domingo, 22 de febrero de 2015

La Galla . Altea

La descripción de este restaurante bar de Altea me permite reencontrarme con el placer que resulta comer. Nunca se sabe donde puede disfrutar comiendo, en un super-restaurante de enorme precio, o en lugares como La Galla, donde probablemente nunca coma una persona elegante de las que buscan estética en todo. Mi filosofía es comer bien, y aquí se come de lujo, y a 8,50 € el menú.

En la parte de atrás de éste pueblo tan singular, donde todavía predomina el valenciano, no el inglés o alemán o ruso, y con personajes de barra de los de toda la vida, un bar de menú de comida tradicional, donde ahora como casi todas las semanas, y he disfrutado de una lentejas estofadas (con su carne que se deshace) o una sopa de cocido con pelota impresionante, con mi botella de vino con casera, y de segundo a elegir un plato de pescado fito, una ternera en salsa o un magro con tomate con patatas fritas en el momento siempre con una estupenda ensalada (aceitunas de verdad, pepino, lechuga que nunca conoció una bolsa y tomate) con fruta o unas natillas caseras.

Es magnífica la cocina, muy amables la señora que te atiende, y su hermana en la cocina, son todo sonrisas y preguntas ¿está bueno?, que más que una pregunta es una afirmación, ya que lo saben.

Todo el mundo que come allí disfruta y repite, en un ambiente intemporal.

En fin, un auténtico placer y para poder ir todos los días. Mañana lunes estaré allí.

La Galla
Av Valencia 13
03590 Altea




sábado, 7 de febrero de 2015

Quique Dacosta


Programamos esta visita como lo que debe ser, algo muy extraordinario, ya que asistir a éste espectáculo es algo muy diferente a ir a comer. El diseño de cada momento que pasas cuando llegas al restaurante está muy pensado, empezando las llamadas y correos previos, muy exhaustivos. Dentro de mis comentarios no sólo habrá admiración, sino también crítica, ya que creo que es honesto decir lo que no nos termina de gustar hasta de los más reputados.

Llegamos muy justos de tiempo con la sensación de no perdernos los cinco primeros minutos de película, y nos invitaron a tomar el aperitivo en un cubo de cristal con sillones a la entrada. Todo en tonos blancos y madera, a modo de salón. Hay dos menús a elegir este día, Universo local y Recopilatorio Tomorrowland.

Nos dan a cada uno una carpeta con hojas para escribir y unas reflexiones sobre la filosofía del lugar lleno de dibujos algo naif. 

Los menús están divididos en Actos, y en cada uno de ello, hay una serie de platos-tapas. Nos decantamos por el Tomorrowland, mientras entramos en el



Primer Acto: Snacks


Todos los Actos tienen su orden, y aunque suelen traer varios platos, siempre observamos el orden que nos indican, y las explicaciones que recibimos, que son más enunciativas que otra cosa, ya que muchas veces no hay respuesta a preguntas sobre los componentes o desarrollo de los platos, de forma consciente.


Rosa. Artístico plato, compuesto por una rosa real en el que los pétalos centrales son sustituidos por manzana que sabe a rosa. En un jarrón diseñado para el plato, que depositan con suavidad. Un detalle.



Turrón de almendros: Unas flores de almendro en las que los pistilos se han complementado con un poco de turrón. Muy alicantino. La realidad es que alternará platos de gran diseño técnico, "cosas raras", y alimentos muy alicantinos, muy poco alterados y con sabores tradicionales, cosa que no pasa en otros super-restaurantes y que creo que hace honor a éste.



Cóctel de manzana de oro. Una bebida frutal con polvo de oro en suspensión que está diseñada para impactar la visita.


Piedras de parmesano. Mezcladas en una bandeja de piedra con cantos negros, entre ellas figuran unos "bombones" (no por ser de chocolate) rellenos de líquido con sabor a parmesano (el recurso de coberturas rellenas de líquido para llenar la boca de sabor se repetirá), que es muy curioso.


