Reto gastronómico- Alicante Experience



Este pasado fin de semana tuve que afrontar un reto. Venían a vernos unos buenos amigos de La Coruña, y queríamos ofrecerles una pincelada de la gastronomía de la que tanto presumimos. Tenía que organizar una cena y una comida.

El tema tiene miga, ya que para unos gallegos que saben lo que es el buen pescado y marisco hay que atinar mucho. Pensando en donde llevarlos, me surgió otra duda, los sitios tenían que tener cierta estética. La verdad es que a nosotros nos gustan los sitios escondidos, los bares con sabor, y eso para una primera vez quizá era demasiado.

Pensando en que es verano además, teníamos que ofrecer una visión de los mejor que tenemos aquí al lado, que es la Playa de San Juan. La elección de la cena fue rápida, la terraza de La Ponderosa, en primera línea y con una presencia impecable, con su iluminación nocturna en azul y su barandilla de cristal. Elegimos un pulpo a la brasa, (¿dar Pulpo a unos gallegos?) que resultó estar imponente. Un tataki de atún, servido con dos puntos de cocción, una mitad más cruda que la otra de una calidad excelente. A continuación unos sepionets mínimos con ese sabor tan particular. Este mínimo cefalópodo es uno de los placeres locales.

Y finalmente un pez de San Pedro a la plancha extraordinario, que fue servido con unas patatitas y pimientos fritos.

Unos postrecitos para compartir (leche frita y souffle de chocolate) de y un vino de Blanco de Alicante Sierra Salinas, con su punto de moscatel y algo de madera que complementó muy bien la cena.

Pretendíamos que no fuera una digestión pesada y lo conseguimos. Un acierto.

Al día siguiente Alicante nos deleitó con una de esas mañanas de humedad potente y 33 grados, que hacen que un buen paseo sea algo complicado, y tras deambularr por el barrio, entrar a ver la Iglesia de Santa María, la Plaza del Ayuntamiento y la Explanada, subimos al castillo a mostrar la perspectiva de la ciudad. Nos sentamos a tomar una cerveza para reponer líquidos y afrontar el recorrido que nos debía de llevar al Club de regatas, al Aldebarán.



Como quería enseñar lo que es un buen arroz, tuve muchas tribulaciones para elegir el lugar. La calidad del arroz del Aldebarán es una garantía, y el ambiente algo decadente del club (igual que el de casi todos los náuticos) creí que gustaría a nuestros coruñeses.

Elegimos esta vez un asadillo con capellanes (finísimo), una ensalada con un picadillo de salazones que nos permitió explicar lo que es la cultura de estos productos, y unas quisquillas (que vinieron con la hueva de un azúl eléctrico que descolocó a nuestros amigos). Quizá les faltaban unos segundos de cocción, pero estaban muy buenas.

El arroz elegido era de fondo de pescado, y tenía sepia, rape, alcachofas y ajos tiernos. Muy generosas raciones, y de un sabor profundo pero sin pasarse. Ideal para entender lo que es un buen arroz y sus diferencias con la paella.

Maridamos con Cava (Un Anna blanc de blancs estupendo) que es un truco que me enseñó hace años en una cata de Bodega Selección Esteban de la Rosa (el padre). Hace la digestión del arroz mucho más ligera que bebiendo tinto.

Un poco de helado de turrón y algo más para rematar una comida que creo que mantuvo bien el pabellón alicantino.

Después de una breve sobremesa, rematamos la tarde en Benidorm sentados en el Balcón del Mediterráneo hasta la puesta de sol por encima del Hotel Bali y la playa de poniente, rodeados de 400.000 personas en la creación del recordado Pedro Zaragoza Orts, un auténtico genio.

Creo que nuestros amigos se fueron satisfechos, nosotros pasamos una noche y un día magníficos que comparto para dar ideas a quien lo quiera.

La siguiente visita intantaré avanzar más en los detalles más singulares de nuestra tierra.


Restaurante La Ponderosa
Severo Ochoa 2
Playa de Muchavista El Campello
Teléfono 965659910



Restaurante Aldebarán
Real Club de Regatas, Muelle Pte., 1
03113 Alicante
Teléfono 965123130

Las fotos son de las webs de los restaurantes y de google, no era la ocasión para sacar el teléfono.

Comentarios