viernes, 2 de septiembre de 2011

Paco Morales Hotel Ferrero Bocairent

Bueno, esto más que una crítica o una descripción merecería un relato, ya que lo vivido en Paco Morales es más que todo una experiencia artística. El Hotel es algo difícil de localizar, ya que está en una finca en el campo (aunque muy cerca del pueblo). Al llegar al carril de entrada se respira ya un ambiente de otra época, con los árboles que marcan la entrada. El hotel debe ser de órdago, aunque entramos directos al restaurante.

El comedor es limpio, con lineas rectas, decoración justa, y unos ventanales que hacen que parezca que estamos en el jardín. Tuvimos la sala para nosotros solos, con una atención excelente, formal pero cercana, atendidos por personal que conoce perfectamente todos los platos y su forma de hacerse. Vestimenta formal, traje oscuro clásico y camisa blanca con corbata. Sale inicialmente Paco Morales a saludar.

Como ya habíamos reservado el menú Innovación,nos sirven una tostada de pan (servida en vertical en una piedra con unas hendiduras con una pasta de queso fresco con pimienta de jamaica y elijo el vino. Tomamos un vino rotundísimo, Calchetas 2002, de Navarra.



INNOVACIÓN=PROVOCACIÓN

El primer plato es

NECTAR FRIO DE BRANDADA, anchoas, semillas de mostaza y santolina
PAN NEGRO, mouse de pino y trufa de verano

Servido conjuntamente este entrante, consiste en una suave crema con pequeños trozos de lo descrito, todo ello en una combinación de sabores que resulta escandalosamente bueno. La santolina la sirven con unas pinzas una vez puesto el plato. Por cierto, el servicio lo hacen dos personas que coordinan los movimientos para dejar dos platos simultáneamente en la mesa, con coreografía.
El pan negro es muy muy negro, servido con una rama de abeto debajo. Muy estudiado.



AJO SILVESTRE, aguacate y cebolla cítrica
Este plato muestra como la sencillez puede descoyuntar. El aguacate está rodeado de polvo de tomate desecado, con un punto dulce, y otra vez los detalles, como unas semillas de cilantro.



MENESTRA DE VERDURAS de primavera, fondo untuoso y láminas de tocino ibérico

Bueno, las láminas son milimétricas, y las verduritas (brócoli, zanahoria) están torneadas y preparadas como bonsais. Algún garbanzo incluso. Un plato de sabores muy clásicos, con una presentación extraordinaria (como todo lo que vino después).





OSTRA AL NATURAL con leche cruda de oveja, esencia de cordero y pesto de hierbas

Probablemente el plato más logrado, una ostra que reposaba en un pesto de hierbas de la zona (muchos acompañanientos lo son), con una gelatina de cordero debajo, una de bacalao encima, y unas motas de leche semi sólida, mezcla indescriptible.



ESPARDEÑA DE SEPIA, melón, pepino y melisa cítrica
Otro plato de una preparación quirúrgica, con unas tiras de sepia compuestas como una espardeña acompañado por bocados para acompañarlo dentro de la boca.





QUISQUILLA CRUDA, caracoles crujientes al aroma de hinojo silvestre con bechamel

Servido con caldo de los caracoles (influencia cordobesa). Quizá unos sabores que no dejan que la quisquilla aparezca mucho.





CHAMPIÑONES AL SOL aliñados con yema de huevo de campo, puré de berenjena a la brasa y ajos tiernos

Un sabor a huevo-huevo en un plato untuoso al que los champiñones aligerados por la pérdida de líquido acompañaron de forma digna.




EL MERCADO en el plato

Esta creación para dar descanso al paladar es una obra de arte en un plato. No se si se observará en las fotos, pero es de una delicadeza que no he presenciado nunca en un plato. Sabores ligeros para relajar, pero con un punto frutal y ácido para limpiar.


SALMONETE GLASEADO con hoja de higuera, nueces frescas y cebolla
Nos lo sirvieron con unas hojas de higuera que luego retiraron, unos lomos de un suave salmonete con unas nueces verdes que evocan sabores de campo, cuando coges algo y te lo comes directamente del árbol, con una textura muy especial.



PICHON ASADO Y REPOSADO con tomate raf crudo y seco aderezado con yogur y especies árabes

En éste plato se me fue la mente y no realicé foto. Un tomate rodeado por especias muy oscuras en el cntro de dos trozos de pichón no muy hecho con muy buen sabor. El plato menos arriesgado del menú, aunque no por ello desentona.

FLORES DEL ENTORNO, remolacha, frutos rojos y regaliz
Primer postre, ligero, cítrico, rojo, rosa, ...





LECHE AHUMADA, semillas de café y cacao especiado

Segundo postre más oscuro, más cerrado, especiado.


Pedimos unas infusiones de hierbas que nos preparan en la mesa con unos frascos con los nombres, que acompañan con chocolate en una hoja (oscuro y profundo) y en un bocado con interior frutal.

La comida nos emocionó, tres horas disfrutando del ambiente, del servicio y de la comida. Inolvidable. Creo que la voy a recordar mucho tiempo.

Pagamos unos 120 por persona, un precio muy extraordinario para nosotros. No obstante, merece la pena quitarse de cuatro comidas medias de 30 € de las que hacemos algunas veces sin tener que hacer y "ahorrarlas" para probar esto antes de que cambie o se acabe.

Una maravilla. Gracias a Paco Morales y a todo el personal.


Finalizamos con un paseo por las instalaciones del hotel, muy agradable.

Paco Morales ya no está en el Hotel Ferrero, ha anunciado que vuelve a Córdoba. 1/04/2013 


Hotel Ferrero. Paco Morales
Ctra. Bocairente - Villena, Km, 16
46870 Bocairent (Valencia)
Teléfono 962 355 175



















































































4 comentarios:

encantadisimo dijo...

¡Vaya!, parece que os ha gustado. Se ve sugerente y muy apetitoso.

Randolo dijo...

Este es de los que a tí te gustaría. Estéticamente, además es una pasada. Tus fotos lo mejorarían mucho.

Fernando dijo...

menudo homenaje!!!!. Todo el mundo me ha hablado bien de ese sitio y como es normal el precio va en consonancia.

Saludos

Blancaje dijo...

Estoy totalmente decidida a seguir tu consejo,ahorrar esas 4 comidas y visitar el nuevo restaurante en El Palacete de la Seda en Murcia.
http://www.palacetelaseda.com/restaurante.html