lunes, 12 de diciembre de 2011

La Bodeguita de Juanjo


Excelente y típico Mesón Andaluz en la Playa de San Juan. Disfruta de un éxito merecido, ya que su estilo es inconfundiblemente buscado y conseguido. El local es playero, con una gran terraza que en inviernos está cubierta y calefactada, con bastantes mesas, y el interior, con una zona de mesitas y barriles con banquetas altas.

Una carta de tapas andaluzas bastantes variadas, y tapa con la cerveza o vino. Empezamos con una caña que nos traen con un plato generoso de una chacina ibérica. Pedimos una pipirrana de pulpo, y un flamenquín. La primera es una ensalada de pulpo con cebolla y pimiento picado y una vinagreta, bien preparada. El flamenquín está bueno, aunque en Córdoba no lleva queso unas patatitas fritas con pimientos lo acompañan.

Una segunda tapa con las copas de manzanilla Solear que tomamos, un plato de aceitunas partidas y unas alitas de pollo especiadas.

Acabamos tomando una tarta de unos gaditanos que había en el tonel de al lado, ya que uno de ellos cumplía 39 años (felicidades otra vez), y bailando sevillanas con el grupo en directo que tocaba, la madre de la cantaora (un buen guitarrista la acompañaba). Van los viernes y sábados por la noche.

Muy divertida noche, en un ambiente bastante genuino. Habrá que probar más. Precios adecuados.

La Bodeguita de Juanjo
Av Costa Blanca 148
03540 playa de San Juan
Teléfono 965269468

Asador Ansorena. Madrid


Una nueva reunión de trabajo me trae a la capital de España. Como nos juntamos diez a cenar, y viene mi amigo M, el rey de los asadores, venimos a este legendario local en Capitan HayaN 55, bueno, en un pasaje a la altura de esta calle.

Como es martes por la noche, el local es para nosotros solos, un comedor al que se entra directamente desde la puerta de la calle.

Sencillo, sin adornos superfluos, ya que aquí se viene a comer como siempre. De aperitivo, nos traen unas chistorras. Siempre me ha parecido que estan sobrevaloradas, o yo no les he cogido su punto. Estaban buenas.

Pedimos unas alcachofas fritas muy crujientes, unos pimientos rojos bien preparados y alguna cosa más que no recuerdo. Después unos chuletones cortados para compartir realmente buenos, de una carne que se comía sola, roja como el demonio. Repetimos de chuletones.

De postre tomé una cuajada con miel correcta.

Bebimos Izadi crianza, que combinó bastante bien, aunque mejor hubiera sido un reserva con la carne.

Buen servicio, aunque el restaurante vivió mejores momentos estéticos, aunque dudo que la comida fuera mejor.

55 euros por persona contando que bebimos bastante vino y algunos tomaron gin-tonics "modernos".

Asador Ansorena
Capitán Haya 55
Madrid 28020
Teléfono 915796451

Minabo. Madrid


Había intentado ir a éste pequeño restaurante singular en Madrid, que ha tenido presencia en los medios debido a que uno de sus dueños es el director de cine Santiago Segura. Acabo una reunión cerca, y como me toca comer sólo, decido probarlo.

Es un local pequeño, al que se accede bajando unas escaleritas, nada más entrar hay una barra de sushi, con algunas banquetas, y una pequeña mesa, en un segundo espacio un comedorcito con otras seis mesitas y al fondo del pasillo, parece que hay alguna más.

Decoración japonesa, con incienso humeante. Me siento en la barra (así me parece estar menos sólo). Vajilla japonesa sobre un cubre mesa de flores y palillos. Me traen rápidamente la carta, y me dejo aconsejar. Bebo una cerveza Asahi japonesa, muy fría. Me traen primero una de las especialidades, salmón tower (media ración), consistente en unas tortitas crujientes sobrepuestas con una especie de ensaladilla de salmón muy suave con vegetales, a continuación un cono (forma original de comer sushi. Es un cono de alga nori, con una capa interior de arroz, y un rellenos de atún rojo con aderezos, y unas escamas crujientes, servido en un soporte de cucuruchos de helado. Muy original, y sabroso.

Después un platito con Maki de salmón y aguacate, con cinco trozos. Todo cortado y servido en mi presencia por una cocinera sonriente.

Finalmente una excelente tarta de zanahoria, muy parecida a la que hace mi cuñada M (que es mexicana del Norte). Pregunto quién la hace y me dicen que una señora de los Estados Unidos. Es una tarta de miga, con queso Philadelphia y nueces en la parte exterior.

Una comida muy agradable, suave y bien servida. No soy un especialista en Sushi, pero diría que pasa el corte.

Se define a sí mismo como Latin Sushi, por ser fusión de japonés con americano. 30 €.

Minabo
C/ Caracas, 8 Madrid
Teléfono 913082277
www.minabo.com

sábado, 5 de noviembre de 2011

La Sastrería 2011



Siguiendo con la saga sobre este gran restaurante del centro de Alicante,(post 1 y 2), vuelvo a sorprenderme de nuevo. Debido a las exigencias actuales, el restaurante ha montado una terraza exterior para disfrutar de la Plaza más bonita de Alicante, y para poder satisfacer las exigencias de los fumadores.

Gracias a éste cambio, se ha introducido una nueva carta de raciones para la terraza, pero que también complementan la sala.

