martes, 28 de junio de 2011

El Negre Lloma


Curiosa historia la del negre lloma. De las diversas fuentes históricas, se considera demostrada la existencia de este personaje alicantino donde los haya, del que podemos estar seguro que Randolo conoció.

El Negre Lloma (John Moore, que pronunciado en valenciano dio lugar a Lloma), quedó atrapado en Alicante tras el incendio de su barco en el puerto en 1914, y vivió vagabundeando hasta su muerte en 1936, donde apareció muerto en una cuneta de Vistahermosa después de una farra. La leyenda dice que son sus huesos los que por error fueron trasladados, en lugar de los de José Antonio Primo de Rivera, al Valle de los Caídos en Madrid. De hecho, me comenta un amigo que su abuela iba a rendir homenaje a José Antonio los días 20 de Noviembre al cementerio de Alicante, donde decía que estaba realmente.

Recordamos que Randolo nació en 1913, y que en su juventud, tras haber caído su familia en desgracia, vagaba por tierras de Orihuela sin tener un domicilio fijo. En 1933 Randolo frecuentaba también la capital, y especialmente la desaparecida Refinería La Británica (en la actual carretera de la cantera), donde consiguió un trabajo llevando las cuentas de las descargas y cargas que se realizaban en la época.

Como todas las gentes de la época, Randolo se desplazaba a pie, y dormía en un chamizo cerca de la ermita de Vistahermosa, desde donde todos los días se desplazaba subiendo y bajando la Serragrossa. Uno de los días que regresaba a su precario hogar, encontró al Negre Lloma, de pie, sin hacer nada. Su aspecto era lamentable, como todos los días, ya que se dedicaba a holgazanear y a beber todo cuanto podía. Randolo había oído hablar de él, ya que personas de raza negra y dos metros de altura no eran frecuentes en esa época. Junto a él, en el suelo, había unas monedas. Randolo se acercó y le dijo que se le habían caído, a lo que el Negre Lloma le replicó que no, que la persona que se las dio se las había tirado, y que él no se iba a agachar a recogerlas de ninguna manera, que no merecía el esfuerzo. Randolo las cogió y se las iba a entregar, pero John las rechazo. Randolo se lo agradeció y le invitó a su chamizo (así de insensato es), con lo que empezó una amistad, que duró hasta la muerte de nuestro nuevo amigo. Eso se relatará mas adelante.

Restaurante Sevilla. Campello

Uno de los más clásicos para probar arroces en Alicante, donde se puede traer a los invitados para que entiendan la gastronomía de nuestra zona. Lo elegimos para invitar a unos amigos de la infancia de mi madre, que no conocen mucho estos parajes.

La comida fue sencilla, siempre que se come un buen arroz no hay que abusar de las entraditas, ya que si no se llega a comérselo sin hambre, y no se aprovecha igual. Pedí un mitad y mitad magro y verduras y arroz del señorito (todos los tropezones pequeños y pelados).

Previamente, simplemente una ensalada (abundante) y unos sepionets. El sepionet (sepia pequeña a la plancha entera) es una delicia, no muy conocida, y que me parece especialmente marinera. Estaban muy buenos.

Los arroces merecieron un sobresaliente, ambos, sueltos, pero no duros, y con un profundo sabor. Las raciones fueron muy abundantes, a la antigua usanza. No sigue la tendencia de algunos otros clásicos, de reducción de tamaño en los últimos tiempos, cosa que celebramos. Todos las terminamos excepto mi madre (que por otro lado, no come demasiado, a ver si podemos conseguir que engorde un poco, que está muy delgada).

El local denota el paso del tiempo, ya que su amplio comedor es en su mayor parte un acristalado sobre terraza. No estaba muy lleno, propio de los tiempos actuales, pero sigue siendo una referencia estupenda para tomar arroces, muy cerca de la playa.

Sin postre, con cafés y con cervezas someras, cercano a los 24 € por cabeza.

Fue una comida muy entretenida, llena de anécdotas de toda una vida.

Restaurante Sevilla
Avenida de Alicante, 6
Campello 03560
Teléfono 965655096

maps.google.es

lunes, 27 de junio de 2011

El Bon Sol Campello

Un clásico en Campello, está situado en la cuesta que baja a las Banderas del principio del puerto según vienes del paseo marítimo. Aunque no comimos mucho, y no puede ser una opinión muy fundada, apuntó perfectamente. Es un local años 80, con un gran comedor orientado al mar, y como está elevado, con unas vistas estupendas, y una terraza exterior con una mesa (en la que estuvimos) con las mismas vistas y una brisa perfecta, en la noche de San Juan.


Veníamos dirigidos por amigos, a tomar la ensalada Bon Sol, que completamos con una muy buena ensaladilla erizada con palitos de pan.

La ensalada tiene salazones de cuatro tipos diferentes, queso fresco, y una buena cantidad de ventresca de atún de una buena conserva. Subyace lechuga romana (no de sobre), tomate y aceitunas. Muy buena, aunque se paga (15 €).

