Prensa escrita

En este mes de Marzo de tan escasa productividad, voy a escribir un artículo teórico, espero que no decepcione a los escasos seguidores de este blog. Recientemente he sido invitado a una comida-coloquio en el restaurante La Ereta, del que ya he hablado previamente. Someramente y para no perder la costumbre de este blog, la comida estuvo compuesta por una ensalada de langostinos, unos huevos con jamón y patatas en copa originales y un confit de pato, terminado por un tiramisú, todo bueno y bien servido, en una única mesa para todo el restaurante

Bueno, el invitado era el director de un importante periódico, que nos hablaba sobre la crisis en la prensa. (Dejo aparte nombres y medios, ya que no es trascendente para lo que quiero contar y además no debo, por la confianza que transmitió en el acto y porque en cierto modo, lo considero amigo mío.

Después de analizar el mercado y sus problemas, detecté un rechazo a internet como medio, ya que según él, en general la juventud no distingue las cabeceras, y da la misma credibilidad a lo que figura debajo de elmundo.es o elpais.com que a forocoches, por poner un ejemplo. También nos cuenta que no hay cultura de lectura de medios ni siquiera entre los universitarios, y que la accesibilidad de internet ataca el espíritu de la prensa. Más allá de generalidades, yo no estoy en el fondo de acuerdo en absoluto. Internet es un medio, no es un contenido, y lo que ha cambiado no sólo es la actitud con internet ante la prensa, sino el concepto de la utilización del tiempo. Lo que ataca a la prensa es la rapidez con que con el ordenador se tiene acceso a las noticias y el tiempo que hoy en día se dedica a ello. Muchos lectores de prensa (la mayoría de ellos), salvo los domingos, hojean el periódico, y leen los titulares, y escasos artículos de opinión, por lo que la sustitución por la prensa digital es evidente.

Hoy en día es difícil encontrar a alguien que dedique una hora diaria a leer un periódico “como Dios manda”, igual que es difícil encontrar a alquien que esté en casa para hacer una entrega de un paquete o una bombona de butano, y no sólo porque “no tenga tiempo” sino por la percepción o el uso del tiempo que quiera dedicar. La época de la inmediatez y la especificidad no sólo es por la internet, es por muchas más cosas (los móviles, el “bienestar”…).

Por otra parte, otro aspecto llamativo de la charla es la mala imagen de los blogs, ya que no están sometidos a ningún control, a la ley de prensa, etc., mientras que la prensa escrita debe supuestamente contrastar lo que escribe y no puede publicar rumores ni artículos infundados. En esto tampoco estoy de acuerdo, ya que al igual que se extienden muchos bulos por internet, la prensa también publica artículos infundados, y la credibilidad del medio la da el lector. Es igual que si, por ejemplo, se lee una pintada en la calle llamando ladrón a determinado político, y le damos credibilidad por el hecho de estar escrita en tinta en lugar de en el ordenador.

En fin, no se cual es la solución de la prensa escrita, si el de regalar cosas con el periódico para que el público la adquiera, publicar más páginas de opinión o convertirse en revistas semanales, todo puede pasar. Lo que si tengo claro, es que salvo que algún gobierno, sociedad de autores, o similar cambie las reglas de acceso a internet o la facilidad de publicar, las cosas no van a cambiar mucho.

Yo me fio lo mismo de un comentario sobre un restaurante de un blog que de un artículo del periódico, entre otras cosas porque cuando va el crítico gastronómico de la prensa (avisando antes, claro), no tiene la misma atención ni se le sirve igual que a cualquier persona.
A lo mejor no me fio lo mismo de una opinión política o de un artículo sobre economía depende de donde lo lea.

