sábado, 31 de julio de 2010

An Lochan. Glasgow



En mi tercera visita a las frías tierras de Escocia, Cuchillero y T tuvieron el detalle de invitarnos a un restaurante de pescado escocés.

La restauración de este país es muy diferente a cómo nosotros la entendemos, más por una cuestión cultural que por otras razones, pienso yo. Una de las mayores diferencias podría ser que para nosotros es común comer fuera, y para ellos un hecho extraordinario, en el que todo además es más tranquilo.

El local es muy atractivo, todo en blanco y negro, con una fachada tradicional, el rótulo pintado y con pizarras con los diferentes menús de las diferentes horas del día. En la parte exterior hay dos mesitas de madera para que los fumadores puedan salirse, ya que la ley del tabaco aquí es de verdad, no como en España.

El restaurante pertenece a un grupo con dos hoteles pequeños, uno en el campo, al norte de Glasgow, junto a un lago, y otro en la costa occidental. Ambos tienen una pinta de morirse. Parte del pescado lo traen del hotel de la costa, donde ellos lo pescan.



Entrando al local se disponen las mesas directamente en un espacio, con una pequeña barra rectangular en el centro. El servicio es femenino, muy amables y sonrientes. Nos traen la carta, que presenta también algunas diferencias. Hay una serie de platos que se pueden pedir como primeros (starters) o segundos (main) y que según lo elijas de una manera u otra tiene precio distinto (imagino que también cantidad) a continuación están los starters puros y luego los segundos.

Elegimos unas vieiras con bacon y ensalada de hojas (buceadas a mano, según la carta), unas ostras con un chupito de en el centro, y un plato de marisco, que trae cigalas, una vieira, mejillones (pequeñitos, de roca), un poco de salmón y quizá algo más. Las vieiras son excelentes, y la cabeza de cigala que chupo (no sin pensar previamente si queda bien en este sitio), está buenísima.


Tomamos un Sauvignon blanc chileno, al que para nuestro gusto le falta algo de frío, pero nuestros gustos térmicos difieren bastante en la temperatura de las bebidas aquí. Los precios de las bebidas alcohólicas son mucho más altos que en España, hecho que repercute en otro de los aspectos distintos, la alegría general. El público está bastante tranquilo, yo diría que la edad media es algo más alta de la que nos encontraríamos en nuestro país.

De segundo plato sigo con el pescado, unos lomos de trucha en un puré de patatas con pesto y calabacines glaseados con una salsa de pimienta roja, que rodea el plato. La combinación es buena, y la presentación, trabajada. Todos los platos son servidos con estética.



(Cuchillero elige un plato de carne que sospecho no le agradó.)




De postre, elijo un tatin de ruibarbo con helado de vainilla. Son muy aficionados aquí al ruibarbo (rhubarb) que es un tallo de un color rosáceo algo ácido. Combinada con el helado, se mitiga la acidez.

Fue una muy interesante cena (a las 8 de la tarde y a pleno día) con una excelente compañía.

An Lochan
340 Crow Road, Glasgow, Lanarkshire G11 7HT
teléfono 0141 338 6606



1 comentario:

Anónimo dijo...

Lo que comí era roasted pork belly, delicioso cuando bien está preparado, crujiente y sabroso. Pero si hace tiempo que esta preparado o se recaliente pierde todo su encanto. La próxima vez te lo preparo en casa y verás lo que quiero decir.
Un abrazo,

Cuchillero