Unas cañas de cerveza estupendas en un ambiente veraniego, y la playa llena de hogueras.





También preparan cervezas especiales.


Café Bar El Bon Sol
Bjda. Puerto Pesquero, 2
03560 Campello

Teléfono 965631187

lunes, 20 de junio de 2011

Taberna el Patio. Córdoba








Nuevo descubrimiento, gracias a salmorejocordobes. Otra Taberna clásica de ambiente sereno y señorial. Esta vez tomo cañas de cruzcampo, que el fino hizo estragos anoche, especialmente después de La Cazuela. donde me encontré con mi amigo R de Montilla, que como es un señor de los pies a la cabeza, nos invitó a una botella que despachamos muy a gusto.


En fin, voy a lo mío, pedimos lo más clásico de la casa, las anchoas (hechas por ellos) y servidas en unas tostaditas. Sabor y textura perfectas. Hay que ver qué buenas están las anchoas.

También un flamenquín especial, que lleva además de lo habitual, un corazón de langostinos, que hace que sea más ligero el contenido. Un buen flamenquín es difícil de conseguir hoy en día. Anoche tomamos alguno muy seco, por cierto. también nos sirven de tapa unas aceitunas buenísimas, como casi siempre en estas latitudes.


Buen sitio para visitar. No está en una zona turística,m aunque es muy conocido en Córdoba. hoy como era domingo, no estaba muy concurrido.

Taberna El Patio II
C/ Alhakén II, 12
14008 Córdoba
Teléfono 957478267

Carrasquín. Córdoba


El comienzo de la noche blanca del flamenco de 2011 no pudo ser más adecuado, en el Carrasquín, un bar de toda la vida donde los clientes forman parte del local. Una experiencia. Tomé unas copas de fino de la casa, que no era transparente, y las acompañamos de las tapas correspondientes. El Carrasquín tiene fuera un neón blanco y su entrada es muy estrecha, para dar paso a una barra a la derecha y un comedor haciendo "L". Su decoración no habrá cambiado mucho desde su inauguración, eso es parte de su encanto.

Una tortilla de patatas (servida en trozos, para comerla adecuadamente), suave, sabrosa, una ensaladilla rusa sencilla pero impecable, un queso viejo (del que casi pica) de infarto.

La cerveza es Cruzcampo (se está haciendo con Córdoba) fría a rabiar. Seguimos con unos molletes troceados, de un pan crujiente, de ventresca con tomate, anchoas con tomate, lomo de orza (el mejor) y salmón.

Repetimos de algunas cosas. El local se puso "hasta la bola" y cambió la tranquilidad que imperaba al principio, pero no por eso Carrasquín y su equipo dejaron de atender a todos los clientes con amabilidad. eso sí, seguro que los clientes habituales vieron truncada esa realidad tabernera de clientes habituales que entran en "su" bar a pedir lo de siempre.

Repetiré todo lo que pueda.

Carrasquín
c/ Málaga 4
Córdoba 14003




viernes, 17 de junio de 2011

Arrop Ricard Camarena. Valencia



Como es costumbre, después de una reunión en la que no lo ves todo claro sino al contrario, con mi amigo A visitamos un restaurante de cocina moderna. Un exceso de vez en cuando. La última vez fue en La Sucursal.

Elegimos este restaurante de Valencia del que luego me enteré que tenía una estrella michelin.

Está muy escondido, y es un ejercicio arquitectónico y arqueológico interesante, pues se ha ubicado entre restos antiguos y subsotanados de Valencia, cerca de las famosas Torres de Serrano. Decoración oscura, y un ejército que nos espera, ya que llegamos temprano. Nos situamos junto a un lienzo de muralla, en una mesa amplia. Todo es de una gran calidad. Para empezar, mientras leemos la carta y tomamos una cerveza, nos traen unos aperitivos


Unas brochetas de rábano, unas miniempanadillas de tomate, unas vaporosas cortezas de cerdo y un foie en galleta dulce-salada muy bueno. (no voy a respetar los larguísimos nombres de los platos por no haberlos anotado, pido disculpas al creador).

Elegimos el menú Arrop, de unos 60 € pan y bebida aparte. El pan que nos dan a elegir es de agua (sic) y coca de aceite, para mojar nos ponen unos cuenquitos con un aceite de la zona muy bueno, al estilo de los restaurantes de lujo de los últimos años. Elijo un vino de la larguísima carta que es servido muy profesionalmente Erre punto, de Remirez de Ganuza, un Rioja de maceración carbónica de 2010.

El primer plato que nos sirven es denominado brandada de bacalao. Parece un trozo de bacalao desalado, pero cuando le acercas el triangular tenedor ¡es un helado! con sabor a bacalao. Una obra de arte la piel negra.
A continuación un tomate (llamado de penjar) con una anchoa alrededor y un juguito con semillas alrededor. El tomate está relleno de pulpa y un sabor profundo a lo que es. Me gusta.
Le sigue una menestra de verduras de primavera, con unos mejillones. Lo sirven en un muy original plato con agujeros.