Como ya nos conocemos mucho, no pido, sino que me dejo aconsejar, y además todo de picoteo. Tomamos la tosta de caviar de berenjena con jamón ibérico, que es una delicia de combinación de sabores, una escalibada con ventresca (pimientos dulces, sin exceso de aceite, bien resuelto), un carpaccio de pulpo , hecho simplemente con un pulpo de gruesas patas muy bien cocido, aceite y sal negra volcánica. Simple pero tremendo. Esta manera de comer el pulpo hace que disfrutes de su sabor sin la textura complicada del pulpo.

Un calamar de potera a la plancha, puro producto, muy bueno.

También comemos unos salmonetes fritos a la andaluza, con ese profundo sabor característico.

Todo muy bien servido, cuidando el detalle. Tomamos un Marqués de Legarda crianza, un vino que satisface siempre, y cosa rara en mí, rematamos con un postre. Yo elegí el pan viejo con toffi y helado de mantecado, que me gustó mucho.

Ramatamos con una infusión de hierbas mezcladas por María Luisa, que remató bastante mejor que un café.

La Sastrería Plaza de Gabriel Miró, 20 03001 Alicante Teléfono 965203174

Restaurante Arrayan

En el polígono industrial de enfrente de la Universidad, en una nave acondicionada como restaurante, asistí a una comida en la que analizo esta fórmula de restaurante, que tiene sus ventajas. Una de ellas es el aparcamiento, ya que está cerca de la ciudad, con buenos accesos y encontrable.

El restaurante tiene una zona de gran comedor, con el techo muy alto y para comer rápido, y entrando por otra puerta a la izquierda otro local acondicionado de forma totalmente diferente, techo bajo, mejor mantelería, sillas, cubiertos.

Somos excelentemente atendidos, por un camarero que nos recita lo mejor que tienen y que además nos ofrece la carta. Decidimos ser recomendados, y pedimos unos langostinos a la plancha (a buen precio), bastante buenos, un calamar de potera de un muy buen tamaño también a la plancha, una ensalada de lechuga cortada muy fina con una cebolla con ese punto entre dulce y picante que muy pocas veces se prueba (muy buena) y un dentón grande, cocinado en salsa marinera con patatas que estaba para chuparse los dedos. Especialidad en pescados.

De postre un sorbete de piña sin azucar, con el de la fruta solo, muy elegante.

A 30 € por persona con alguna cerveza y sin vino, me pareció muy buen precio para lo que comimos. Buena opción.

Restaurante Arrayán
C/ Bronce nº 10 (Frente Universidad)
San Vicente del Raspeig 03690
Teléfono 902 678 228

www.restaurantearrayan.com


viernes, 30 de septiembre de 2011

Kotobuki. Gourmet Experience













Tras varios paseos desde que abrieron el Gourmet Experience del Corte Inglés de Alicante, finalmente aprovechando mi cumpleaños, fuimos a Kotobuki a probar.

Tras una estancia en el fantástico Kabuki en Madrid, ya hace dos años, y tras haber tenido buenas referencias del hermano menor, no podíamos tardar tanto en ir.

El concepto del Gourmet Experience, como el de otros grandes centros comerciales, como el Kadewe en Berlin o el Bullring de Birmingham, es el de meter diferentes restaurantes en un mismo espacio, de un modo abierto, mezclando las estanterías de comprar (divertidísimas para ver sobre todo) con las barras.

El Kotobuki está diseñado como una mesa corrida con banquetas giratorias fijas, de unas 20 personas de capacidad. Como era la primera vez, e ibamos con niños, pedimos el menú, aunque con los precios de la carta y combinando bien, no hay mucha diferencia de precio. El servicio es muy amable y explicativo, la vajilla muy japonesa y la cubertería, ... palillos.

Los adultos bebimos cerveza Kirin, un punto más amarga de lo que recuerdo de otras cervezas japonesas. Un pequeño bol con atún en conserva con teriyaki y semillas de sésamo negro es el aperitivo. A continuación a elegir entre una ensalada de pepino y algas (contraste de verdes, corte original y sabor profundo) o una sopa de Miso muy buena, un fondo bien definido.

Después un Usuzukuri de Vieira con sal de chorizo, que es una lámina de vieira con un conjunto se sales de colores encima, y un maguro picante, atún picante sobre arroz blanco en un bol. Bastante picante (a mí me gusta y lo tolero bien).

Finalmente una bandeja de Sushi con seis tipos de pescado, y alguna sorpresa, un pescado blanco (lubina), pez mantequilla con un poquito de trufa, atún con salmorejo, salmón, un langostino ligeramente cocido y una anguila dulce. Todos en su camita de arroz, con soja y wasabi.



Sin postre, y con una infusión (a elegir entre una enorme variedad) de Sans & Sans , muy gourmet y recomendable.

Buena opción a 24,50 €. El Gourmet Experience es muy interesante, y se merece el éxito por la apuesta que supone. No es caro para lo que pagamos en otros sitios, y la calidad es muy alta en general.

Mis hijos tomaron unos helados en Garrigos, también dentro y estaban espectaculares, especialmente el de turrón (recomiendo elegir el tamaño pequeño, ya que es enorme. Parece que nos estemos volviendo americanos.


