jueves, 13 de marzo de 2014

Safran


Interesante cena-espectáculo en el restaurante Safran de Muchavista. En una sala amplia, entramos todos a la vez como en el teatro. Previamente tomamos una cerveza con un queso en crema. Una vez terminado el entreacto, nos sentamos y enseguida nos presentan en la mesa unos patés previos al primer plato de quesos. El maestro quesero Andrés García presenta los quesos de vaca. Uno a uno va describiendo su sabor, y el maridaje con un vino blanco verdejo llamado Pluma Blanca. Con nueces, con hierbas. Todos muy interesantes.

Les siguen los más intensos quesos de cabra, esta vez con un rosado, y dispuestos como los anteriores en torno a una referencia de mermeladas.Tomate picante una de ellas, para contrastar



Como remate viene  los de oveja, más complejos, uno con chile, llenos de sabor. Esta vez con un Ribera del Duero completo.


Al final, de postre, los azules, varios asturianos con un remate final de una fuerza hiperlativa, alguno de mis compañeros de mesa no pueden con él. Yo lo disfruto, con un monastrell dulce que combina a la perfección, de Xaló (Jalón).


Entre plato y plato, además, sacaron foie y una hamburguesita de carne de buey. Una cena muy abundante. El maestro quesero, muy ameno, descriptivo pero sin pasarse, y viviendo intensamente su trabajo.Habrá que visitarle en el mercado de Ibi, ya que promete por lo disfrutado en esta noche.

http://www.ladespensadeandres.com/

http://restaurantesafran.jimdo.com/

Restaurante Safran
av. Jaime I, 96
El Campello (Alicante)
Teléfono: 965.06.46.30




miércoles, 5 de marzo de 2014

Restaurante Tweed

En una reciente visita a ese oasis de diferencia nacional que es Madrid en el panorama gastronómico (oasis no por ser mejor ni peor, sino por ser completamente diferente), me llevan a éste local de moda ahora en Madrid. En tres meses de apertura ya está lleno de forma permanente.

Dos alturas, una con mesas altas que por la noche leo que funciona como una especie de bar-pub con música, y en el piso de arriba ya un restaurante más al uso. Decorado con cierta uniformidad con motivos relativos al nombre, cartas de motivos textiles, y muy delicado. Camareros con ropa de Scalpers (raro, no lo califico de otra manera), y una maitre de piernas interminables nos dirigen a una mesa junto a la ventana con vistas al Paseo de la Castellana.

La carta está dividida en tres partes, Pret-a-porter, con platos para compartir, casual y Alta Costura, con cierta analogía con la moda (?). Como somos tres, elegimos algo  para compartir y luego un segundo cada uno.

Un tomate con ventresca, servido con hierbas muy finas, bastante bueno,  súpersuave y  bastante bueno, unas habitas con morcilla, servidas en una cacerolita de hierro tipo francés bastante bien resueltas, un plato de pan de cristal, con algo de tomate triturado (inconsecuente).

Para beber elegimos un vino de Manchuela (Cuenca) de uva Bobal muy goloso, La Casilla, de una carta con unas refernecias muy modernas y sin elección económica alguna (para mí un gran fallo, puedes hacer una carta de vino especial con vinos de precio bajo sin problema alguno).

De segundo tomamos Canelones Rossini (de una pasta con foie), digamos que bien, y entrecote de una carne magnífica. Rematamos con un postre de leche frita con una bolita de helado y unas hojas con yogur y unos dados de manzana fuera, dulce.

La comida estaba buena, y el sitio está cuidado (vajilla con marca, cubertería, cristalería, etc), y es muy pijo, con sus ejecutivos jóvenes con barba (hoy en día no eres nadie si no llevas barba, como el Príncipe), sus señoras elegantes y algunas reuniones con traje a medida, incluso de tres piezas.

Servicio atento, no estoy de acuerdo con el estilista de los uniformes, pero  lo cierto es que llama la atención. Bastante caro, la comida descrita con cafés salió a 48 € por barba (bueno, nosotros no la llevábamos).

Lo pasamos bien, en definitiva. De vez en cuando no viene mal ir a un sitio de moda, (pero no todos los días).

Restaurante Tweed
Castellana 13 Madrid
Teléfono 913082970


Posted via Blogaway

martes, 4 de marzo de 2014

Autobar Alicante



Tras despedir a un amigo, a una grandísima persona que ha sabido disfrutar de la vida y al que queremos mucho, fuimos a tomar algo a éste magnífico bar de género en la carretera de Madrid, en una zona de polígonos a la salida de Alicante. ES un bar que hace honor a su subtítulo desde 1.972 porque evoca esa época, en lo bueno que tuvo, me refiero.

Gran barra y local en un único espacio, con unas enormes fotos de Alicante en blanco y negro que deben ser de esa época, sillas de madera clara y manteles de papel, y un gran cuadro algo naif de un cocinero haciendo paella. (se ve de cine en éste enlace de google

Comida sin diseño, toda buena. Pedimos una ensaladilla, de patata triturada, con muchas rosquillas de pan, una ensalada de tomates en distinto estado de madurez con unos salazones, con sus aceitunas partidas de color verde fuerte, fuertes, buenas.

Seguimos con unas croquetas de bacalao y jamón (las de bacalao estupendas), unas frituras de pescado, Calamares, pescaditos y palayas, y al final unos pepitos de ternera en tamaño montadito (con abundante mantequilla), y otros de caballa con anchoas.

En la barra había marisco con una pinta estupenda y cuando nos íbamos a las dos y media se fue llenando hasta la bandera.

Mucho personal y muy rápidos y atentos. Muy buen precio además (salimos a unos diez euros con buenas cantidades y jarras de cerveza)

Merece un desvío de la ciudad. Mira que lleva tiempo y no había estado nunca, me lo he perdido.


Autobar
Carretera de Ocaña, 28
03006 Alicante
965112535