Después un rotundo arroz con sardinas en espeto (no se muy bien porqué las llaman así, porque las sardinas cuando se hacen en un espeto son diferentes), muy marino, para mí quizás un poco salado. La textura es perfecta, sin embargo.


Luego siguió un plato de raya frita con tomate y alcachofas, poco original, aunque no se puede decir nada malo del plato, como del cordero que sirvieron a continuación. Son dos platos que no me cuadraron mucho con el resto de los del menú.

Finalmente el postre, un mousse de galleta y fresas muy conseguido. El mousse con un sabor a galleta intensísimo, pero untuoso en la boca. Para disfrutar.

Con los cafés nos sirvieron una suerte de turrón piedra de chocolate, para rematar la comida. El servicio es excelente, el ritmo perfecto, comprendo las críticas favorables, pero lo cierto es que no nos emocionó.

Otra vez será. No obstante, 175 € dos personas.

Arrop Ricard Camarena
Almirante, 14
46003 Valencia
Teléfono 963155287

maps.google.es



www.arrop.com

domingo, 12 de junio de 2011

Cetaria (ya no está aquí)








Es necesario elogiar la singularidad, ya que con la presencia de tanta oferta, cada uno tiene que buscar algo que le haga personal, diferente y que guste. Así es este restaurante del centro de Alicante, en la calla de Castaños, en alza desde hace algunos años.

Aunque nos indican que han introducido mesas para tomar raciones, y un menú algo más ligero para la cena, a mediodía la estrella es su menú de marisco y arroz (o similar, otros días puede haber gazpacho de mero por ejemplo). El local es cuadrado, con unas mesas mucho más amplias de lo normal, con una gran estantería en una de las paredes con libros antiguos (incluida la magnífica enciclopedia Espasa, un símbolo del Saber en España). Una gran foto antigua portuaria, le da ambiente marinero.

Junto a la mesa hay dispuesto un capazo de plástico negro con hielo, donde están las bebidas, que cada uno elige, y que van reponiendo. Unas latas de cerveza, agua, vino blanco de Rueda. En la mesa hay una botella de vino tinto. No hay más elección. A continuación nos sirven una enorme bandeja con quisquillas de muy buena calidad, en su punto de cocción. Después un bogavante cocido troceado (hay un útil para poder comer todo lo que hay dentro muy bien diseñado). Después una buena bandeja de gamba roja a la plancha. Desde luego, lo que nos indican es cierto, es difícil no estar satisfecho.

Después una ensalada de cogollos con anchoas (en Alicante se llama perdiz o copets también) y tomate aliñado con un poquito de ajo. No porque todo lo anterior no estuviera bueno (que lo estaba), el mejor plato de todos vino a continuación, un arroz meloso de sepia que superó mis expectativas. Lo encumbro a la categoría de mejores restaurantes de Alicante para comer arroz.


Finalmente un trozo de una tarta con una mermelada de mora, y para el café, uno mismo se levanta y se lo hace en una máquina de cápsulas de Illy.

Todo por 35 € más IVA. Debido al precio del marisco, es una excelente opción para comerlo sin problemas, y por un presupuesto admisible. Desde luego, es la mejor opción que conozco, incluso antes que comprar y hacértelo en casa.

Merece la pena una visita a Cetaria, os animo.

Cerrado se han mudado a Labradores

Cetaria
calle castaños, 8-10
03001 Alicante
Teléfono 965213159

sábado, 4 de junio de 2011

Cervecería El Romano. Alicante







En la zona de Gran Vía-Parque de las avenidas, estuvimos ayer tapeando en este establecimiento, en la barra (me gusta especialmente tapear de pie, se habla mucho mejor con los amigos).
Nuestros amigos conocen a los dueños, y el trato es muy bueno. Presumo que lo es igual para todo el mundo, por lo que voy observando. Pedimos unas cañas (Amstel, muy fría) y para acompañarlas, una ensaladilla (bien preparada), un salpicón (debilidad especial de P), unas anchoas caseras, que nos sirven encima de medio tomate (lo siento por la disputa entre catalanes y cantabros sobre cual son mejores, a mí me gustan más las de esta zona del mediterráneo, algo más crudas).

Ya nos pasamos al vino, una botella de un sorprendente Puerto Alicante, un Shiraz joven de Vicente Gandía que trae la explanada en el cuello de la botella. Rematamos con unas gambas con gabardina fantásticas, unas croquetas de jamón y unos pimientos del piquillo rellenos de pescado con una salsa de marisco que fue lo mejor de todo.

Un postre común para los cuatro (tarta de manzana) y unos cafés rematados con un orujo de hierbas que la ocasión lo mereció. 15 € por persona. (Vino 16 € botella para cuatro y seis cañas).

Me ha gustado mucho el sitio, repetiremos.

El Romano
Doctor Jose Luis de la Vega 12
Parque de las Avenidas
teléfono 965258545

Alicante 03015