Kotobuki
El Corte Inglés
Paseo de Soto
Alicante

viernes, 2 de septiembre de 2011

Paco Morales Hotel Ferrero Bocairent

Bueno, esto más que una crítica o una descripción merecería un relato, ya que lo vivido en Paco Morales es más que todo una experiencia artística. El Hotel es algo difícil de localizar, ya que está en una finca en el campo (aunque muy cerca del pueblo). Al llegar al carril de entrada se respira ya un ambiente de otra época, con los árboles que marcan la entrada. El hotel debe ser de órdago, aunque entramos directos al restaurante.

El comedor es limpio, con lineas rectas, decoración justa, y unos ventanales que hacen que parezca que estamos en el jardín. Tuvimos la sala para nosotros solos, con una atención excelente, formal pero cercana, atendidos por personal que conoce perfectamente todos los platos y su forma de hacerse. Vestimenta formal, traje oscuro clásico y camisa blanca con corbata. Sale inicialmente Paco Morales a saludar.

Como ya habíamos reservado el menú Innovación,nos sirven una tostada de pan (servida en vertical en una piedra con unas hendiduras con una pasta de queso fresco con pimienta de jamaica y elijo el vino. Tomamos un vino rotundísimo, Calchetas 2002, de Navarra.



INNOVACIÓN=PROVOCACIÓN

El primer plato es

NECTAR FRIO DE BRANDADA, anchoas, semillas de mostaza y santolina
PAN NEGRO, mouse de pino y trufa de verano

Servido conjuntamente este entrante, consiste en una suave crema con pequeños trozos de lo descrito, todo ello en una combinación de sabores que resulta escandalosamente bueno. La santolina la sirven con unas pinzas una vez puesto el plato. Por cierto, el servicio lo hacen dos personas que coordinan los movimientos para dejar dos platos simultáneamente en la mesa, con coreografía.
El pan negro es muy muy negro, servido con una rama de abeto debajo. Muy estudiado.



AJO SILVESTRE, aguacate y cebolla cítrica
Este plato muestra como la sencillez puede descoyuntar. El aguacate está rodeado de polvo de tomate desecado, con un punto dulce, y otra vez los detalles, como unas semillas de cilantro.



MENESTRA DE VERDURAS de primavera, fondo untuoso y láminas de tocino ibérico

Bueno, las láminas son milimétricas, y las verduritas (brócoli, zanahoria) están torneadas y preparadas como bonsais. Algún garbanzo incluso. Un plato de sabores muy clásicos, con una presentación extraordinaria (como todo lo que vino después).





OSTRA AL NATURAL con leche cruda de oveja, esencia de cordero y pesto de hierbas

Probablemente el plato más logrado, una ostra que reposaba en un pesto de hierbas de la zona (muchos acompañanientos lo son), con una gelatina de cordero debajo, una de bacalao encima, y unas motas de leche semi sólida, mezcla indescriptible.



ESPARDEÑA DE SEPIA, melón, pepino y melisa cítrica
Otro plato de una preparación quirúrgica, con unas tiras de sepia compuestas como una espardeña acompañado por bocados para acompañarlo dentro de la boca.





QUISQUILLA CRUDA, caracoles crujientes al aroma de hinojo silvestre con bechamel

Servido con caldo de los caracoles (influencia cordobesa). Quizá unos sabores que no dejan que la quisquilla aparezca mucho.





CHAMPIÑONES AL SOL aliñados con yema de huevo de campo, puré de berenjena a la brasa y ajos tiernos

Un sabor a huevo-huevo en un plato untuoso al que los champiñones aligerados por la pérdida de líquido acompañaron de forma digna.




EL MERCADO en el plato

Esta creación para dar descanso al paladar es una obra de arte en un plato. No se si se observará en las fotos, pero es de una delicadeza que no he presenciado nunca en un plato. Sabores ligeros para relajar, pero con un punto frutal y ácido para limpiar.


SALMONETE GLASEADO con hoja de higuera, nueces frescas y cebolla
Nos lo sirvieron con unas hojas de higuera que luego retiraron, unos lomos de un suave salmonete con unas nueces verdes que evocan sabores de campo, cuando coges algo y te lo comes directamente del árbol, con una textura muy especial.



PICHON ASADO Y REPOSADO con tomate raf crudo y seco aderezado con yogur y especies árabes

En éste plato se me fue la mente y no realicé foto. Un tomate rodeado por especias muy oscuras en el cntro de dos trozos de pichón no muy hecho con muy buen sabor. El plato menos arriesgado del menú, aunque no por ello desentona.

FLORES DEL ENTORNO, remolacha, frutos rojos y regaliz
Primer postre, ligero, cítrico, rojo, rosa, ...





LECHE AHUMADA, semillas de café y cacao especiado

Segundo postre más oscuro, más cerrado, especiado.


Pedimos unas infusiones de hierbas que nos preparan en la mesa con unos frascos con los nombres, que acompañan con chocolate en una hoja (oscuro y profundo) y en un bocado con interior frutal.

La comida nos emocionó, tres horas disfrutando del ambiente, del servicio y de la comida. Inolvidable. Creo que la voy a recordar mucho tiempo.

Pagamos unos 120 por persona, un precio muy extraordinario para nosotros. No obstante, merece la pena quitarse de cuatro comidas medias de 30 € de las que hacemos algunas veces sin tener que hacer y "ahorrarlas" para probar esto antes de que cambie o se acabe.

Una maravilla. Gracias a Paco Morales y a todo el personal.


