Luzi Bombón. Madrid


El grupo Tragaluz, con más de 20 negocios en España y fuera, todo lo que abre lo convierte en un éxito comercial. La última sensación en Madrid, al que todo el mundo ha de ir (para poder contarlo), es el Luzi Bombón, según su publicidad "una brasserie moderna".

¿Y qué es esto?, pues bien, un sitio de moda. Este concepto no es tan trascendente en ciudades más pequeñas, donde la oferta no es tan amplia, y el éxito se consigue con otros parámetros. En Madrid, es muy importante. Multirrecomendado, allá fuimos, ocho a cenar. El exterior es una gran cristalera que da a la Castellana, donde se ve a todo el mundo cómo come, especialmente de noche. La puerta de entrada está en un lateral, casi no se ve, y está impresa a fuego, como las traseras de las cartas.

Un gran rectángulo, con amplios espacioes entre la barra central y las mesas, muy cool. Mesas sin mantel, de madera, y sillas de diseño. Nosotros estuvimos sentados en una mesa junto a la pared, de modo que algunos nos sentamos en un sofá corrido muy incómodo, junto a la cocina.


Para empezar, y como llegamos los primeros (la puntualidad es uno de mis defectos), tomamos un Martini rojo, servido en un vaso cilíndrico. Ya en las mesas, nos pasaron las cartas, una hoja adherida a un soporte de madera grabado, con un concepto de carta internacional y ecléctico.

Antes de ésto, nos ofrecieron los productos del Oyster bar (vemos que es trendy), a los que uno de nuestros amigos contestó con un sardónico "venimos de La Coruña" (era cierto en su caso).

Bueno, entradas a la derecha de la carta (mientras tanto), platos principales y guarniciones (sides). Elegimos de entradas, unas alcachofas fritas cortadas en rodajas (muy buenas), un ceviche (también bueno) y unas anchoas (infalible). Un vino Albariño de moda también, Paco & Lola que acompaña bien a casi todo.




De segundos fue bastante variado. secreto ibérico (cortado un poco gordo para mi gusto), tataki de atún (muy buena pinta, no lo probé), hamburguesa (dicen que muy buena) y un steak tartar excelente. De "sides" triunfó por ser recomendación un puré de patata trufado sencillo.

Tomamos de postre unas tartas (muy buena la de zanahoria).

El servicio es de camareros jóvenes (les falta un punto de profesionalidad, pero eso es lo que se busca). Resultó algo lento, pero nos dio igual, porque íbamos a hablar y a divertirnos.

En fin, una experiencia cool por unos 42 € por cabeza. Para los precios de estos pagos, no es abusivo.

Corrección y moda, ingredientes de Tragaluz. Reconozco que lo miro con un punto crítico, pero respeto profundamente el éxito, (hasta el de McDonalds). En serio.

Luzi Bombón
Paseo de la Castellana, 35
Madrid 28046
Teléfono 917022736


Comentarios