Raíces de boletus, Hoja seca de Maíz y Hoja de hierbas en escabeche. Aquí llega un ejercicio estético con mucha diferencia en la apreciación de sus componentes. La hoja de hierbas en escabeche es una cosa absolutamente fantástica, con un sabor interminable, que nos gustó a todos, sin embargo los otros quedaron en un nivel notoriamente inferior, sin sabor destacable.



Spaguetti puttanesca Unos espaguetis de mantequilla sobre unas galletas de sabor que estéticamente son bonitos, pero que no destacaron mucho a ninguno.



Raïm del pastor y Kalanchoe . El primero, otro guiño a la tierra, un encurtido de uña de gato que nos encantó, en la misma línea que la hoja de kalanchoe, servidas en un plato de barro lleno de piedras, muchas piedras en la decoración de los platos.


Tomate encurtido Otro plato que explota en la boca, tiene el tamaño de bocado, con un sabor auténtico, genial a tomate. Que curioso que las cosas que saben a lo que son hagan afición.

2º Acto: Encurtidos y Salazones.
 Aquí ya pasamos al comedor, con mesas blancas, de patas variadas, y con reportaje fotográfico (saldremos en algún sitio luego). Hay otras dos mesas, con dos comensales cada una. Total ocho, y además ocho de sala y más de veinte cocineros, y quique dacosta saludándote y contando sus viajes del invierno, con gran asombro sobre la gastronomía de Cuba.

Nos eligen un vino blanco de la enorme carta de vinos escrita a mano (precios desde unos 35 € al infinito), un Viña de Martín Escolma 2009, Ribeiro de escasa producción, con crianza de un año, muy sutil y que gustó a todos (70 €).

Pulpo seco. Nada más que las rodajitas de encima (el menú es muy muy largo). Otro guiño a los sabores convencionales de Alicante.


Hueva de Mújol. Una hueva súper, también una rodajita única. Pedimos repetir. Suave...


Aceitunas y huesos.  Plato súper divertido y de una realización de 10. Aceitunas de helado y huesos comestibles de anchoa. Buenísimo.
Ajoblanco y almendras. Un falso diente de ajo gigante relleno de ajoblanco con sabor a almendras, bocado líquido muy bien resuelto. Estas dos son de lo mejorcito hasta ahora para mí.

3º Acto Tapas



Hoja de Tabaco y Toro.  Un magnífico atún en un alga aromatizada al puro. Plato controvertido en nuestra mesa. A, un amante y conocedor profundo del atún y la comida japonesa me dice que al principio es un contraste drástico y al final es una combinación magnífica. Yo me quedé con la primera parte nada más.


Socarrat de Gambetas y Alioli. Brutal este canutillo con sabor a fondo de arroz de gambas on un poco de ajo. Sabor concentrado, auténtico plato de nueva cocina, Pero otra vez un sabor tradicional. Son muchos y buenos.

Buñuelo ligero de Bacalao.  Me recordaron a las croquetas de P. y eso es un halago enorme. Ligeros de verdad y sabor a casa en la que se cocina.


Lechuga de mar, ahumados y fitoplancton.  Plato para mí con reminiscencias orientales, con un sabor a mar mediterráneo.


Nudos marineros, hecho con Navaja y levemente dulce,  agradó a todos.


Tartar de Navaja y cilantro,  combinado con los nudos marineros un placer.
Zamburiña a la brasa. Bien tratado, pero quizá convencional. Es posible que a los gallegos les pueda emocionar igual que a nosotros otras cosas. Ya llevamos mucho hasta ahora, el menú es demasiado largo para nuestro gusto, de hecho A se dió de baja de Los actos 4 y 5  menú  y C del 5. Al final pondré el menú que yo extractaría del total, a modo de reflexión.



Erizo al natural Un interior líquido de erizo con un trabajo de algas exterior. (Demasiado sabor el exterior para apreciar el interior, quizá lo mata un poco). No obstante es muy original.


Tronco de Jerusalem Este plato no lo entendí, nos lo explicaron pero no llegué a coger la explicación ya que supuestamente es un juego de palabras en inglés. Leo en otro blog que está hecho de pichón y trufa y en otro de tupinambo, que es un tubérculo americano. A todo el mundo exterior le gusta, pero yo no lo comprendí.