Finalizamos con un paseo por las instalaciones del hotel, muy agradable.

Paco Morales ya no está en el Hotel Ferrero, ha anunciado que vuelve a Córdoba. 1/04/2013 


Hotel Ferrero. Paco Morales
Ctra. Bocairente - Villena, Km, 16
46870 Bocairent (Valencia)
Teléfono 962 355 175



















































































sábado, 27 de agosto de 2011

Toch 2011

Revisitando Toch, cosa que hago al menos una vez al año, y aunque ya tiene un par de entradas en el blog, en 2008 y 2007, escribo este post.

P montó una cena con amigos, éramos 8 en total, y para ello eligió el comedor del piso de arriba. Toch tiene tres ambientes muy diferentes, entre el piso de arriba, con unas mesas y sillas, digamos normales, el de abajo, con taburetes y mesas altas, y la terraza (hoy en día todo local que no quiera estar fuera del mercado debe tenerla, para acomodar a los fumadores). Particularmente prefiero el piso de arriba, ya que los taburetes me parecen incómodos, y fuera no nos hubiéramos podido quedar hasta las 2 charlando como hicimos.

Muy bien organizado, cada pareja eligió un plato, y comimos dos raciones de cada. El restaurante es muy negro, al igual que el uniforme de sus eficientes camareros. Primero tomamos un tartar de gambas con foie, interesante combinación. El foie estaba rascado formando finos canutillos, que se untan con mucha facilidad. Después sepionet con habitas, confieso mi debilidad por este marinerísimo manjar.

Siguió una ensalada templada con mollejas de pato y gambas, que llevaba canónigos, un aliño de mostaza dulce con alguna pasa. Finalmente un tataki de atún que es una de las señas de identidad de este restaurante. Bebimos alguna cerveza y un par de botellas de Pago de los Capellanes roble (algo verde para mi gusto).

Finalmente, unas tartas de manzana (no me convenció), y algunas copas, unos generosísimos Macallan y un gin tonic de esos modernos tan bonitos (estoy de vuelta).

Contrariamente a lo esperado por mí, me sorprendió que la cuenta fue de unos 37 € por persona, con una muy buena cena, justa en su cantidad y excelente en su calidad.

Repetiré mientras el cuerpo aguante.

Toch
Enric Valor, 2
03540 Alicante
966354703

domingo, 7 de agosto de 2011

Nou Manolin


Parece mentira, pero no había hecho ninguna entrada específica del restaurante más conocido de Alicante, y más reputado, y además, teniéndolo a muy poca distancia de mi trabajo. Esto significa que voy muy poco por allí. (Empecé con el blog hace cuatro años).

El Nou Manolín es una institución donde las haya, será difícil decir algo nuevo sobre él. La entrada está en una escondida bocacalle de la calle Castaños, que pasó por una decadencia eterna, y que ha resurgido llena de mesas y sillas de muy diferentes locales.

Tras cruzar una puerta que esconde literalmente lo que hay dentro, de lamas de madera, se recorre la famosa barra para subir por las escaleras al comedor. El antiguo, que estaba encima de donde está la barra, está cerrado y se vuelve a recorrer otro pasillo a la izquierda pasando por una dependencia de la cocina para entrar al enorme salón del edificio anexo (donde nació y vivió el escritor Gabriel Miró). Hay un juego de biombos que adapta el comedor a la afluencia de público del día. (La capacidad de comensales es extraordinaria para celebraciones, por cierto).

Tengo una comida de jubilación de dos personas y me siento en la obligación de agasajarles, ya que cuando alguien ha pasado toda su vida trabajando contigo (y mucho antes que tú en la empresa), es lo que se debe hacer.

Intento pedir con ese espíritu. Nos traen mientras elegimos unos cuencos con una suave crema de foie, y unas cervezas. De primero tomamos un plato de jamón Joselito (espectacular), unas quisquillas y un plato de tomate con anchoas caseras. Todo calidad suprema.

Elegimos pescado, yo tomo unos salmonetes limpios en una camita de cus-cus (sin especiar, casi como pan) que están de muerte, mis compañeros toman otros pescados y sólo uno toma postre.

Este restaurante se caracteriza porque todo lo que pidas es excelente, tanto los arroces, como las carnes y pescados. Yo me inclino a comer pescado, tanto aquí como en su hermano el Piripi (al que voy más veces).

Bebimos un vino de Rioja, Pergamino de crianza, solvente.

Cuenta algo elevada, 62 € por persona, explica el que a pesar de la calidad, este día entre semana sólo estemos seis o siete mesas.

Nou Manolin
Villegas 3
Alicante 03001
Teléfono 965200368

Mesón Concha. Campello


El domingo pasado visitamos este histórico emplazamiento, que desde hace más de 60 años sirve comidas junto a la sinuosa carretera que va de Campello a Aguas de Busot (hoy Aigues).

Tiene un amplio salón pintado de amarillo, preparado para celebraciones. Nosotros comimos en una mesa en la terraza, disfrutando de una muy agradable temperatura en comparación a la que teníamos sólo seis km más abajo, que era tórrida. A veces parece mentira cómo una distancia tan escasa puede hacer que cambie tanto el ambiente.

Tomamos una ensalada, unos calamares y unos arroces (comida alicantina donde las haya para un domingo), y tengo que decir que el arroz me encantó, de un color amarillo oscuro, con muchísima sustancia entre los granos.

