jueves, 3 de marzo de 2011

La Escaleta. Cocentaina





Para celebrar el aniversario de cierto luctuoso acontecimiento, nos dirigimos a este super-renombrado establecimiento, al que por desgracia no había visitado hasta ayer.

Su localización es muy bonita, en las faldas del Montcabrer en un chalet al final de una carretera. Se respira cuidado en su entrada, con la terraza (en la que tomamos al final los cafés por el extraordinario día primaveral que hizo).

Se accede al local por una doble puerta de madera impresionante, al pasar a un mostrador en un recibidor con una curiosa escultura y un sofá para esperar si lo precisas. El comedor principal es amplio, con mucho espacio entre mesa y mesa. Copas Riedel, mantelería blanca, y cubertería de alta gama.

Elegimos el Menú intermedio (se puede elegir por número de platos, y se llaman Sabor, Saber y Saboer), de 55 €. La carta de vinos es un libro impresionante, con una bodega digna de un lord inglés. Referencias múltiples de todas partes. Elijo (me toca) un Estrecho, Monastrell de rotundo sabor.

Para empezar un plato realmente singular, Helado de ajo en crujiente de Pericana. Una especie de Sandwich de helado con una combinación especial, explosiva pero original.



Después una tosta con embutido de la zona doblado con pera asada en el interior, bien combinados los sabores, y una manteca de romero (profundísimo sabor) con un pan de pueblo, servido de forma sencilla, la barra cortada pero sin perder su forma.

A continuación un queso de almendras con miel (y un par de flores), con un sabor a leche de almendras y muy, muy fresco, y una ensalada blanca, de tiras de endibia muy finas, trufa, infusiones y queso, mezcla sin color.

Un bocadillo de butifarra, fue el plato que nos decepcionó, nunca todo está a gusto (lo siento). Bizcocho de cacao con una butifarra poco hecha. Demasiado grande, y con una combinación algo agresiva.

Un plato de bacalao con brotes de bambú y yema de huevo, correcto y un jabalí con jugo de anguila ahumada con manzana y puré de castañas de sabor enorme, muy bueno.
Dos postres finalmente, Manzana blanca de hielo (servida en un bol con hielo que hay que mezclar con el fondo del postre, muy refrescante, y un helado de cacahuete y sal sobre chocolate (que sabe a cacahuetes salados).

Con los cafés, nos trajeron una tableta de chocolate blanco con naranja y aceitunas negras hecho en casa muy bonito e interesante.

Un espectáculo, al final a unos 75 € por barba, aunque celebrar estar vivo aunque sea una vez al año merece un exceso.

La escaleta
Cami Estacio del Nord, 205
Cocentaina 03820
Teléfono 965592100



(web densa)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Qué bien vivís algunos. Realmente el restaurante es de los mejores de Alicante, y coincido, una vez al año, no hace daño. GM.