domingo, 29 de marzo de 2015

Taberna de los jovenes flamencos. Arcos de la Frontera

En un reciente viaje paramos a comer en la preciosa Arcos de la Frontera, uno de los pueblos blancos más bonitos de la zona, que es en su conjunto merecedora de un viaje sólo allí.

Después de pasar por otro local de más fama, pero menos interesante, recalamos en la luminosa taberna de los jovenes flamencos, luz física y también de las personas que trabajan allí.


Tras pedir Manzanilla, como mandan los cánones (también podríamos haber pedido fino) tomamos dos tapas, una por su localismo, el Abajao y la otra porque la verdad es que a mí me encanta, tortitas de camarones. Ninguna decepcionó, el contundente Abajao es un plato típico, de pan, ajo y espárragos, que creo que debe ir muy bien en una noche de juerga para empapar. Es muy denso, pero a mí me pareció una muestra de arqueología gastronómica, en este histórico pueblo tan interesante de pasear tras una divertida tarde.


Música de acuerdo con el nombre del lugar, decoración igual, y sonrisas por doquier. Desde luego para volver. Sillas y  mesas pequeñas, no para pasar la sobremesa. En verano cantan en la calle, y hacen muchos eventos.

Facebook

Calle Dean Espinosa, 10, Arcos de la Frontera
Teléfono 657 13 35 52