sábado, 3 de julio de 2010

Hard Rock Café. Madrid


En la misma línea de restaurantes divertidos, también fuimos a éste, cuya campaña de difusión mundial, muy curiosa desde el punto de vista de marketing, son las camisetas con el logo y el lugar remoto. Es una enorme empresa, con restaurantes en los cinco continentes, casinos, y hasta un parque temático.

Más allá sobre las consideraciones sobre la comida americana, es un buen sitio para recurrir, una buena hamburguesa de vez en cuando es muy apetecible.

Está situado en la esquina entre la Castellana y Colón, por lo tanto, más localizable imposible. Cuando entras, te dan una maquinita que te avisa cuando te toca comer. (En el mayor anglicismo que recuerdo, te dicen que "bipa", de beep). Mientras esperas, te da tiempo de ver su estructura a base de comedores con muebles de madera, en diferentes alturas, y todas las paredes llenas de guitarras y ropa de estrellas del rock nacionales e internacionales, como un traje de Madonna, otro de Shakira, una guitarra de Alaska, unas zapatillas de El Canto del Loco, una carta de Amor de Slash, y la mejor reliquia del local, unos zapatos de Michael Jackson. Sólo por este entretenimiento ya merece la pena la visita. También está la ineludible tienda de camisetas, con muchos más recuerdos, aunque bastante caros.

Una tropa de camareros vestidos de negro se desplazan frenéticos de un lado a otro sirviendo enormes platos de comida americana, entre las mesas, los curiosos, y los que esperamos. No se enfadan a pesar de que estamos molestando.

Nos sientan en un comedor en el sótano, algo oscuro, con pantallas gigantes en las que se ven conciertos de rock. Nos dejan unas enormes cartas, en las que la comida es la esperable. Elegimos unas Hamburguesas y unos Nachos. Las hamburguesas son enormes, de buena carne, de las que sólo tienen carne. Las patatas son mediocres, y los aderezos de las distintas versiones están bastante bien consuguidos. Yo elijo una con una salsa de chipotles y queso con cebollas. Las Ribs que tomó G no me gustaron mucho.

A pesar de su saque habitual, P no consiguió acabar con su plato, lo que hace idea de su tamaño.

Buen lugar para ir con niños y adolescentes.

Hard Rock Cafe Madrid
Paseo de la Castellana, 2
28046 Madrid‎ - 914 364 340

http://www.hardrock.com



1 comentario:

Ernesto dijo...

He ido tanto al de Madrid, como Barcelona y Manchester. Para bien o para mal, las cartas son las mismas.
La comida era mejorable (hace 3 años que fui la última vez me parece.
Los postres bastante buenos (a destacar la tarta de manzana), pero una bomba y dificilmente acabables por uno solo.