Bebiendo jarras de tinto de verano y claras, salimos a unos 25 € por persona. No es que sea muy barato, pero el ambiente lo compensó.

Recomendable para el que quiera alejarse de las apreturas veraniegas de las playas y hacer una comida honesta.



Carretera Aigues km 6
El Campello, 03560 Alicante
Teléfono 965636790




martes, 26 de julio de 2011

Mercatbar. Valencia


Una nueva incursión en la capital del Reino (sí, también se puede llamar asía a Valencia), nos llevó a una duda, entre visitar el Mercatbar o Vuelve Carolina, los restaurantes de Quique Dacosta en Valencia.

Decidimos ir a Mercatbar, con una comida más clásica. El local es muy divertido estéticamente, un gran esfuerzo creativo basado en color ubicuo (muy conseguido el pequeño patio central con luz natural y cuadraditos de piedra), y grandes fotos de detalle en las paredes. Es un local muy profundo, no muy ancho, en el que encontramos una larga barra a la derecha donde hay algunos puestos para comer. Unas baldas con verdura natural en la entrada, otras con cervezas de Cruzcampo, y anuncios de Joselito (interbranding), y al fondo, una gran pantalla donde hay un vídeo de cómo se hacen los platos y donde durante toda la comida veo a Dacosta y gambas rojas de Denia.

Las mesas son pequeñas, cuadradas, platos de duralex transparentes de toda la vida, así como los vasos, tapas servidas sobre pizarras. Elegimos un menú de 17 €, cuatro tapas y un plato a elegir (tres arroces y una fideuá). El vino es bastante caro, nada a menos de 18 €. Tomamos un Viña Sastre, a 22.

En primer lugar una ensalada, consistente en una cuña de lechuga romana grande, con una vinagreta y algún trozo de anchoa. Buen comienzo. A continuación una porción de una coda con jamón serrano y queso italiano fundido, algo así como una focaccia. Sabores conocidos, bien resuelto.

Siguieron una cazuelita de pimientos del piquillo rellenos de bacalao y unas berenjenas fritas en bastones, a caballo entre fritura andaluza y tempura.

El servicio es eficiente, sin etiquetas ni florituras. El arroz que elegimos es caldoso, arroz senia con verduritas, pulpitos y pelota. Es de un sabor original, con un punto ácido. Fondo rojizo. Es un arroz plenamente reproducible.

De postre, para compartir un yogur con frutos rojos y un plato con unos trocitos de piña natural.

Estoy convencido que es una master franquicia, muy cuidado para que se aspire a su reproducción. No se si podría exportarse con una calidad buena a cualquier sitio. No obstante, es curioso y me alegro de haber ido. Podría repetir, aunque antes iré a Vuelve Carolina a comparar.

Al final, a 30 € por persona con los cafés.

MercatBar
Joaquín Costa, 27
Valencia
Tel. 963 748 558

miércoles, 20 de julio de 2011

Comer en Londres con familia


Este fin de semana, hemos estado en la capital de Europa (aunque Berlín lo pretenda, no hay color), y describo nuestras experiencias con la comida (no me atrevo a llamarlas gastronómicas).
Como hemos ido los cinco, no hemos visitado ninguno de los templos gastronómicos, y para no exceder presupuesto, hemos comido en sitios sencillos. Debido al ritmo de vida de la ciudad, la calle está plagada de sitios para comer rápido y relativamente barato. Como los británicos comen el lunch en muy escaso tiempo, hay supermercados con una oferta de comida para llevar y comer en un parque por todas partes, y cadenas en las que además hay un pequeño espacio para sentarse. Preferentemente sándwiches, preparados en esas cajas triangulares en las que ves el contenido a través de un celofán, aunque también muchas ensaladas preparadas, wraps, noodles, etc.
Una buena opción, bastante variada, es EAT. (el punto es parte del nombre). Prolifera mucho, el servicio es bueno, hay algo de comida caliente (indicado en las baldas). Coges una cesta metálica y coges lo que quieres. Si hay algo caliente, te lo llevan luego a la mesa. Hay fruta cortada. Las bebidas son notoriamente más caras que en España en todas partes (ni hablar de la cerveza, por ejemplo), y suelen ser botellas de medio litro. Un bocadillo, una bolsita de patatas y una de fruta, con un café o bebida, sobre 12 € aproximadamente dependiendo de la complejidad del bocadillo.
Muy buena calidad en las tiendas de Marks and Spencer (aquí todo para llevar), aunque curiosamente las bebidas son genéricas. Muy recomendable para los niños las botellitas de leche de tamaño pinta (la leche británica es muy buena). Todos los sándwiches traen indicaciones de productos locales. También unos 12 € por persona.
Hay también una cadena de restaurantes italianos Zizzi, con un menú completo a 10 libras (lo tienen escondido, hay que preguntar por el “Set Menu”), en el que incluso incluyen una cerveza de tercio Peroni (servida helada), muy decente. Tomé una bruscetta con tomates (una tostada con una ensalada encima), y un risotto con zanahorias, había también unas pizzas bastante grandes. A la carta es bastante más caro, yo diría que comer dos platos y bebida sobre 30 libras.
La decepción mayor fue el Wagamama, del que había leído buenas críticas. Está bastante extendido, de comida asiática-noodles. Está plagado de gente joven, con grandes mesas de madera corridas. Los camareros son rápidos, te apuntan el plato con un número en el mantel de papel. Los fideos eran de textura de espaguetis, las salsas pesadas, y las sopas aguadas. Inexplicable lo lleno que está. De los cuatro platos que probé ninguno llegaba a aceptable. 15 libras por persona (por lo menos no es muy caro).
Otro fiasco, otra franquicia llamada Nando’s, que tiene una estética fantástica (por eso entramos) es a base de pollo con una salsa llamad peri-peri, supuestamente portuguesa. Todo decorado con gallos. Tienes que pedir en una barra en la que pagas y luego te llevan la comida a la mesa. Bebidas de máquina rellenables cuantas veces quieras, y platos de pollo picantes o muy picantes. Pollo a secas, en pan de hamburguesa, en ensalada. Una idea buena, pero con no muy buen encaje. La salsa es muy picante, y te puedes añadir la que quieras de una variedad de cuatro.
No pasará a la memoria gastronómica este viaje, aunque la ciudad está que se sale con la próxima olimpiada de 2012, aunque ultra-llena. Una experiencia, de todas formas es la de comer los sándwiches en un parque amenizado por una banda de música.