Moshi de torta de la Serena y trufa negra Es un bocado exquisito que recuerda que Quique Dacosta es de origen extremeño. Sedoso.

4º Acto Platos


Ostras fritas.  Un barquillo confeccionado con ostra y un preparado con sabor a mar profundo en su interior.




Gamba Roja de Denia Hervida. Té de bledas Una gamba envuelta en celofán de regalo, porque lo es. Además, como sólo defienden los de Denia, hervida y no a la plancha, como prefieren los alicantinos. Es un homenaje al producto, ya que es tan bueno que no se puede mejorar con preparaciones.


No obstante, el té de bledas con sabor a cabeza de gamba que sirve a su lado es superior, un sabor concentrado que extrae esa sensación que alguna vez se tiene al chupar una buena cabeza (a la plancha en esta ocasión)


La atención recibid es magnífica en todo momento. la vajilla es adhoc para cada plato los detalles son permanentes. Cambiamos el vino, y pido uno con más madera. El sumiller nos elige un Priorat con color muy ahumado Clos Nelin (45 €). A mí me gustó mucho, pero me pasé en potencia al resto de la mesa les seguía gustando el anterior.


Arroz de guisantes y huevos de Sepia Aquí A se dió de baja ya de comer. (Yo fui a por todo, un día es un día, pero la verdad es que cada vez decae el gozo por el exceso). Un arroz más bien tirando a risotto, muy vegetal, con unos guisantes crudos finísimos y una cobertura verde. En éste caso nada que ver con los arroces locales.



Esturión. Un plato de lujo por su ingrediente, con varios cortes y formas del esturión.

Taco Mediterráneo Es de pescado, pero picante como los mexicanos. Gran potencia que creo que echará para atrás a algunos.


5º Acto Carnes

Tendones con horchata y trufa Un fondo de carne profundo con una combinación simpática de trufa y horchata.



Pechuga de pichón y raices de malta. Este plato otro que no comprendí se ve.


6º Acto. Postres



Mojito de pepino y algas. Etéreas esponjas con sabor a a pepino en un inicio singular de los postres, nada dulce pero iniciando la entrada.


Selva Negra. Una tarta tradicional pero muy ligera, el interior está semihueco. Muy ligero


Canela en rama. Ciruelas Pasas.  Ciruelas líquidas con una almendra en el interior, otro truco sale de la chistera.

Salimos del comedor otra vez al cubo de cristal para tomar el café con el último acto, Aquí ya no comí, sólo muestro las fotos.

7º Acto Dulcería

Nido
Pepita de oro, piedras almendra Macaron, Trufa al ron. Papel frambuesa y yogurt (sin foto) Papel de cacao (sin foto)



Y final. Es una gran experiencia, que duda cabe, pero quizá debería hacer como Diverxo y hacer un menú más corto, para además poder ir dos veces y disfrutar intensamente. Como última cosa, yo haría el menú siguiente, aligerándolo y poniendo los que más nos gustaron:

Snacks

Coctel de manzana de oro
Rosa
Hoja de hierbas en escabeche
Piedras de parmesano
Tomate encurtido
Raïm del pastor

Encurtidos y salazones

Hueva de Mujol
Aceitunas y huesos
Ajos Blancos y Almendras

Tapas

Buñuelo ligero de bacalao
Socarrat de gambetas y alioli
Moshi de torta de la serena y trufa negra

Platos
Gamba hervida Te bledas
Arroz de guisantes y huevos de sepia
Esturión

Carne
Tendones con horchata y trufa

Postres
Selva Negra
Ciruelas Pasas
Nido







Muy buena atención, coreografía de la obra, incluido el director que estuvo dos veces charlando con nosotros y fue mucho más cercano de lo que parece mediáticamente.

El precio final, teniendo en cuenta que el precio está sin IVA (no entiendo porqué) y es de 165 €, contando las bebidas del principio, los cafes, etc, fue de 234 € por persona. Te cobran 50 € de la reserva por adelantado, por cierto.



Quique Dacosta
Carretera de las Marinas km 3
03700 Denia
Teléfono 965784179

www.quiquedacosta.es