpo.

Presidía la mesa una pequeña ración de All i Oli casi sólido, auténtico. El caldero vino en tres etapas. Primero, un cuenco con el caldo de pescado, sólido sabor a mar, para comer con cuchara.


Después, una bandeja con el pescado de hacer el caldo para el arroz con una gallina por persona (están carísimas), que es un pescado de roca que aporta un sabor muy especial y unas patatas que han absorbido el sabor y que están muy hechas. Una delicia absoluta.



Finalmente, se come el arroz, al que se le puede añadir algo del caldo del pescado que ha sobrado en la bandeja para hacerlo más caldoso. El caldero es uno de los arroces que uno no debe perderse, es uno de los más caros, pero de vez en cuando merece la pena recordarlo. Está especialmente bueno comido en la isla de Tabarca, donde lo hacen bien en cualquiera de los chiringuitos y restaurantes.




La comida fue nostálgica y muy divertida, lástima que no puede acompañar a mis compañeros comensales a la post-comida, pero en esta época invernal tengo que estar al tanto de otras cosas.

Un poco caro, unos 40 por persona, con postre, vino y cerveza.

La pequeña Goleta
Calle de Don Tomás Capelo 39
03550 Sant Joan d´Alacant
Teléfono 96 565 48 44


maps.google.es

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido Randolo, por fin un "all i oli" como Dios (con Mayúscula) manda. Sólo por eso, este lugar merece la peregrinación. Lo demás parece de igual nivel. En febrero tengo unos dias libres y a lo peor para tí me acerco a que me lleves a este lugar.¡Gracias!
Abrazos,

Cuchillero

paskki dijo...

Memorable caldero, muy bueno. Extraordinarias las patatas, la gallina, el caldo. Con buenos recuerdos de tantos años de amistad. Para repetir, amigo Randolo. Un abrazo.