Hotel Villa Venecia. Benidorm.



Muchas veces planificamos grandes viajes al extranjero o largos desplazamientos para encontrar un sitio único. Otras veces lo tenemos al lado de casa y no nos damos cuenta.

Esta es la descripción del Hotel Villa Venecia, en Benidorm, único.


Es un hotel al que merece la pena ir desde muy lejos, por su grandísima calidad en todos los detalles, pero que si lo tienes a media hora de casa, es un crimen no disfrutar. La única pena es que no pudimos aprovechar todo lo que podía por estar pocas horas en él.


En el centro del Benidorm histórico, y literalmente colgado encima del mar, (al que saca todo el provecho que puede, y es mucho aquí), está este pequeño hotel, apuesta por la calidad del grupo Magic Costablanca.

Es una alegría que esta empresa haya optado por la innovación, ya que es una excepción en el panorama hotelero (extensísimo) de esta ciudad. Cuando leí hace un tiempo que en el centro de Benidorm se iba a hacer un hotel Boutique de cinco estrellas, tengo que confesar que me chocó. Sin embargo, una vez visitado tengo que reconocer que es un completo acierto, ya que está en sitio muy tranquilo, y que tiene cerca todo lo que uno quiera, ya que en esta ciudad lo hay.


Es un hotel de verdadero lujo, que se palpa en todos los detalles, desde la copa de cava de recepción (en una gran mesa, nada de mostradores), hasta la exquisita amabilidad de todos los empleados con los que hemos tenido contacto en estas horas. Todo el hotel está decorado con fotos y obras de arte de zonas de la provincia de Alicante con su cartel explicativo, y aprovecha al máximo la fachada que da al mar, teniendo grandes cristaleras en las habitaciones, en la planta de recepción y bar, y en la del restaurante.

La habitación en la que he dormido no puede ser mejor, la cama orientada al gran ventanal por el que parece que estas dentro del mar, una iluminación muy cuidada (ultimamente noto falta de luz en muchos hoteles), unas sillas venecianas, una mesita. También hay máquina de café Nespresso, televisión Philips Ambilight, almohadas para elegir la que quieras ya encima de la cama, un cuarto de baño a la ultimísima, con un mando a distancia para las cortinas (paredes de cristal), bañera de hidromasaje, columna de ducha multichorro, incluso sales de baño, un buen espejo de aumento, buen caudal de agua.






No hay que perderse de ninguna manera el amanecer desde la cama.




Un sitio perfecto para pasar unos días románticos, o de descanso, o simplemente para disfrutar. En post aparte hablaré de la gastronomía, que es lo mío. No he podido resistirme a hacer éste sobre el resto.


Hotel Villa Venecia. (5 estrellas)
Plaza San Jaume, 1, 03500 Benidorm
Teléfono 965855466


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La visita al Villa Venecia de Benidorm fue algo que arreglado por Randolo en complicidad con nuestras esposas. Tengo que decir que siento la necesidad compulsiva de volver, esta vez con mi mujer para disfrutar de una experiencia para los sentidos verdaderamente memorable. El hotel en si esta situado en lo mejor de un lugar conocido en el mundo entero por su clima. Pero es que además el entorno es difícilmente igualable. El edificio ha sido recientemente reformado en profundidad para ofrecer una oferta que es verdaderamente sigular en la zona. Me atrevería a decir que el personal que trabaja sigue con naturalidad un manual de estilo intencionadamente preparado para hacer de la estancia una experiencia delicada. Las habitaciones gozan de unas vistas al mar que recojen tanto el skyline de Benidorm como la vieja villa sintetizada en la Plaça del Castell. Sólo este espectáculo merece un largo fin de semana. Pero es que además disponen todo aquello que se puede esperar de un cinco estrellas con clase. No pudimos disfrutar del brunch del domingo, ni de otras facilidades como el spa pero sí del restaurante que dirige una jóven chef que ofrece sin pretensiones un menú de ingrediente bien ejecutado y honesto. En fín, la próxima vez sera más sosegado, poniendo atención al detalle de disfrutar de una apuesta única en un lugar que lo merece.

Cuchillero