El Barril de Alcantara. Madrid


Con buenos amigos, disfruté recientemente de una comida en este restaurante de la cadena Oter en Madrid. Hay más de uno, imagino que de la misma buena calidad. El local hace esquina, y en la entrada hay unas mesas altas para tapeo. Al fondo, un comedor sin cerrar, pequeño pero no agobiante, con decoración marinera, limpio y azul a la vista.

Mis amigos conocen el sitio, y piden lo que me dicen es de lo mejor que tienen. Antes de comer nos traen unas aceitunas (en aceite) lustrosas y muy sabrosas, de las que pedimos otro plato. De entradas, una ensaladilla de merluza (donde se ha sustituido las patatas por pescado, muy bien resuelta y más ligera que el plato que le da origen, probaré a hacerla en casa. También una ensalada de bogavante, que resulta ser un bogavante pelado en vinagreta, limpio para servir. Bebemos un vino de Ribeiro muy fino, dentro de una promoción que hay estos días en los restaurantes de Madrid, nada que ver con las tazas de porcelana a las que lo identificamos.
De segundo, lijo unas delicias de merluza con patatas fritas, filetes de merluza rebozados de una facción y fritura perfectas. En la mesa, también veo unos chipirones en ajili mojili (con una ajillo para mojar) con muy buena pinta.

Un servicio atento, muy buena comida. Precio, unos 40 € por persona.

El Barril de Alcántara.
Alcántara, 30
Madrid 28006

Teléfono 911297997

martes, 28 de junio de 2011

El Negre Lloma


Curiosa historia la del negre lloma. De las diversas fuentes históricas, se considera demostrada la existencia de este personaje alicantino donde los haya, del que podemos estar seguro que Randolo conoció.

El Negre Lloma (John Moore, que pronunciado en valenciano dio lugar a Lloma), quedó atrapado en Alicante tras el incendio de su barco en el puerto en 1914, y vivió vagabundeando hasta su muerte en 1936, donde apareció muerto en una cuneta de Vistahermosa después de una farra. La leyenda dice que son sus huesos los que por error fueron trasladados, en lugar de los de José Antonio Primo de Rivera, al Valle de los Caídos en Madrid. De hecho, me comenta un amigo que su abuela iba a rendir homenaje a José Antonio los días 20 de Noviembre al cementerio de Alicante, donde decía que estaba realmente.

Recordamos que Randolo nació en 1913, y que en su juventud, tras haber caído su familia en desgracia, vagaba por tierras de Orihuela sin tener un domicilio fijo. En 1933 Randolo frecuentaba también la capital, y especialmente la desaparecida Refinería La Británica (en la actual carretera de la cantera), donde consiguió un trabajo llevando las cuentas de las descargas y cargas que se realizaban en la época.

Como todas las gentes de la época, Randolo se desplazaba a pie, y dormía en un chamizo cerca de la ermita de Vistahermosa, desde donde todos los días se desplazaba subiendo y bajando la Serragrossa. Uno de los días que regresaba a su precario hogar, encontró al Negre Lloma, de pie, sin hacer nada. Su aspecto era lamentable, como todos los días, ya que se dedicaba a holgazanear y a beber todo cuanto podía. Randolo había oído hablar de él, ya que personas de raza negra y dos metros de altura no eran frecuentes en esa época. Junto a él, en el suelo, había unas monedas. Randolo se acercó y le dijo que se le habían caído, a lo que el Negre Lloma le replicó que no, que la persona que se las dio se las había tirado, y que él no se iba a agachar a recogerlas de ninguna manera, que no merecía el esfuerzo. Randolo las cogió y se las iba a entregar, pero John las rechazo. Randolo se lo agradeció y le invitó a su chamizo (así de insensato es), con lo que empezó una amistad, que duró hasta la muerte de nuestro nuevo amigo. Eso se relatará mas adelante.

Restaurante Sevilla. Campello

Uno de los más clásicos para probar arroces en Alicante, donde se puede traer a los invitados para que entiendan la gastronomía de nuestra zona. Lo elegimos para invitar a unos amigos de la infancia de mi madre, que no conocen mucho estos parajes.