Comentarios

Ernesto ha dicho que…
En temas gastronómicos por ejemplo, me fío mas de tu opinión una vez que he probado restaurantes que no conocía y he estado de acuerdo con tu opinión, u otros en los que ya había estado y he visto que pensamos de manera parecida, que de un crítico de un periódico que muchas veces no es mas que un estómago agradecido y muchas veces escribe en función del nivel de amiguismo o de si le h an hecho pagar o no la factura.
Randolo ha dicho que…
Ayer precisamente Rodriguez Ibarra, en El Pais escribió un artículo sobre la crisis de la prensa en la que más o menos la idea principal es que lo que han cambiado son las necesidades sociales, y que internet es un reflejo de la inmediatez con la que se vive ahora.

link
http://www.elpais.com/articulo/opinion/cambios/prensa/escrita/elpepiopi/20100331elpepiopi_4/Tes/
Anónimo ha dicho que…
Este amigo tuyo de la conferencia echa pestes de internet porque sabe que la prensa escrita está acabada, es cuestión de poco tiempo. Algunos diarios como The Times van a cobrar desde junio por acceder a su edición digital. También y desde hace tiempo algunos periódicos digitales en España tienen áreas abiertas sólo a suscriptores. Lo de la credibilidad, la falta de tiempo, las costumbres de la juventud actual y otras zarandajas son una excusa interesada para tratar de explicar el ocaso del sector.
En tiempos de crisis rige más que nunca la implacable ley económica de los márgenes. Los lectores de la edición de papel que desaparecen son muchos de los que fueron asíduos de esos diarios y que ahora se preguntan porqué gastar algo más de un euro al día en algo tan perecedero como un períodico cuando se puede acceder a la información básica de forma gratuita y actualizada al minuto. Las grandes rotativas han lanzado sus ediciones en la red porque sino hubieran perdido su "share" en el medio de comunicación mas poderoso y en contínua expansión del momento, pero eso a sabiendas de que era en detrimento de sus tiradas en papel.
En fin, es un futuro, más ecológico y sobre todo más eficiente. No hace falta decir la ingente cantidad de papel y tinta que se consume. Tampoco hay gastos de distribución y se permite repetir la edición tantas veces como haga falta para tenerla actualizada.
Aquellos que se aferran a una época que ya no existe, previa a la crisis económica, desaparecerán del mercado por mucho que traten de buscar culpables en los jóvenes que se informan mejor que antes o en la calidad de la prensa escrita, que también es variable, o aún peor, auspiciar regulaciones proteccionistas para evitar la competencia.
Saludos,

Cuchillero
Randolo ha dicho que…
Veo que tienes claro lo que pasará. Lo describes con precisión quirúrgica. No creo que al conferenciante le gustara leerlo, aunque probablemente esté de acuerdo en su fuero interno.
carmen rico ha dicho que…
Conozco algo el mundo editorial. En este país tiene poco futuro la prensa escrita y mas cuando la prensa mas vendida sigue siendo la deportiva. Cuando se vendía mucha prensa era porque no se tenía el acceso a Internet que tenemos ahora y el hecho de salir tomar un café y comprar la prensa era un hábito, pero la mayoría de las veces ni se leia, salvo los titulares, la programación de televisión y los deportes.
Vemos como cada vez es más difícil comprar un periódico, los quioscos desaparecen, las tiendas de prensa que cierran no vuelven a abrir, en los centros comerciales es muy raro poder comprar publicaciones, es una actividad dura y con poco margen. Las revistas del corazón cada vez se venden menos porque la televisión ofrece ese tipo de información.
Yo soy lectora de ´prensa de papel, pero se que se acaba y también lo saben los editores que se han convertido en vendedores de sartenes, cristalerias etc.
¿Cuantos puestos de trabajo está costando? Bueno pero esto es otro tema!!
Un saludo.
Carmen
Ernesto ha dicho que…
Bastante de acuerdo con lo que comentáis. El mundo avanza, y una vez mas, parece que hay gente que no lo entiende o no quiere entenderlo.
Es muy parecido al tema musical, en el que el formato físico va camino de convertirse de cosa de coleccionistas, y que en vez de asumirlo y buscar nuevas formas de mercado, se opta por prohibir y hablar de delitos ante cosas que la ley no especifica como tales.