viernes, 17 de junio de 2011

Arrop Ricard Camarena. Valencia



Como es costumbre, después de una reunión en la que no lo ves todo claro sino al contrario, con mi amigo A visitamos un restaurante de cocina moderna. Un exceso de vez en cuando. La última vez fue en La Sucursal.

Elegimos este restaurante de Valencia del que luego me enteré que tenía una estrella michelin.

Está muy escondido, y es un ejercicio arquitectónico y arqueológico interesante, pues se ha ubicado entre restos antiguos y subsotanados de Valencia, cerca de las famosas Torres de Serrano. Decoración oscura, y un ejército que nos espera, ya que llegamos temprano. Nos situamos junto a un lienzo de muralla, en una mesa amplia. Todo es de una gran calidad. Para empezar, mientras leemos la carta y tomamos una cerveza, nos traen unos aperitivos


Unas brochetas de rábano, unas miniempanadillas de tomate, unas vaporosas cortezas de cerdo y un foie en galleta dulce-salada muy bueno. (no voy a respetar los larguísimos nombres de los platos por no haberlos anotado, pido disculpas al creador).

Elegimos el menú Arrop, de unos 60 € pan y bebida aparte. El pan que nos dan a elegir es de agua (sic) y coca de aceite, para mojar nos ponen unos cuenquitos con un aceite de la zona muy bueno, al estilo de los restaurantes de lujo de los últimos años. Elijo un vino de la larguísima carta que es servido muy profesionalmente Erre punto, de Remirez de Ganuza, un Rioja de maceración carbónica de 2010.

El primer plato que nos sirven es denominado brandada de bacalao. Parece un trozo de bacalao desalado, pero cuando le acercas el triangular tenedor ¡es un helado! con sabor a bacalao. Una obra de arte la piel negra.
A continuación un tomate (llamado de penjar) con una anchoa alrededor y un juguito con semillas alrededor. El tomate está relleno de pulpa y un sabor profundo a lo que es. Me gusta.
Le sigue una menestra de verduras de primavera, con unos mejillones. Lo sirven en un muy original plato con agujeros.

Después un rotundo arroz con sardinas en espeto (no se muy bien porqué las llaman así, porque las sardinas cuando se hacen en un espeto son diferentes), muy marino, para mí quizás un poco salado. La textura es perfecta, sin embargo.


Luego siguió un plato de raya frita con tomate y alcachofas, poco original, aunque no se puede decir nada malo del plato, como del cordero que sirvieron a continuación. Son dos platos que no me cuadraron mucho con el resto de los del menú.

Finalmente el postre, un mousse de galleta y fresas muy conseguido. El mousse con un sabor a galleta intensísimo, pero untuoso en la boca. Para disfrutar.

Con los cafés nos sirvieron una suerte de turrón piedra de chocolate, para rematar la comida. El servicio es excelente, el ritmo perfecto, comprendo las críticas favorables, pero lo cierto es que no nos emocionó.

Otra vez será. No obstante, 175 € dos personas.

Arrop Ricard Camarena
Almirante, 14
46003 Valencia
Teléfono 963155287

maps.google.es



www.arrop.com

1 comentario:

encantadisimo dijo...

Tengo muy buenas referencias de Arrop pero observo que a vosotros no os convenció. Eso pasa a veces.