La comida fue sencilla, siempre que se come un buen arroz no hay que abusar de las entraditas, ya que si no se llega a comérselo sin hambre, y no se aprovecha igual. Pedí un mitad y mitad magro y verduras y arroz del señorito (todos los tropezones pequeños y pelados).

Previamente, simplemente una ensalada (abundante) y unos sepionets. El sepionet (sepia pequeña a la plancha entera) es una delicia, no muy conocida, y que me parece especialmente marinera. Estaban muy buenos.

Los arroces merecieron un sobresaliente, ambos, sueltos, pero no duros, y con un profundo sabor. Las raciones fueron muy abundantes, a la antigua usanza. No sigue la tendencia de algunos otros clásicos, de reducción de tamaño en los últimos tiempos, cosa que celebramos. Todos las terminamos excepto mi madre (que por otro lado, no come demasiado, a ver si podemos conseguir que engorde un poco, que está muy delgada).

El local denota el paso del tiempo, ya que su amplio comedor es en su mayor parte un acristalado sobre terraza. No estaba muy lleno, propio de los tiempos actuales, pero sigue siendo una referencia estupenda para tomar arroces, muy cerca de la playa.

Sin postre, con cafés y con cervezas someras, cercano a los 24 € por cabeza.

Fue una comida muy entretenida, llena de anécdotas de toda una vida.

Restaurante Sevilla
Avenida de Alicante, 6
Campello 03560
Teléfono 965655096

maps.google.es

lunes, 27 de junio de 2011

El Bon Sol Campello

Un clásico en Campello, está situado en la cuesta que baja a las Banderas del principio del puerto según vienes del paseo marítimo. Aunque no comimos mucho, y no puede ser una opinión muy fundada, apuntó perfectamente. Es un local años 80, con un gran comedor orientado al mar, y como está elevado, con unas vistas estupendas, y una terraza exterior con una mesa (en la que estuvimos) con las mismas vistas y una brisa perfecta, en la noche de San Juan.


Veníamos dirigidos por amigos, a tomar la ensalada Bon Sol, que completamos con una muy buena ensaladilla erizada con palitos de pan.

La ensalada tiene salazones de cuatro tipos diferentes, queso fresco, y una buena cantidad de ventresca de atún de una buena conserva. Subyace lechuga romana (no de sobre), tomate y aceitunas. Muy buena, aunque se paga (15 €).

Unas cañas de cerveza estupendas en un ambiente veraniego, y la playa llena de hogueras.





También preparan cervezas especiales.


Café Bar El Bon Sol
Bjda. Puerto Pesquero, 2
03560 Campello

Teléfono 965631187

lunes, 20 de junio de 2011

Taberna el Patio. Córdoba








Nuevo descubrimiento, gracias a salmorejocordobes. Otra Taberna clásica de ambiente sereno y señorial. Esta vez tomo cañas de cruzcampo, que el fino hizo estragos anoche, especialmente después de La Cazuela. donde me encontré con mi amigo R de Montilla, que como es un señor de los pies a la cabeza, nos invitó a una botella que despachamos muy a gusto.


En fin, voy a lo mío, pedimos lo más clásico de la casa, las anchoas (hechas por ellos) y servidas en unas tostaditas. Sabor y textura perfectas. Hay que ver qué buenas están las anchoas.

También un flamenquín especial, que lleva además de lo habitual, un corazón de langostinos, que hace que sea más ligero el contenido. Un buen flamenquín es difícil de conseguir hoy en día. Anoche tomamos alguno muy seco, por cierto. también nos sirven de tapa unas aceitunas buenísimas, como casi siempre en estas latitudes.


Buen sitio para visitar. No está en una zona turística,m aunque es muy conocido en Córdoba. hoy como era domingo, no estaba muy concurrido.

Taberna El Patio II
C/ Alhakén II, 12
14008 Córdoba
Teléfono 957478267

Carrasquín. Córdoba


El comienzo de la noche blanca del flamenco de 2011 no pudo ser más adecuado, en el Carrasquín, un bar de toda la vida donde los clientes forman parte del local. Una experiencia. Tomé unas copas de fino de la casa, que no era transparente, y las acompañamos de las tapas correspondientes. El Carrasquín tiene fuera un neón blanco y su entrada es muy estrecha, para dar paso a una barra a la derecha y un comedor haciendo "L". Su decoración no habrá cambiado mucho desde su inauguración, eso es parte de su encanto.

Una tortilla de patatas (servida en trozos, para comerla adecuadamente), suave, sabrosa, una ensaladilla rusa sencilla pero impecable, un queso viejo (del que casi pica) de infarto.

La cerveza es Cruzcampo (se está haciendo con Córdoba) fría a rabiar. Seguimos con unos molletes troceados, de un pan crujiente, de ventresca con tomate, anchoas con tomate, lomo de orza (el mejor) y salmón.

Repetimos de algunas cosas. El local se puso "hasta la bola" y cambió la tranquilidad que imperaba al principio, pero no por eso Carrasquín y su equipo dejaron de atender a todos los clientes con amabilidad. eso sí, seguro que los clientes habituales vieron truncada esa realidad tabernera de clientes habituales que entran en "su" bar a pedir lo de siempre.

Repetiré todo lo que pueda.

