sábado, 21 de septiembre de 2013

Blanca Paloma Triana


Inmediatamente después de la primera tapa en Casa Oliva, muy cerca, en la calle de San Jacinto esquina con Pages del Corro, justop enfrente de la Iglesia de San Jacinto, itineramos a esta referencia del tapeo en Triana. Mucho más elegante, menos tradicional en el sentido español de la palabra, y con una variedad y elaboración en las tapas muy diferente.

En realidad son platos de restaurante en miniatura, una readaptación del concepto de tapa como algo rápido, directo. Probamos el pastel de puerro, repleto de sabor, con una salsa de crema y rematado con medio tomate cherry.


Y una ventresca de atún con cebolla pochada y encima de unos mini espaguetis muy curiosa, macerada.


Muy arreglado, comimos en unas mesitas que hay junto a la barra que atienden los camareros desde la propia barra, aunque hay comedores más arreglados dentro donde sólo se pueden tomar raciones, no tapas, la mayoría están a 2,50 €. Por supuesto, cerveza fría, bien tirada, sin ser la ultra-congelada de otros sitios. Al día siguiente volvimos, y tomamos varias cosas más todas de buen nivel menos el flamenquín, que no era tal. Cada cosa en su sitio, como en Cördoba el flamenquín en ningún lado.

Esta teoría de cada cosa en su sitio, nos lleva a no frecuentar los bares "andaluces" o "de Granada" que florecen por moda en casi todas partes, ya que no suelen tener nada que ver con el original, así como mi inveterada costumbre de no pedir arroz fuera de Alicante (bueno, incluyo también Murcia y Valencia).

En resumen, nuestra experiencia de bares en Triana ha sido muy positiva, movemos el centro de operaciones al otro lado del río, y además el paseo por el puente  que permite unas vistas de la ciudad de quitar el sentido (como dicen allí). 



Bar Casa Oliva. Triana Sevilla



Después de una mala experiencia la última vez que estuvimos en Sevilla, en la zona de los alrededores de la Catedral, donde crecen los Starbucks y la "tematización", decidimos ir a Triana a probar sus bares, hecho que me ha hecho reconciliarme con la ciudad de nuevo.

Tras pasear por la calle de San Jacinto en prospección, y llamar a Salmorejo Cordobés (link a su extinto blog que tanto echo de menos), recalamos en el Bar Casa Oliva, por su  aspecto tradicional, y tras pedir unas heladas cañas como sólo se toman en Andalucía, por supuesto Cruzcampo, (una de las cuotas de mercado en bares más alta de Españas), leemos la carta de tapas y raciones, la mayoría de las tapas a 2,30 €. Elegimos lo más clásico que podemos, Pavía de Bacalao y Espinacas con garbanzos. Las dos una delicia, Un plato con dos grandes Pavías, fritas magistralmente, jugosas, crujientes. Las espinacas, con su pimenton, cominos, su pan frito. Al día siguiente volvimos, y probamos además gambas rebozadas, choco frito, Salmorejo, Ensaladilla. Todo sobresaliente.




Camareros rápidos, tiene una terracita y mesas dentro, bullicio propio y nada, nada turísrico, lo que buscábamos. Un acierto pleno. He encontrado en una web su lista de tapas que pongo aquí.

Divertido además porque los padres que esperaban a recoger a sus hijos de un colegio que hay enfrente toman sus cervecitas para matar el tiempo. Eso es vida.


Calle San Jacinto Nº 73. Sevilla

La Boquería. Córdoba


Un paseo por la amplia calle de María la Judía, un viernes por la noche permite observar que a pesar del pesimismo que nos rodea, hay mucha alegría y ganas de divertirse, (y de comer, claro). Todas las terrazas están llenas de gente, (y hay muchas, y seguidas) y se respira buen ambiente.

Llegamos citados a éste restaurante, al que intentamos ir hace unos meses y nos encontramos lleno, que por su nombre, podemos adivinar que basa su cocina en el producto.

Cenamos fuera, ya que hace una muy buena temperatura, después de una  tarde a 35 grados, que a pesar de la cifra, es mucho más llevadera que nuestros 30 húmedos grados mediterráneos. Las mesas de la terraza son  sencillas, ya que las desmontan y recogen por la noche. La decoración del local es moderna, sin excesos de diseño.

Elegimos cuatro platos a compartir (somos cuatro también), ya que las raciones son bastante grandes. Primero una ensalada de Bacalao, ingredientes muy picados, y variada, me gustó mucho, después unas Almejas.

Les siguieron unas habitas con rabo de toro, muy buena receta, con el rabo desmenuzado pero prestando sabor a todo el plato, y aligerando su consistencia, y un gran plato de atún, a la parrilla, quizá demasiada.

Un postre de mango y piña, testimonial para los cuatro, con una cerveza para  y un vino de ribera  potente de sabor y grado.

Finalizamos con una copa por cabeza (normales, no gintonics de diseño). La atención fue buena, rápida, con algo de prisa para recoger las mesas de la terraza, probablemente para no molestar a los vecinos.

A 25 €, correcto.

La Boquería
Calle María ''La Judía'' s/n
14011 Córdoba
Teléfono 957402562