lunes, 20 de diciembre de 2010

La Penela. Madrid

En el barrio de Salamanca, en una gran esquina de Velázquez, está abierta la sucursal de varios locales gallegos, desde hace algo más de dos años. Acudimos a una cena en la que asisten además dos gallegos que conocen bien los locales originales y que atestiguan que han trasladado bien los productos a Madrid.

Es un local muy grande, algo oscuro, con mesas cuadradas de largo mantel blanco y algo minimalista en su decoración.

Hay bastante servicio, formal y correcto. Por la presencia de galllegos, piden ellos. En primer lugar un fantástico vino de Valdeorras, Guitián, un blanco con bastante más entereza y sabor que los albariños. Toda la comida es de platos a compartir. Un salpicón de rape muy rico, un pulpo a la gallega (con sus patatas) igualmente adecuado, unos mejillones tigre fantásticos y una tortilla de patatas de esas poco cuajadas que era para llorar de lo buena que estaba (podía estarlo, 24 € la tortilla).


De segundo tomamos la especialidad que es una ternera guisada durante horas con unas patatas torneadas que eran una auténtica delicia. La carne se deshacía, de las que cortas con el tenedor. Nuestro amigo insistió terriblemente en que trajeran más patatas. No había pero al final aparecieron.

No probé los postres. La comida estaba realmente buena, un acierto de local para una cena muy agradable y divertida.
Por compartir las raciones, la cuenta fue moderada, a unos 42 € por persona (con bastante vino y copa final), pero si hubiéramos ido sin alguien que conociera cómo pedir, seguro que el resultado de la cuenta hubiera sido algo mayor.

Otra recomendación de acierto seguro. (Aunque insisto, algo oscuro).

La Penela
C/ Velázquez, 87
28006 Madrid
915 765 222

Bar Tomate. Madrid











Este es un local de moda en Madrid, con lo que supone esto en la afluencia de público (mucho) y la asistencia de gente conocida. Para muestra, hemos comido en la mesa de al lado de Rajoy, que compartía mesa con Moragas.


El local tiene dos zonas diferenciadas, (ley del tabaco) separadas por una barra de espera. La decoración es rústico-industrial, incluso con mesas corridas. Adornos rojos de madera, predominio del negro y gris, y música chill-out (que me ha impedido cotillear lo que hablaban nuestros vecinos, una pena).

En uno de los fondos de la sala trabajan una pareja de cocineros, con un gran estante lleno de verduras bien colocadas con unos colores impecables.La carta la traen en una tabla de madera con pinza, y tiene dos hojas, una de comida más informal y rápida y una segunda con algo más de elaboración (no mucha en cualquier caso). Elegimos unas croquetas de ceps (redondas, simplemente correctas), unas verduras salteadas (diría que en un wok, vainas, setas, tomate, brócoli, espárragos, duritas, con una cantidad de grasa justa, muy buenas).



Ausencia de mantel, una hoja de papel de color cartón con el nombre del local en la esquina, servilleta gris de papel, y cubiertos y vajilla funcionales. Los camareros son correctos, pretendidamente no-formales.


Después una hamburguesa con salsa de champiñones, (una salsa buenísima y una buena carne) y una pizza blanca de verduras, (aceptable). De postre compartimos unas fresitas con pimienta (cazuelita con fresitas, una crema y gratinadas, supongo que con al go de pimienta, que no noté).





Una comida entretenida en un sitio de moda, sin ser un espectáculo gastronómico, pero con comida digna. A menos de treinta euros por persona con una cerveza como bebida.

Bar Tomate
Fernando el Santo 26
Madrid 28010
Teléfono 917 023 870

Cafetería Ferpal. Madrid

Hace muchos años que Rodilla se convirtió en una franquicia, con lo que a medida que se va alejando el tiempo se nos olvida cómo eran los sándwiches originales. Buscando otra cosa en internet leí que en esta céntrica cafetería a un paso de la puerta del Sol se podía volver al pasado con unos excelentes sándwiches. He de decir que ha sido un completo acierto, las cremas son sabrosas (según dicen, hechas de forma manual por ellos diariamente) y los sabores son nítidos, sin ese gusto a comida preparada de las franquicias.


Además, como el día previo comí unos sándwiches en una franquicia de Rodilla (estaba en baja forma física, hacía un frío espantoso y era el único sitio que pillaba cerca), la comparación ha sido real y no basada en recuerdos. No sólo eso, sino que además son mucho más baratos, a 80 céntimos en Ferpal en lugar de los 1,20 € a 1,50 €.


La Cafetería es amplia, con un bueno número de jamones colgados del techo, ya que es una concurrida tienda de venta de fiambres y quesos. En la parte derecha hay una barra en la que destaca en el centro una vitrina con los sándwiches preparados. También venden tarrinas con la pasta para hacer los sándwiches en casa.Además, para comer en el tren de vuelta hemos comprado varios, (queso con fiambres, salami, puerros, bacon, ensaladilla, salmón,). He recordado un viaje que realicé con mi amigo J, en el que en un autobús devoramos unos sándwiches que traía un amigo en una bandeja, en 1984 sería.


Recomendación para todas las edades y bolsillos.


Cafetería Ferpal

Arenal, 7

Madrid 28001

Teléfono 915215108

domingo, 5 de diciembre de 2010

Restaurante Club Nautico Costablanca

El renovado comedor del histórico Club Náutico Costablanca, en la Albufereta, alberga ahora al experimentado equipo de Casa Ros, uniendo una comida muy conseguida en un balcón colgado al mar.

Es realmente agradable y bonito comer junto a la cristalera que ocupa desde el suelo al techo, con una vista del puerto deportivo y de toda la bahía. Además, lo mejor es disfrutar de unos productos excelentes.


Hemos elegido un menú completamente marinero, con unas quisquillas de un sabor profundo, un calamar a la plancha fresquísimo, y una gran ensalada, bien surtida y preparada. La quisquilla es un marisco muy sensible, y la que hemos disfrutado hoy estaba en perfecto estado y muy bien cocida, a una temperatura ideal (muy frías pierden el sabor).




Después un par de arroces, uno negro en paella y uno meloso de mero en caldero. El arroz negro tenía muchas verduras, y un buen punto de tinta, sin llegar a ese exceso muy frecuente en el que el arroz es completamente negro. El color ideal para que el arroz negro no esté demasiado fuerte es verde oscuro. Lo han bordado.
El segundo arroz, con un caldo marinero a más no poder, también estaba muy bien hecho.


De postre hemos elegido una tarta de tomate, que era una especie de pan de Calatrava con mermelada de tomate.


Cafés y cerveza, sin excesos en la bebida, calculo que a unos 25 € por persona (íbamos con muchos niños que han comido algo distinto), un precio fantástico.

Además hemos disfrutado hasta la puesta del sol en la mesa en agradable compañía, mientras C se llevaba a los niños a pescar e incluso hemos traído a casa un calamar para la cena.

¿se puede pedir más?

Altamente recomendable. Lo mejor de la zona en ambiente, calidad y trato.


Club Náutico Costablanca (Casa Ros)
Avenida Condomina, 20
03016 Alicante
Teléfono 966385727