Carrasquín
c/ Málaga 4
Córdoba 14003




viernes, 17 de junio de 2011

Arrop Ricard Camarena. Valencia



Como es costumbre, después de una reunión en la que no lo ves todo claro sino al contrario, con mi amigo A visitamos un restaurante de cocina moderna. Un exceso de vez en cuando. La última vez fue en La Sucursal.

Elegimos este restaurante de Valencia del que luego me enteré que tenía una estrella michelin.

Está muy escondido, y es un ejercicio arquitectónico y arqueológico interesante, pues se ha ubicado entre restos antiguos y subsotanados de Valencia, cerca de las famosas Torres de Serrano. Decoración oscura, y un ejército que nos espera, ya que llegamos temprano. Nos situamos junto a un lienzo de muralla, en una mesa amplia. Todo es de una gran calidad. Para empezar, mientras leemos la carta y tomamos una cerveza, nos traen unos aperitivos


Unas brochetas de rábano, unas miniempanadillas de tomate, unas vaporosas cortezas de cerdo y un foie en galleta dulce-salada muy bueno. (no voy a respetar los larguísimos nombres de los platos por no haberlos anotado, pido disculpas al creador).

Elegimos el menú Arrop, de unos 60 € pan y bebida aparte. El pan que nos dan a elegir es de agua (sic) y coca de aceite, para mojar nos ponen unos cuenquitos con un aceite de la zona muy bueno, al estilo de los restaurantes de lujo de los últimos años. Elijo un vino de la larguísima carta que es servido muy profesionalmente Erre punto, de Remirez de Ganuza, un Rioja de maceración carbónica de 2010.

El primer plato que nos sirven es denominado brandada de bacalao. Parece un trozo de bacalao desalado, pero cuando le acercas el triangular tenedor ¡es un helado! con sabor a bacalao. Una obra de arte la piel negra.
A continuación un tomate (llamado de penjar) con una anchoa alrededor y un juguito con semillas alrededor. El tomate está relleno de pulpa y un sabor profundo a lo que es. Me gusta.
Le sigue una menestra de verduras de primavera, con unos mejillones. Lo sirven en un muy original plato con agujeros.

Después un rotundo arroz con sardinas en espeto (no se muy bien porqué las llaman así, porque las sardinas cuando se hacen en un espeto son diferentes), muy marino, para mí quizás un poco salado. La textura es perfecta, sin embargo.


Luego siguió un plato de raya frita con tomate y alcachofas, poco original, aunque no se puede decir nada malo del plato, como del cordero que sirvieron a continuación. Son dos platos que no me cuadraron mucho con el resto de los del menú.

Finalmente el postre, un mousse de galleta y fresas muy conseguido. El mousse con un sabor a galleta intensísimo, pero untuoso en la boca. Para disfrutar.

Con los cafés nos sirvieron una suerte de turrón piedra de chocolate, para rematar la comida. El servicio es excelente, el ritmo perfecto, comprendo las críticas favorables, pero lo cierto es que no nos emocionó.

Otra vez será. No obstante, 175 € dos personas.

Arrop Ricard Camarena
Almirante, 14
46003 Valencia
Teléfono 963155287

maps.google.es



www.arrop.com

domingo, 12 de junio de 2011

Cetaria (ya no está aquí)








Es necesario elogiar la singularidad, ya que con la presencia de tanta oferta, cada uno tiene que buscar algo que le haga personal, diferente y que guste. Así es este restaurante del centro de Alicante, en la calla de Castaños, en alza desde hace algunos años.

Aunque nos indican que han introducido mesas para tomar raciones, y un menú algo más ligero para la cena, a mediodía la estrella es su menú de marisco y arroz (o similar, otros días puede haber gazpacho de mero por ejemplo). El local es cuadrado, con unas mesas mucho más amplias de lo normal, con una gran estantería en una de las paredes con libros antiguos (incluida la magnífica enciclopedia Espasa, un símbolo del Saber en España). Una gran foto antigua portuaria, le da ambiente marinero.

Junto a la mesa hay dispuesto un capazo de plástico negro con hielo, donde están las bebidas, que cada uno elige, y que van reponiendo. Unas latas de cerveza, agua, vino blanco de Rueda. En la mesa hay una botella de vino tinto. No hay más elección. A continuación nos sirven una enorme bandeja con quisquillas de muy buena calidad, en su punto de cocción. Después un bogavante cocido troceado (hay un útil para poder comer todo lo que hay dentro muy bien diseñado). Después una buena bandeja de gamba roja a la plancha. Desde luego, lo que nos indican es cierto, es difícil no estar satisfecho.

Después una ensalada de cogollos con anchoas (en Alicante se llama perdiz o copets también) y tomate aliñado con un poquito de ajo. No porque todo lo anterior no estuviera bueno (que lo estaba), el mejor plato de todos vino a continuación, un arroz meloso de sepia que superó mis expectativas. Lo encumbro a la categoría de mejores restaurantes de Alicante para comer arroz.


Finalmente un trozo de una tarta con una mermelada de mora, y para el café, uno mismo se levanta y se lo hace en una máquina de cápsulas de Illy.

Todo por 35 € más IVA. Debido al precio del marisco, es una excelente opción para comerlo sin problemas, y por un presupuesto admisible. Desde luego, es la mejor opción que conozco, incluso antes que comprar y hacértelo en casa.

Merece la pena una visita a Cetaria, os animo.

Cerrado se han mudado a Labradores

Cetaria
calle castaños, 8-10
03001 Alicante
Teléfono 965213159