A'Barra Madrid

En mi opinión, la industria de la gastronomía tiene varios niveles, dependiendo de el estado de un restaurante y de su origen. Hay grandes que han empezado desde abajo, y lo han ganado a base de trabajo y diferenciarse de los demás, hay pequeños que quieren seguir siéndolo y que consiguen un nivel semejante a los grandes con sencillez y trabajo, todas las gamas intermedias, y hay proyectos como el de éste restaurante de Madrid que empiezan desde arriba.

Pertenece a un gran grupo del mundo de la gastronomía, formado por La Catedral de Navarra y Joselito, con lo que gran parte de los suministros los tiene garantizados. El jamón es omnipresente, incluso forma parte de la decoración del local. Esta es apabullante, con madera de roble por todas partes, y diferentes espacios, incluido el central, que es su barra, donde hay una comida y una cena al día simultánea para todos, y cocinada en medio, un show gastronómico que da nombre a todo. Es un menú largo, con un precio de 88 € bebida aparte. El día que vamos nosotros no hay mucha gente, aunque sí en el resto del restaurante, de servicio normal, destacando la presencia del presidente de la Real Academia de Gastronomía en una de las mesas.

Nos sentamos tres a comer, y nos preguntan muy amablemente si deseamos algún aperitivo, cosa que lógicamente pedimos, y se produce un suceso surrealista, que describo sin dar mayor importancia. Pedimos un blanco de Valdeorras, y vemos que os traen un chardonnay francés. Mi prudente amigo A. consulta el porqué y nos dicen que ha sido la elección del sommelier, a lo que pregunta que cuanto cuesta la botella. La contestación es "no lo se, tenemos una bodega muy extensa y no puedo saber el precio de todas", y entonces lógicamente y con cortesía, indicamos que por favor que lo pregunte. El sommelier acude y va a consultarlo, y aunque nos parece algo caro, decidimos beberlo ya que estaba abierta.

A continuación pedimos unos primeros a compartir, precedidos de unos aperitivos de la casa, correctos. Todos los platos tiene versión de media ración, aunque nos informan de que las medias raciones son muy pequeñas para compartir.


 Terrina de Foie, agua de manzana y lágrimas de frutas de temporada, Muy sabroso y conseguido, buen inicio.


Trilogía de Jamón Joselito 10/11/12, tres platitos de Jamón de tres añadas, para catar su diferencia. Muy curioso, sobre todo el hecho de que coincidimos en que los mejores eran el más joven y el más viejo.


Arroz de Montaña, setas de temporada, caracoles e hinojo. Profundo y excelente, un gran arroz (diho por un alicantino en Madrid)


Mi principal fue un Bacalao, sus lascas al Pil Pil y sus callos a la Vizcaína, de muy buena facción. Mis compañeros eligieron salmonetes y el pescado del día que era Urta y a ambos les gustó.





Y finalmente dos postres, Composición de chocolate y Milhojas rellenas de diplomática y nata con helado de Romero. 


La comida fue muy entretenida, y con la botella de vino comentada anteriormente y una de Valdeorras, que conseguimos que llegara, salimos a unos considerables 80 € por barba, que es un precio alto, justificable por la inversión, pero quizá hay que mejorar en el servicio para cobrar esas cantidades incluso en Madrid. Finalmente nos obsequiaron por un recorrido por todo el restaurante cocina incluida (impoluta), y una amabilidad extrema.

Es un restaurante que no te deja indiferente. En el fondo, lo recomendaría en un día de celebración en el que no importe tanto el precio como en los días normales.

Una web muy trabajada, http://www.restauranteabarra.com/

Restaurante A'Barra

Calle del Pinar, 15, 28006 Madrid
Teléfono 910 21 00 61

Comentarios